(NA)
(NA)

Asegurar el aprendizaje de calidad en los primeros años de vida constituye una condición básica para que los chicos y las chicas puedan desarrollar conocimientos, capacidades y habilidades que impacten significativamente en su posterior trayectoria personal y educativa.

Las pruebas Aprender lo muestran con claridad. Existe una correlación directa entre los años de asistencia al jardín de infantes y los logros de desempeño tanto en Prácticas del Lenguaje como en Matemática.

A modo de ejemplo, con tan solo un año más de jardín, hay un 7% menos de niños de sexto grado de primaria que desaprueban en Lengua. En Matemática, esa diferencia es de casi 10 por ciento. En secundaria, el rendimiento en Lengua de los jóvenes de sexto año muestra una diferencia significativa en función de la cantidad de años de asistencia al jardín de infantes. Es así que, de no haber asistido al nivel inicial, los resultados muestran un 23% más de jóvenes que desaprueban la materia respecto de aquellos que asistieron 2 o más años al jardín.

En la provincia de Buenos Aires, desde la Dirección General de Cultura y Educación, hemos impulsado iniciativas de fortalecimiento para el nivel inicial, políticas para universalizar una educación de calidad, atendiendo principalmente a los sectores más vulnerables y contemplando las necesidades específicas de cada contexto.

La ley de educación provincial 13688 establece la educación inicial como unidad pedagógica que comprende a los niños y las niñas desde 45 días hasta los 5 años de edad inclusive. Ya desde el 2007 la norma plasma el compromiso de la obligatoriedad de la educación a partir de los 4 años, pero poco se había hecho para lograr los espacios necesarios para hacer cumplir esta ley.

Es en este marco que en los primeros tres años del gobierno de María Eugenia Vidal se han incorporado más de 40 mil alumnos a la educación inicial. Además de cambios de normativas e institucionalización de variadas ofertas que también trabajamos con el Ministerio de Desarrollo Social, junto a los municipios, fuimos ampliando la capacidad edilicia en los jardines de infantes, con la construcción de cientos de aulas nuevas, permitiendo que más chicos accedan a la escolaridad desde los 4 años de edad.

Sumado a la mayor inversión en infraestructura edilicia, nuevos jardines y ampliación de aulas, estamos implementando el mayor plan de conectividad en la historia de la provincia, con 950 jardines con internet, que serán más de 1500 para fin de año.

A su vez, hemos avanzando en darle un marco de mayor formalidad a los jardines comunitarios en distintos puntos del Conurbano bonaerense, un compromiso de trabajo conjunto y un avance en el cumplimiento de la ley 14628 en cuanto a la regulación de estos servicios educativos. Los jardines comunitarios han sido una muy buena iniciativa de incluir a la comunidad para acercar más niños al nivel inicial, que necesitaban de una mayor cercanía con la regulación y la supervisión del Ministerio.

Para jerarquizar a los equipos docentes, hemos lanzado diferentes cursos de capacitación en toda la provincia, particularmente formando a 600 directores que son parte de la Red de Escuelas en un postítulo de gestión. Y luego de más de 20 años llamamos a concurso para secretarios de jardines, un cargo fundamental en la conducción de la institución, junto con el director y el vicedirector. Acompañando esta mejora institucional, también llamamos a concurso para inspectores del nivel inicial, que acompañen los nuevos desarrollos y fortalezcan la enseñanza en los jardines.

Hemos actualizado el diseño curricular del nivel inicial después de diez años, una herramienta con nuevos componentes para la enseñanza, promoviendo el desarrollo de capacidades, conocimientos y habilidades propias del siglo XXI. Con un enfoque en educación inclusiva y en la articulación con el nivel primario, el diseño incorpora el trabajo con tecnología y robótica, a fin de favorecer procesos cognitivos de razonamiento desde temprana edad, facilitar la capacidad de comunicación, de resolución de problemas, el trabajo entre pares y fomentar el pensamiento crítico.

En sintonía con la modernización del diseño curricular estamos llevando adelante, junto al Ministerio de Educación de la Nación, un plan de capacitación y entrega de equipamiento digital a los 3400 jardines de infantes de gestión estatal de la provincia, que incluyen tabletas, kits de robótica, pizarras electrónicas interactivas y materiales para el trabajo en el aula. Esto complementa los cambios en el diseño curricular e incluye capacitaciones en el uso de estas tecnologías a todos los directivos y docentes.

Promover el entusiasmo por conocer y aprender es un desafío permanente en la revisión de las prácticas pedagógicas y en la construcción de propuestas innovadoras en todos los niveles educativos, que atiendan a la diversidad de la provincia, con el objetivo de brindar a los alumnos mejores aprendizajes en igualdad de oportunidades.

El autor es director General de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires.