La lluvia no fue excusa para perder estilo y elegancia. Kate Middleton desafió el mal clima resguardándose bajo un gran paraguas. Junto a William visitó la emblemática torre de Blackpool, en cuyo salón de baile se presenta cada año el certamen Strictly Come Dancing.

Kate eligió un outfit monocolor sin sospechar que su cuñada, Meghan también optaría por un abrigo del mismo tono para otro compromiso público.
Kate eligió un outfit monocolor sin sospechar que su cuñada, Meghan también optaría por un abrigo del mismo tono para otro compromiso público.

La duquesa de Cambridge eligió un abrigo verde militar de la marca Sportmax y debajo llevó un vestido con estampa de pavo real pero del mismo tono de Michael Kors, y completó el outfit con una minicartera de Manu Atelier. Lo combinó con una bufanda y guantes negros, botas altas de gamuza del mismo color y aros con amatista verde de Kiki MacDonough. Con este look monocolor, Kate mantuvo su estilo clásico.

La duquesa de Cambridge desafió al mal clima resguardándose bajo un gran paraguas sin perder elegancia ni estilo.
La duquesa de Cambridge desafió al mal clima resguardándose bajo un gran paraguas sin perder elegancia ni estilo.

Los duques de Cambridge dejaron a sus tres hijos en Londres mientras visitaron la tradicional villa de Blackpool, en la costa noroeste de Inglaterra.  Se detuvieron brevemente cuando entraron en la torre para mirarse en un gran espejo que fue presentado por la princesa Diana en 1992. Cuando se les contó sobre la historia, William sonrió y dijo: "Fantástico. Increíble". Recorrieron el paseo marítimo saludando a los que se le acercaron, antes de dirigirse a la Biblioteca Central de Blackpool. Al final del día fueron a Revoe Park, un parque y jardín comunitario recientemente renovado que anteriormente era un lugar concurrido por drogadictos, pero gracias a la remodelación que realizó A Better Start, se ha convertido en un espacio abierto para que los chicos puedan jugar y tener actividades donde se les hable sobre salud mental. Kate comentó que esperaba poder llevar a sus hijos con William, el príncipe George, la princesa Charlotte y el príncipe Louis en una visita futura. "Hay tantas cosas aquí que les encantarían a los niños-dijo-.Esperamos traerlos la próxima vez".

PEQUEÑAS COINCIDENCIAS. Meghan Markle siente especial simpatía por Canadá. Es que vivió durante seis años en Toronto cuando era actriz y grababa las escenas de Suits. Por eso se entusiasmó de inmediato cuando Harry le dijo que tenían un compromiso en Canada House.

Harry y Meghan en Canada House, Londres, con un abrigo Erdem color verde.
Harry y Meghan en Canada House, Londres, con un abrigo Erdem color verde.

El duque y la duquesa de Sussex fueron los primeros miembros de la familia real en celebrar públicamente el Día de la Commonwealth iniciando los festejos con un viaje a Canada House en el centro de Londres. Harry es presidente de The Queen's Commonwealth Trust, mientras que Meghan fue nombrada vicepresidenta la semana pasada.

Meghan, que tiene ocho meses de embarazo, eligió un abrigo y un vestido del diseñador canadiense Erdem. El saco es estilo Jackie, muy años cincuenta, con flores bordadas en negro.

Es una pieza personalizada de la nueva colección de Erdem Moralioglu, nacida en Montreal, inspirada en la fallecida princesa italiana Orietta Doria Pamphilj. El abrigo es de la colección de este año y fue presentado en London Fashion Week el mes pasado.

Si bien el abrigo y la vestimenta se han diseñado especialmente para adaptarse a la panza de Meghan, se sabe que la familia real emplea a modistas privados para hacer modificaciones si decide reutilizar el atuendo después de dar a luz.

El abrigo se adaptó a la panza de Meghan.
El abrigo se adaptó a la panza de Meghan.

Meghan completó el look con unos zapatos de gamuza negros con talón descubierto de Aquazzura y un clutch de satén de Givenchy, para combinar con los diseños florales en el abrigo. Llevó unos aros de ópalo Maison Birks y un brazalete Kismet by Milka.

Más tarde, la familia real asistió al Servicio anual del Día de la Commonwealth. Harry y Meghan se unieron a la Reina, el Príncipe Carlos y Camilla, el Príncipe William y Kate y otros miembros de la realeza en la Abadía de Westminster. Había mucha expectativa por ver de nuevo a Kate y a Meghan juntas tras las múltiples informaciones que se han publicado acerca de su mala relación y sus continuos conflictos. La ocasión fue la celebración del 50 aniversario de su suegro, Carlos, como príncipe de Gales.

La reina Isabel II ofreció una recepción en el palacio de Buckingham para festejar la efeméride de su primogénito y heredero, y lo más esperado del evento fue el encuentro entre Kate y Meghan.

La última vez que las cuñadas se encontraron públicamente juntas fue la pasada Navidad, y la gran expectativa de volver a verlas juntas eclipsó al príncipe Carlos. Todo parece indicar que la relación entre las duquesas no estaría tan tirante como antes. Veremos cuánto más dura esta tregua.

Texto: Redacción de Para Ti. Fotos: Fotonoticias

Seguí Leyendo: