Jowy Roman
Jowy Roman

Al llegar a su taller Jowy Roman nos espera "en su mundo", con una enorme sonrisa y rodeada de materiales, colores y texturas: la esencia de su arte. Nacida en Buenos Aires en 1987, ella misma empieza a contar su historia.

"Me formé en Argentina y en el exterior haciendo diversos cursos". Tras colaborar con otros artistas y participar en exposiciones colectivas, Jowy emprendió un viaje sin fecha de regreso. "Fui a perderme sola por el mundo y me la jugué con todos mis ahorros para lograr esa travesía".

Su primer destino, su primer objetivo, fue una muestra en Ibiza que finalmente se suspendió. Pero convencida de que "no hay mal que por bien no venga", Roman cuenta que por esos mismos días fue seleccionada para participar del festejo de los 10 años de la Facultad UB de Barcelona.

"Fue a visitarla el futbolista Dani Alves (ex compañero de Messi en Barcelona), que quedó fascinado con unos cuadros míos y me compró la serie entera, ¡no lo podía creer! –relata hoy con el entusiasmo intacto al recordar a su inesperado fan–. Una semana más tarde me invitó a una reunión en su casa y en ese encuentro le regaló mis cuadros a Luis Suárez, a Neymar y ¡a Messi!".

Parte de la muestra Miedo a crecer, con la serie Macho como protagonista
Parte de la muestra Miedo a crecer, con la serie Macho como protagonista

UNIVERSO PARALELO. Jowy se autodefine como una artista del "pop callejero" que está mutando a la sala de exhibiciones. Detallista e incansable buscadora, regresó definitivamente a la Argentina después de cinco años de idas y venidas y siempre con la intención de transmitir alegría en sus obras.

Tiene 95 mil followers en su cuenta de Instagram @jowysgallery a la que le dedica mucha atención. "Hace rato que empecé a darle importancia a las redes sociales. Creo que en estos tiempos son un arma fundamental. Les dedico tiempo y les respondo a mis seguidores porque mi idea es acercar el arte a lo cotidiano".

-¿Cuándo empezó tu vocación por el arte?

-Desde muy chica. En casa mi madre tenía un pequeño taller donde yo hacía diferentes creaciones. Empecé en el arte urbano y los murales y seguí con cuadros de gran tamaño y esculturas. Más tarde tuve la posibilidad de viajar y vivir en diferentes lugares, algo que me permitió ampliar mi horizonte y mis ideas.

De la muestra Miedo a crecer
De la muestra Miedo a crecer

-¿Cómo definirías tu estilo y lo que hacés?

-Es innovador, pop urbano, con mucho color y siempre genera sorpresa y busca la vanguardia. Por eso siempre estoy incursionando en materiales y técnicas sin explorar. De todas maneras, prefiero no encasillarme.

-¿Cómo es tu proceso creativo?

-Comienza de diferentes formas, muchas veces inspirada en lo cotidiano: un rostro que me sorprendió, un barrio por donde caminé o una ciudad que conocí. Luego busco materiales y superficies: puede ser desde una escultura, un bastidor o hasta una pared en la que pueda plasmar mi arte.

El futbolista brasileño Dani Alves junto a una de las obras de Jowy.
El futbolista brasileño Dani Alves junto a una de las obras de Jowy.

-Trabajaste para Coca Cola, McDonald´s y Nike, entre otras marcas. ¿Creés que eso te quita libertad o, por el contrario, expande tu horizonte como artista?

-Cuando trabajo sola tengo total libertad de plasmar lo que hay en mi cabeza, mientras que cuando lo hago para las firmas partimos desde un objetivo predeterminado. De todos modos, cuando decido encarar un proyecto siempre remarco que es fundamental mantener mi estética. Creo que es una experiencia muy interesante ya que salgo de la zona de confort, del mundo del arte, para reinventarme en otro espacio. Además, puedo mostrar mis trabajos de forma más masiva.

-¿Qué significa para vos el arte?

-Me apasiona la diversidad del universo artístico, el espacio que se genera para expresar la creatividad es increíble. Para mí el arte es todo, pero me gustaría poder ver más artistas desarrollándose. Nunca hay que dejar de hacer lo que a uno le apasiona. Miles de veces realicé cosas que sabía que luego no iba a vender, pero nunca hay que dejar de producir. El arte es una constante búsqueda.

La artista junto a una de sus obras.
La artista junto a una de sus obras.

VUELTA A CASA. El 22 de noviembre pasado Jowy presentó su muestra Miedo a crecer, su primera exhibición en el país. Una muestra que le llevó dos años de trabajo y ¡duró sólo un día! Fueron unas 500 personas y vendió casi todo lo presentado.

"Cada obra es como un regalo de cumpleaños de una niña a un adulto a través del cual le dice: 'recuérdame, no te apagues'", dice el curador de la fugaz exposición Raúl Flores sobre las nuevas creaciones de Jowy.

"Miedo a crecer es el trabajo de muchos años, el resultado de diferentes viajes y exploración de técnicas y materiales diversos como resina, neón, aerosol, aerógrafo y acrílico –cuenta Jowy–. Es un pasaje del arte urbano a la sala, un quiebre importante en mi carrera, al concretar una muestra individual y establecer mi trabajo dentro de un lugar de exposición. Y en cuanto al tema, expresa ese constante desafío de desarrollarte como persona en un proceso que te aleja de tu niñez. Pero, al mismo tiempo, como yo no quiero alejarme de ella, surge ese 'miedo a crecer', de algún modo miedo a dejar mi infancia y mi locura de niña creativa. Entonces plasmé un mundo de fantasía y recreé esos tesoros que todos tuvimos cuando éramos chicos".

Rock bear –realizada con resina poliéster y base en hierro y acrílico–, una de laspiezas más celebradas de la muestra inspirada en la infancia.
Rock bear –realizada con resina poliéster y base en hierro y acrílico–, una de laspiezas más celebradas de la muestra inspirada en la infancia.

La respuesta del público indica que a muchos les pasa lo mismo. ¡Sí! Es genial sorprender al adulto y llevarlo al mundo donde de repente su infancia explota de alegría.

-Además del mundo infantil, abordás el universo femenino en la serie Macho (figuras de cabezas masculinas intervenidas). ¿Cómo la definirías?

-Habla del empoderamiento femenino. El "macho" es una figura ruda, dispuesta a luchar contra todos, que parece no ser permeable. Pero al ser atravesado por colores y luces genera un espacio para que entre lo femenino: la contención, la sensibilidad, y así lograr una conjunción casi perfecta. Es una nueva figura de macho sensible, permeable a la tristeza y dispuesto a acompañar. Para mí Macho es un camino para seguir creciendo. Se viene un "mundo de Jowy" más complejo. Me alejo de la calle para meterme de lleno en la sala y quiero que sea el comienzo de una extensa carrera como artista.

Textos: Valeria Mariño (vmarino@atlantida.com.ar) Fotos: Maxi Didari

SEGUÍ LEYENDO: