El comedor tiene un buen balance entre estilo y tendencia: las sillas wishbone y la mesa de mármol dan el toque actual mientras que la lámpara (Aluar) y el óleo aportan personalidad. Foto Axel Indik/Para Ti
El comedor tiene un buen balance entre estilo y tendencia: las sillas wishbone y la mesa de mármol dan el toque actual mientras que la lámpara (Aluar) y el óleo aportan personalidad. Foto Axel Indik/Para Ti

"Mi familia es re tradicional y yo también: fui al colegio de mujeres, estudié, me puse de novia, me casé y tuve hijos. Hice todo lo esperado y esperable", confiesa  Coty Crotto (35), comunicadora social, influencer de moda y tendencias y socia de Muy Mona. 

El arbolito, un clásico de toda casa con chicos. Foto Axel Indik/Para Ti
El arbolito, un clásico de toda casa con chicos. Foto Axel Indik/Para Ti

Simpática y divertida, ella es de esas personas que no necesitan sostener un personaje, y la prueba está en la frescura con la que nos abrió la puerta vestida con pijama mientras terminaba de amamantar a Luisa (2 meses), la menor de sus tres hijos.

Para no caer en lo típico, las pelotitas del árbol son símil cerámica. Foto Axel Indik/Para Ti
Para no caer en lo típico, las pelotitas del árbol son símil cerámica. Foto Axel Indik/Para Ti

Impecable y canchero, el departamento al que Constanza (así se llama) se mudó dos semanas antes de tener a su hija le implicó un cambio rotundo que incluyó vender todos los muebles y comprar otros que tuvieran más que ver con las dimensiones y el estilo de la nueva casa que tiene tiene muchos ítems de moda, fiel reflejo de alguien que vive al ritmo de las tendencias, pero no por eso resulta lo impersonal.

Las velas (Casa Chic), infaltables en toda Navidad. Foto Axel Indik/Para Ti
Las velas (Casa Chic), infaltables en toda Navidad. Foto Axel Indik/Para Ti

COMUNICACION FAMILIAR. Coty Crotto es la mayor de los cuatro hijos de Javier y Constanza Garzón Maceda. Digna hija mayor, reconoce en ella el perfil responsable y exigente que jamás le permitió llevarse una materia en el colegio Jesús María. "Terminé el colegio y sabía que quería hacer historia o periodismo. Mi abuelo era periodista y a mí siempre me gustó la profesión", cuenta. Se inscribió en Comunicación Social en la Universidad Austral, y ya en la primera pasantía entró en el por entonces diario digital Infobae.

Pedro y Salvador con su mamá. Foto Axel Indik/Para Ti
Pedro y Salvador con su mamá. Foto Axel Indik/Para Ti

"Mi abuelo es cordobés y era el director de un diario y una radio de allá. A mí siempre me encantó, era muy de seguir los temas y estar informada, así que entré al diario con unos horarios tremendos y sin fines de semana o feriados, pero feliz", se acuerda de su paso por la redacción -primero en la sección de internacionales y después en policiales- en la que conoció a Maru Gándara, la otra cara de Muy Mona. "Las dos estábamos en policiales y nos copaba -recuerda- Igualmente, creo que la moda era en lo que me destacaba más y con Maru se nos ocurrió proponer una sección de moda que enseguida resultó".

Libros de moda y diseño, obligados en la casa de una fashionista. Foto Axel Indik/Para Ti
Libros de moda y diseño, obligados en la casa de una fashionista. Foto Axel Indik/Para Ti

NACE UN BLOG. Lo que siguió fue la idea de armar un blog en el que pudieran hablar sin compromisos, y después una cuenta en Instagram (@muymona) que hoy tiene más de 150 mil seguidores. "Muy Mona empezó como un proyecto más periodístico, pero creo que parte de nuestro mérito estuvo en saber adaptarnos a lo que la gente quería. Estuvimos en el momento indicado en el lugar adecuado", reflexiona Coty.

De los escritorios de la redacción a los eventos de marcas, casamientos e hijos, la sociedad ya lleva casi ocho años y muchas satisfacciones. "No creo que pudiera tener otra socia que no fuese Maru. Con ella estoy más que con mi marido o cualquier otra amiga", asegura. "Creo que la clave es que nosotras nos conocimos laburando y antes de ser amigas ya sabíamos que hacíamos buen equipo: las dos somos estructuradas, responsables, exigentes. ¡Eso es clave!", asegura.

El pesebre delante de la chimenea. Foto Axel Indik/Para Ti
El pesebre delante de la chimenea. Foto Axel Indik/Para Ti

OPUESTOS COMPLEMENTARIOS. "Mi marido es mi antítesis: no tiene ni siquiera Facebook. Lo único que usa es WhatsApp porque no le queda otra", dice la dueña de casa. Pablo Estrada (37) es escribano y se conocieron cuando los dos eran estudiantes. "Él se ha bancado todas: los peores horarios en el diario cuando no tenía un fin de semana libre, y el principio de Muy Mona cuando nadie entendía qué era", cuenta riéndose: "¡Ahora ya me saca fotos y todo!".

En el cuarto de Luisa, una oveja de crochet (Las Garzón) y una muñeca de género (Tanita Muñecas). Foto Axel Indik/Para Ti
En el cuarto de Luisa, una oveja de crochet (Las Garzón) y una muñeca de género (Tanita Muñecas). Foto Axel Indik/Para Ti
Las pelotitas de crochet (Estudio NEC) le dan un toque cálido a la cuna. Foto Axel Indik/Para Ti
Las pelotitas de crochet (Estudio NEC) le dan un toque cálido a la cuna. Foto Axel Indik/Para Ti

Y cuenta que por la familia hizo un cambio de vida. "Dejé el diario sin decidirlo demasiado, después del embarazo complicadísimo de los mellizos en el que estuve todo el tiempo en reposo, los últimos tres meses internada. Dejé de trabajar porque fue lo que me salió; después de todo lo que había pasado no podía pensar en dejarlos con nadie que no fuera yo, y hasta que no tuvieron dos años casi no hice nada más que criarlos". Ese "casi" excluye ese primer blog que nunca dejó de salir y que una vez que Salvador y Pedro (6) cumplieron dos y fueron al jardín, cobró otro vuelo. "Hoy sé que esa decisión fue buenísima. En seis años jamás me fui de viaje sin mis hijos porque me gusta estar y ocuparme yo… Pero esas son cosas que la gente no sabe o no imagina cuando te ve espléndida de evento en evento".

Para no rehacer la cocina se optó por cambiar los cerámicos y pintar de gris los clásicos muebles de madera. Foto Axel Indik/Para Ti
Para no rehacer la cocina se optó por cambiar los cerámicos y pintar de gris los clásicos muebles de madera. Foto Axel Indik/Para Ti

DE LUCES Y SOMBRAS. Entre los mellizos y Luisa, Coty tuvo cuatro embarazos que no llegaron a término: dos fueron antes de descubrir que tenía trombofilia y dos ya inyectándose y con tratamiento. Seis años después de tener sus primeros dos hijos, finalmente nació Luisa, la tercera y –según Coty– la última. "Para mí el embarazo de Luisa fue dificilísimo: fueron nueve meses de tener el corazón en la garganta con una colestasis al final", confiesa. Feliz con su bebita en casa, la tormenta ya pasó. "Aunque no me gusta hacer un show de mi vida privada, cuando nació Luisa decidí hacer un post compartiendo mi historia, que generó algo re lindo con las lectoras. Me parece que las redes en general tienen eso de que muestran las vidas perfectas de todos y la verdad es que detrás cada uno tiene su drama. Está bueno algunas veces contar lo que nos toca de difícil, que seguro puede ayudar o acompañar a alguien que también está pasando por algo así", concluye.

Un buen vestidor era fundamental a la hora de buscar un departamento. Foto Axel Indik/Para Ti
Un buen vestidor era fundamental a la hora de buscar un departamento. Foto Axel Indik/Para Ti

textos LUCÍA BENEGAS (lbenegas@atlantida.com.ar)

LEA MÁS: