Gentileza Molino Dorado
Gentileza Molino Dorado

Si tenés a Rusia como plan de turismo, pocas maneras más gráficas de conocer un lugar que a través de su cocina. "La gastronomía rusa no es tan conocida, ¿por qué? Será porque nadie le prestó atención antes", explica Dimitri Svetlichniy, dueño y cocinero del legendario restaurante ruso Molino Dorado en Buenos Aires.

AVANZADA 2018. "Nuestra cocina es variada, considerá que en Rusia contamos con más de 180 etnias y la distancia que tenés desde algunas ciudades hasta San Petersburgo son más largas que la de Buenos Aires a Madrid. Hay once usos horarios y climas, tenemos todos menos el tropical. Por eso nuestra cocina es tan diversa", explica Dimitri.

"En Rusia se suelen comer cuatro platos: una ensalada, una sopa, el principal y algo dulce. A la hora de las proteínas, las recetas tienen muy presentes la carne de cerdo", explica Cristian Aquila, experto en cocina (@cocinarencasa) que, convocado por Ultracomb, preparó dos recetas para Para Ti.

"Muchos de sus platos tienen una gran influencia de la cocina de otros lugares, como Polonia o Ucrania. Y no es lo mismo la cocina de Rusia de Oriente que de Occidente, que está muy influenciada por Europa", diferencia Cristian.

"En Rusia se come más potente, las recetas incluyen bastante manteca y carne. No podés dejar de probar sus guisos y estofados", adelanta el blogger de Cocinar en casa.

"Fermentación, conservas, muchos pickles y postres con influencias asiáticas como de la zona del Cáucaso o de Europa Central", enumera Dimitri. Entre los clásicos tenés el pelmeni (dumpling), un plato de los Montes Urales similar a los tortellini, relleno con carne de cerdo, vaca y cordero y la Torta Napoleón (muy parecida al Mil hojas). También son populares los kalachs (pan horneado con distintos rellenos según la zona en que estés), versión con tomates, pepinos, pickles o mostaza.

Platos como ternera en gelatina o sopa de repollo son muy comunes, como también chudu (un tipo de pastel), cheburek (su versión de nuestras empanadas fritas) y koloboks de trigo sarraceno. Te van a gustar el pacha (tipo pancake) y snacks como el grechka popcorn o las tentadoras ponchiki (llamados pyshki en San Petersburgo), mini donas.

Gentileza Molino Dorado
Gentileza Molino Dorado

Si pensás aprovechar tu estadía y testear lo mejor de su cocina, agendate una recorrida por bares (el vodka, un must) y prestá atención: en la gastronomía rusa influye mucho el embargo de Vladimir Putin que impide el ingreso de productos importados.

Las crisis traen cambios y este hecho le dio un giro a su cocina, en especial al fine dining. Restaurantes de San Petersburgo o Moscú como White Rabbit basaron su éxito en el uso de ingredientes locales: jamón, pickles, queso… Allí el joven chef Vladimir Mukhin utiliza productos originarios del lugar.

La cocina de vanguardia también señala a talentos como la pastelera Elena Gnut, admirada en todo el mundo. De Rusia con amor, sus platos trascienden fronteras. Con el White Rabbit como restó ruso estrella, la cocina del país sede del mundial crece. Platos como los pelmeni, kalachs, los pickles, el pacha o las salchichas ahumadas con chucrut son algunos de los sabores que podés degustar acá o allá.

DÓNDE COMER. xCCCP: Carlos Calvo 761, Cap. Tel. 4307-1037. xErmak: Billinghurst 815, Cap. xLa Comidería: take away. Olazábal 2734, Cap. Tel. 4781-0996. xMolino Dorado: Quito 4100, Cap. Tel. 3528-8940.

Textos: Paula Ikeda (pikeda@atlantida.com.ar). Gentileza Molino Dorado

SEGUÍ LEYENDO:
Cocina del fin del mundo