Inés Estévez habló de su nuevo papel. Foto Maia Croizet/ Para Ti
Inés Estévez habló de su nuevo papel. Foto Maia Croizet/ Para Ti

La cita con Inés Estévez (52) es en un restó macrobiótico de Palermo. Y mientras debatimos si pedir un té verde o un jugo de remolacha, manzana roja y zanahoria, una mujer interrumpe nuestra charla: "Me costó reconocerte con el pelo oscuro, pero quise acercarme para decirte lo mucho que te admiro, lo gran actriz que sos". Inés se levanta de la mesa y la abraza, agradece el gesto y sonríe.

-Qué lindo debe ser recibir halagos en la calle y sentir que El maestro (el unitario de El Trece) gusta tanto.

-Es hermoso, muy gratificante. El 2017 está siendo un año maravilloso para mí, pero de una demanda energética tan pero tan grande que a veces me pregunto cómo hago con todo.

-¿Y cómo haces?

-¡No sé! Yo estoy acostumbrada a tener períodos muy intensos de trabajo, pero este año no paré: participé de Edha, una miniserie que dirige Daniel Burman y se va a estrenar en Netflix; integré el elenco de Dolores, la película que protagoniza Lali (Espósito) y grabé El maestro. Tres personajes en tres meses, todo un récord.

-En Dolores interpretás a la mamá del personaje de Lali…

-Así es. Y Leonardo Sbaraglia, el papá. Quiero decirte que Lali está fantástica en la peli, hace un personaje dramático muy jugado que creo que va a sorprender y a impactar al público. Se preparó mucho para hacerlo y se nota.

-De las tres mujeres que te tocó interpretar este año Paulina de El Maestro debe ser tu preferida, supongo.

-Y, Paulina es un gran desafío. Yo ya he hecho personajes rotos y un poco densos, pero es la primera vez que se esmeran tanto en aclararme que sea mala, muy mala. Y no me molestó esa condición, pero sí pedí que se entendiera por qué esta mujer eligió, equivocadamente, ser una persona destructiva. Yo creo que detrás de cualquier ser humano así hay una gran herida, y en el caso de Paulina ya se descubrió el motivo de su dolor.

-¿Cómo fue trabajar con Julio Chávez, sobre todo después de lo que se dijo sobre su fama de llevarse mal con sus compañeros de elenco?

¡Ay, por Dios! ¡Desmitifiquemos esa pelotudez de una vez! Creo que Julio tiene cabeza de director, de autor y de actor. Su mirada es más abarcadora que la de otros actores y siempre está muy enfocado en el resultado fi nal, trabaja para que todo salga perfecto. ¡A mí eso me parece increíble, genial! ¿Cómo voy a tener problemas con alguien con ese nivel de compromiso?

“Julio Chávez tiene cabeza de director y actor” Foto Maia Croizet/Para Ti
“Julio Chávez tiene cabeza de director y actor” Foto Maia Croizet/Para Ti

¿Qué hiciste durante los nueve años que estuviste alejada de la tevé?

-Me dediqué a escribir un libro, La gracia, que salió en 2011, dirigí teatro en el Konex y también diseñé un sistema de aprendizaje de la actuación basado en mi experiencia profesional, porque yo no tengo una formación académica.

-¿Y desde cuándo te dedicás a la música? (Inés encabeza una banda, ESTEVEZ&MAGIC, de jazz, soul y swing)

-La música siempre estuvo en mi vida porque mi papá tocaba instrumentos de oído, era muy jazzero, también cantaba y se juntaba con amigos a tocar y me llevaba a escucharlos. Por otro lado, mi madre es amante de la ópera, tengo dos hermanos rockeros y una hermana fanática de la música brasileña. O sea: desbordamos música todos (se ríe). Lo que pasaba es que no me sentía autorizada a cantar porque nunca estudié canto.

-¿Javier Malosetti (músico y su pareja durante 2 años, de 2015 a principios de 2017) tuvo un poco que ver con esta carrera de cantante?

