Cuando pasan los meses y la menstruación no llega, el tema preocupa y puede ser un dolor de cabeza. "¿Qué me está pasando? ¿por qué no me viene?", las preguntas que generan tanta incertidumbre terminan llegando al consultorio médico, y no son pocas las mujeres que se encuentran en esta situación.

Según la doctora Silvia Ciarmatori, especialista en Reproducción y jefa de Planificación Familiar del Hospital Italiano, puede haber entre 50 y 60 razones sumamente variadas, como alteraciones hormonales, anatómicas, genéticas, o bien causas funcionales, como estrés, trastornos de la alimentación, descensos bruscos de peso, ansiedad y angustia prolongada.

Se puede hablar de amenorrea cuando la falta de menstruación es por más de 3 meses

Por eso es clave el interrogatorio que haga el especialista en la consulta inicial. "No es una enfermedad, es un signo que muestra que algo está pasando en el cuerpo y es importante ver cuál es su origen para poder resolverlo," explica la doctora Marina Inés Curriá, jefa del Servicio de Endocrinología, Metabolismo, Nutrición y Diabetes del Hospital Británico.

Superado los 3 meses sin menstruación se habla de amanorrea
Superado los 3 meses sin menstruación se habla de amanorrea

Se puede hablar de amenorrea cuando la falta de menstruación es por más de 3 meses. Una de las causas que preocupa a las mujeres en edad fértil que durante un tiempo tomaron pastillas anticonceptivas y no regularizan su periodo al dejarlas es lo que se llama amenorrea post pills (píldoras en inglés).

Sin embargo, los especialistas consultados tienen opiniones diferentes sobre este posible origen. "Ocurre de manera muy infrecuente, en menos del 1 % de las usuarias de píldoras", explica Ciarmatori.

"Cuando la amenorrea aparece luego de dejar de tomar los anticonceptivos es más frecuente que se dé en mujeres que ya tenían problemas antes de tomarlas. Entonces, por ejemplo, quien era irregular y empezó a tomar las pastillas para regularizarse, al suspenderlas vuelve a ser tan irregular o deja de menstruar como antes. Si la mujer ya era regular, tomó pastillas (y siguió siendo regular, por supuesto), las suspende y aparece la amenorrea, se esperan los dos primeros meses a ver qué pasa. Si continúa sin tener la menstruación, se le solicita un perfil hormonal. La amenorrea post pills es un diagnóstico por descarte cuando antes se evaluaron todas las causas que pueden generar habitualmente una amenorrea".

Por su parte, el doctor Domingo Mugnolo, ginecólogo y miembro de la Sociedad Argentina de Endocrinología Ginecológica y Reproductiva, explica: "Se produce porque el ovario estuvo en reposo durante todo el tiempo que se tomó la pastilla anticonceptiva y por eso, cuando se la deja de tomar, la glándula hipófisis tarda un tiempo en recuperar su función. Esta amenorrea es transitoria y con un tratamiento hormonal se puede revertir. Si en seis meses no se regulariza, se empieza a buscar otro factor que la haya desencadenado".

La opinión más categórica viene de la mano de la doctora Curriá, quien afirma que "las pastillas no son causa de amenorrea, ya que puede haber una irregularidad en los 3 o 4 primeros meses después de haberlas dejado, pero si no se normaliza luego de tres ciclos, se deben investigar otros motivos".

Amenorrea post pills
Amenorrea post pills

DÓNDE EMPEZAR. Los especialistas cuentan que generalmente, las mujeres a las que se les interrumpe la menstruación consultan con su ginecólogo o endocrinólogo, quienes evalúan cada caso en particular, teniendo en cuenta su contexto y su historia clínica; luego de una charla se definen los pasos a seguir, los estudios o las interconsultas necesarias.

