“Una actitud muy prepotente”: AMLO habló sobre la negativa de Austria de regresar el Penacho de Moctezuma

El mandatario recordó cuando su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller, fue a Austria a pedir el Penacho de Moctezuma, el cual le fue negado

Compartir
Compartir articulo
El mandatario recordó cuando su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller, fue a Austria a pedir el Penacho de Moctezuma, el cual le fue negado

Durante su conferencia de prensa mañanera, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, habló sobre el tema del regreso del Penacho de Moctezuma a México. A pregunta expresa, el mandatario señaló que “el mismo Maximiliano de Austria quiso traer el penacho, y estaba, creo que su hermano de monarca y no se lo permitieron, y esa ha sido la historia, una actitud muy prepotente de el gobierno de Austria”.

Dijo que, en los últimos tiempos han argumentado o pretextado que no se puede mover porque es muy frágil y se destruye. AMLO dijo que eso no tiene sustento, y la realidad es que no lo quieren entregar. “Y como suele pasar en estos casos, no solo son los gobiernos que se sienten dueños de lo que no les pertenece, sino también asociaciones de expertos, especialistas de esos países, que se convierten también en los dueños de los bienes culturales de otros países”.

Recordó que se intentó traer el Penacho de Moctezuma, con la conmemoración de los 500 años de la toma de Tenochtitlan, y que le envió una carta al presidente y que incluso fue su esposa, “pero me cuenta que estaba rodeado de quienes se oponen, y que el señor leyó la carta y luego Beatriz le expuso, y volteaba a ver a una señora que era la más representativa del grupo, y la señora movía la cabeza, y entonces, al final le dijo, Beatriz, van a cooperar o no, para saber, y el señor volteó a ver a la experta o la custodia principal del Penacho, y dijo que no”.

Expresó que hay que recuperar todo lo que se sustrajo de México, en este caso y en otros. “Hay países, como Italia, en donde nos ayudan mucho en el rescate de piezas arqueológicas, van a las subastas y si no hay documentos y se considera que son piezas robadas de México, si no hay justificación, ellos las decomisan, los carabineros, tienen una sección con ese propósito, por eso les entregamos la condecoración del Águila Azteca”.

La pieza arqueológica se encuentra actualmente en Austria. EFE/Jorge Dastis
La pieza arqueológica se encuentra actualmente en Austria. EFE/Jorge Dastis

Mencionó que, en cambio, Francia no coopera, y recordó que Estados Unidos acaba de devolver una pieza muy importante. Agradeció a embajadores y servidores públicos del INAH, de la Secretaría de Relaciones Exteriores, y la Secretaría de Cultura para recuperar lo más que se pueda del patrimonio.

Y es que actualmente, el Penacho de Moctezuma se encuentra en Europa, más específicamente, en Austria. Este artefacto, considerado como una de las pocas piezas de arte plumario que se conservan de la época prehispánica y se encuentra en el Museo de Etnología de Viena, aunque en varias ocasiones se ha intentado traerse de vuelta a México.

La historia del Penacho de Moctezuma se remonta a la época prehispánica, y según algunos historiadores, fue un regalo del emperador mexica Moctezuma, para Hernán Cortés, a la llegada de los españoles a las costas del Golfo de México, a principios del siglo XVI.

Existen diversas versiones de cómo llegó el Penacho de Moctezuma a Europa. Una de las principales hipótesis afirma que una vez que Cortés regresó a Europa, hizo llegar el penacho al archiduque Fernando II de Habsburgo, primo del rey Carlos I de España, como un obsequio.

Existen varias hipótesis de cómo llegó el Penacho de Moctezuma a Europa.  (Foto: UNAM)
Existen varias hipótesis de cómo llegó el Penacho de Moctezuma a Europa. (Foto: UNAM)

Otra hipótesis señala que llegó a Austria en 1699 como parte de una colección del Archiduque Fernando II de Tirol, y permaneció por más de 200 años en el palacio de Ambras.

Lo que sí es un hecho, es que existe un hueco en la historia del penacho, ya que no fue hasta 1878 que el naturista Ferdinand von Hochstetter encontró el penacho dentro de la colección propiedad del archiduque Fernando II de Habsburgo y se decidió restaurarlo.