-¿Un poco? ¡Mucho! Javier fue el delirante que me embarcó, me apoyó y acompañó en este sueño. El otro día, justamente, le dije lo mucho que le agradecía su confianza en mí como cantante y me dijo algo muy gracioso, pero que me gustó como imagen: "Yo no hice mucho, sólo le saqué las rueditas a la bicicleta y te empujé un poco. Vos ya sabías andar". El 1° de junio me lancé con mi propia banda, y el 18 de noviembre grabo el primer disco, en vivo, en el ND Ateneo. Estoy súper estresada. Me despierto en medio de la noche y pienso: ¿en qué me metí? Es la primera vez que produzco algo sola… Siento que todo el peso está sobre este cuerpito de 1,65 m y 48 kilos y un poco (bastante) me aterra.

-¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?

-¿Tiempo libre? ¿Qué es eso? ¡No lo conozco! (Se ríe fuerte) El otro día le contaba a un amigo que muero por conocer Japón, pero hoy se me complica planificar un viaje. Tengo dos hijas y mucho trabajo.

Inés en una de las imágenes con sus hijas, Vida y Cielo, que sube al Instagram.
Inés en una de las imágenes con sus hijas, Vida y Cielo, que sube al Instagram.

-¿Podemos hablar de tus hijas, Vida (8) y Cielo (7)?

-Claro, son seres muy especiales. Ambas tienen un retraso madurativo. En el caso de Cielo, la más chica, el retraso es muy severo, es como un bebé y nunca va a alcanzar su edad cronológica: no habla ni camina –aunque está empezando a decir mamá y papá–, entiende todo. Esto es producto de un hecho muy traumático que le tocó vivir de bebé. El caso de Vida es un retraso madurativo más leve y es recuperable. Es importante aclarar que lo de mis hijas no es una patología, es una condición. Las dos son muy inteligentes y nosotros, cuando las adoptamos –tenían 1 y 2 años– sabíamos que tenían esta condición.

-¿Cómo es Fabián Vena (ex pareja de Inés y padre de sus hijas) como papá?

-¡Es un papá súper presente! Nosotros tenemos tenencia compartida, así que él está la misma cantidad de tiempo con las nenas que yo. Van a su casa y se llevan muy bien con Valentino, su hermanito, y también con Benicio, el hijo de Paula (Morales y su ex, el psicólogo Martín Lembo). Yo recomiendo mucho la tenencia compartida a las parejas que se separan porque de esta manera tenés un tiempo a full con tus hijas y también tu momento de soltera/o clandestino que, digámoslo de una vez, está bueno cuando te separás. De esta forma ninguno de los dos padres es una visita y los chicos tienen rutinas domésticas con cada uno.

“Con Fabián tenemos una tenencia compartida”. Foto Maia Croizet/Para Ti
“Con Fabián tenemos una tenencia compartida”. Foto Maia Croizet/Para Ti

-¿Necesitás ayuda en tu casa para cuidarlas?

-Sí, tengo dos personas en casa porque sola sería imposible. A lo mejor cuando Vida sea más grande me arreglo, pero hoy no puedo. Mirá, desde que soy mamá de Cielo y Vida aprendí que la prioridad soy yo: que tengo que estar bien, sana y fuerte, para cuidarlas. No puedo estar desbordada, sin comer, sin dormir –como he estado– porque eso no les hace bien a ellas. Así que aprendí a cuidarme para luego poder cuidarlas.

-¿Estás en pareja ahora?

-No, ahora no. Me separé de Javier hace relativamente poco y yo no soy una persona de salir corriendo a buscar pareja. Todo lo contrario: soy una mujer que disfruta mucho de la soledad. Pero convengamos en que tampoco tuve tiempo, este año mis movimientos han sido sólo para trabajar.

-¿Te gustaría volver a enamorarte y armar una familia ensamblada?

-Sí, claro. Yo tuve la experiencia de disfrutar de una familia ensamblada con Javier, su hijo y las mías y fue muy linda.

Inés al frente de su banda ESTEVEZ&MAGIC
Inés al frente de su banda ESTEVEZ&MAGIC

El 1° de junio me lancé como solista con mi propia banda, ESTEVEZ&MAGIC, y el 18 de noviembre grabo el primer disco, en vivo, en el ND Ateneo. Estoy súper estresada. Me despierto en medio de la noche y pienso: ¿en qué me metí? Es la primera vez que produzco algo sola… Siento que todo el peso está sobre este cuerpito de 1,65 m y 48 kilos y un poco (bastante) me aterra.

textos JULIANA FERRINI producción MAITE IRAZU/GENTILEZA JIMM AMBROSIONI