Con el movimiento de mujeres hemos logrado que nuestro reclamo por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito esté en el centro de la agenda nacional. Si hoy Mauricio Macri aceptó el debate en el Congreso, es porque miles de mujeres persistentemente no bajamos los brazos. Nuestra lucha se hizo oír. Hace ya 13 años que la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto presenta el proyecto que este 6 de marzo hemos vuelto a llevar al Parlamento. Más de una década cajoneado por los partidos mayoritarios.

Pero la decisión de Macri viene no solo con oportunismo, sino también con maniobra. Él ya dijo que está en contra, entonces sus legisladores deberán desafiarlo a la hora de querer votar a favor. Tal vez buscan que se pierda en los vericuetos de los lobbys parlamentarios, en un debate que ya se dio hasta el hartazgo, mientras a la par van instalando en los grandes medios que el reclamo es solo una despenalización y no la legalización, como venimos exigiendo.

Por eso, hoy estamos nuevamente movilizadas, porque sabemos que la fuerza con la que contamos es la nuestra. Porque no queremos más dilaciones y somos claras: queremos aborto legal, que pueda realizarse en forma segura, con las mejores condiciones sanitarias en el hospital público y que sea gratuito. Nuestro reclamo siempre fue integral: educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir.

El intento del Gobierno de utilizar demagógicamente nuestros derechos será contestado por decenas de miles. En Argentina somos una parte destacada y orgullosa de un movimiento que se extiende en todo el mundo. Vamos al Paro Internacional de Mujeres por el derecho al aborto, pero también contra el ajuste y los despidos. Hablan de defender la vida cuando despiden compañeras embarazadas, como en jefatura de gabinete o en el hospital Posadas, o mujeres que sostienen su hogar, como en el INTI o en el Ministerio de Economía. Porque son las mujeres azucareras de Jujuy que están enfrentando los despidos masivos y las de Río Turbio contra la Gendarmería Nacional.

Este #8M vamos a unir la bronca y las luchas en la calle, en otra jornada de movilización masiva como las que se vienen desarrollando desde diciembre contra el robo a los jubilados. Nunca nadie nos regaló ningún derecho, por eso volvemos a marchar en este Paro Internacional de Mujeres.

La autora es diputada (PTS, Frente de Izquierda).