Según coinciden las especialistas, la gran mayoría de los casos es reversible

"Las alteraciones hormonales son la primera causa de la amenorrea, ya que el ciclo de la mujer depende de todo un circuito que parte del hipotálamo, la hipófisis, las gónadas (órganos endócrinos) y hasta la glándula tiroides. Son múltiples las hormonas que están en juego", explica Curriá. Incluso afirma que problemas emocionales, estrés o angustia prolongada se traducen en una alteración hormonal y esto podría impactar en el ciclo menstrual. "El tratamiento dependerá de la causa; no hay uno específico. A lo mejor será cuestión de esperar y que la mujer baje su estrés y las hormonas se acomoden solas", dice con optimismo.

"No es lo mismo una mujer que suele tener un período regular y que se separó o perdió el trabajo y deja de menstruar, que una nena de 14 años que aún no tuvo su menarca. En el primer caso se deja evolucionar, se esperan 3 o 4 meses para ver qué pasa. En el segundo, seguramente se solicitarán estudios hormonales o alguna ecografía pelviana", ejemplifica Ciarmatori.

"Para decidir por dónde se va a empezar a estudiar hay que tener en cuenta qué síntomas acompañan a la amenorrea", asegura. Curriá clasifica la amenorrea en primaria –cuando la mujer nunca tuvo su menarca– o secundaria –cuando sí se ha desarrollado y en algún momento tuvo una alteración que generó una interrupción–. Según coinciden las especialistas, la gran mayoría de los casos es reversible.

Una de las especialidades a las que se derivan interconsultas es la nutrición, ya que los trastornos de conducta alimentaria pueden ser un factor desencadenante.

"Cuando el organismo se empieza a quedar sin nutrientes, empieza a ahorrar en todo lo que puede, por eso "guarda" defensas, agota las reservas grasas e interrumpe la menstruación, tratando de eliminar los gastos energéticos", explica la licenciada en Nutrición Pilar Llanos, al tiempo que advierte que la amenorrea es la primera manifestación de la anorexia o de un descenso brusco de peso que también puede darse por un exceso de entrenamiento físico.

 
Los transtornos alimentario influyen en el ciclo menstrual
Los transtornos alimentario influyen en el ciclo menstrual

En el mismo sentido, el médico especialista en Nutrición, Edgardo Ridner, explica: "El tejido graso produce hormonas, no es un simple depósito de grasas. Varias de esas hormonas son de efecto general en distintos órganos, pero en particular sobre el ovario, por eso, cuando el tenor graso está por debajo de determinado valor, se altera el ciclo menstrual". La buena noticia es que consultando al médico, con estudios y un buen diagnóstico, la amenorrea puede tratarse. Bajar los decibeles y llevar la preocupación al especialista es el punto de partida para poder resolver la cuestión de manera satisfactoria.

Prevenir y relajar

Existe lo que se llama amenorrea funcional, en la que la falta de menstruación no tiene una patología de base o una causa precisa, sino que está relacionada con el estrés, angustia prolongada, los duelos o los desequilibrios emocionales.

De hecho, es una de las formas más frecuentes. "En estos casos hay que enfocarse en que la mujer solucione su problema de base, y ahí volverá a menstruar", aclara Ciarmatori.

Y va un paso más allá con la sabiduría ganada por la experiencia y el paso de los años: "Si el médico no recomienda estudios, hay que quedarse tranquila; seguramente durante el interrogatorio pertinente habrá evaluado que no eran necesarios. El problema no es dejar de menstruar, sino qué genera esa falta de menstruación".

La terapia es una buena herramienta para trabajar los posibles desencadenantes: "Descartadas las razones clínicas, es posible trabajar con un psicólogo las emociones para destrabar el problema de la ansiedad y el estrés", aporta el psicoanalista Ricardo Rubinstein.

Para prevenir, los médicos coinciden en hacer chequeos de rutina (tiroides, por ejemplo), mantener una buena alimentación, tratar de bajar el nivel de estrés y hacer actividad física en su justa medida.

LEA MÁS: