Miguel José de Azcuénaga, encargó a su amigo y famoso arquitecto Prilidiano Pueyrredón, que diseñara y construyera una casa de campo más sofisticada que la que habían levantado sus padres
Miguel José de Azcuénaga, encargó a su amigo y famoso arquitecto Prilidiano Pueyrredón, que diseñara y construyera una casa de campo más sofisticada que la que habían levantado sus padres

Una arraigada costumbre entre los conquistadores españoles, cuando fundaban una ciudad, era efectuar un loteo de las tierras anexas a la ciudad fundada y repartirlas entre sus tripulantes.

Juan de Garay no fue una excepción, y cuando el 11 de junio de 1580 fundó por segunda vez la ciudad de Buenos Aires, hizo el tradicional loteo y reparto de tierras, correspondiéndole al militar Rodrigo de Ibarrola el predio en el que hoy está ubicada la quinta presidencial en Olivos.

Poca importancia le asignó Ibarrola a las parcelas que le tocaron, y es difícil saber cuál puede haber sido la sucesión de dominios de ese predio en los años subsiguientes, ya que los sistemas registrales eran por entonces muy precarios. Lo cierto es que transcurrieron casi dos siglos, y en 1774 el predio fue adquirido por quien entonces ocupaba el cargo de Administrador de Correos en Buenos Aires, Manuel de Basavilbaso.

Carlos Villate Olaguer, un joven adinerado y bonvivant, donó la propiedad al gobierno nacional con la condición que sea utilizada como casa de veraneo
Carlos Villate Olaguer, un joven adinerado y bonvivant, donó la propiedad al gobierno nacional con la condición que sea utilizada como casa de veraneo

Al fallecimiento de éste lo recibió su única hija, Justa Rufina de Basavilbaso, prima hermana y esposa de Miguel Ignacio de Azcuénaga, vocal de la Primera Junta de Gobierno en 1810.

El matrimonio hizo levantar en ese predio una casona sencilla que utilizaba como residencia de fin de semana. Justa Rufina falleció en el año 1818, mientras que el deceso de su cónyuge se produjo quince años más tarde, en 1833, justamente en el interior de esa casona, mientras era legislador en la Legislatura de la provincia de Buenos Aires.

Así, el predio y la casa quedaron en manos de uno de los hijos de la pareja: Miguel José de Azcuénaga, quien comenzó a administrar la chacra, utilizándola para criar caballos.

Mientras tanto encargó a su amigo y famoso arquitecto Prilidiano Pueyrredón, que diseñara y construyera una casa de campo más sofisticada que la que habían levantado sus padres.

1933. Fogón durante la colonia de vacaciones de la Quinta de Olivos. Los chicos miran un programa teatral después de la cena.
1933. Fogón durante la colonia de vacaciones de la Quinta de Olivos. Los chicos miran un programa teatral después de la cena.

Miguel José de Azcuénaga no tuvo descendientes y falleció en el año 1873 –mientras la Argentina era gobernada por Domingo Faustino Sarmiento– pasando el inmueble a manos de su sobrina María Rosa Martina de Olaguer Feliú Azcuénaga, cuyo fallecimiento en 1903 hizo que la propiedad quedara en poder de su único hijo: Carlos Villate Olaguer (bisnieto de Miguel Ignacio de Azcuénaga).

Carlos Villate Olaguer era un bonvivant: joven, soltero y adinerado, amante de los barcos y viajes a Europa, pero tuvo la desgracia de fallecer en 1918 cuando apenas tenía 46 años, también dentro de la casa de Olivos.

Pues fue este personaje quien, testamento mediante, donó la propiedad al gobierno nacional con la condición que sea utilizada como casa de veraneo de los presidentes argentinos. Por entonces ejercía la primera magistratura Juan Hipólito del Sagrado Corazón de Jesús Yrigoyen, quien aceptó la donación el 30 de septiembre de 1918, pero no la visitó nunca.

Niñas en la colonia de la Quinta de Olivos, antes de dormir la siesta, en enero de 1938.
Niñas en la colonia de la Quinta de Olivos, antes de dormir la siesta, en enero de 1938.

El sucesor de Yrigoyen, Máximo Marcelo Torcuato de Alvear, y luego el presidente de facto José Félix Uriburu, usaron esporádicamente la casa donada por Villate Olaguer, pero quien por primera vez cumplió con su legado (utilizar la quinta como residencia de veraneo de los presidentes) fue Agustín Pedro Justo, presidente argentino entre 1932 y 1938.

Fue él (primer presidente argentino ingeniero, además de militar) quien se ocupó de embellecer y acondicionar el inmueble donado por Villate Olaguer, asignándole a la emblemática Quinta un rol social: allí debía funcionar la mejor colonia destinada a atender a niños necesitados. Se llamó "Colonia de Vacaciones para Niños Débiles Gral. José Francisco de San Martín".

La pileta de natación de la Quinta de Olivos en febrero de 1935. Al fondo, el vestuario de mujeres.
La pileta de natación de la Quinta de Olivos en febrero de 1935. Al fondo, el vestuario de mujeres.

La mítica Quinta Presidencial continúo funcionando como colonia, hasta que Juan Domingo Perón, luego del fallecimiento de su esposa Eva Duarte, ocurrido el 26 de junio de 1952, decidió ceder parte del predio a la U.E.S. (Unión de Estudiantes Secundarios) para que desarrollen allí actividades deportivas y culturales exclusivamente para mujeres.

Justamente en el predio de la Residencia de Olivos nació un comentado y escandaloso affaire entre el viudo general Perón y una adolescente de 14 años llamada Nelly Haydeé Rivas, quien tenía una activa participación en las actividades que las jóvenes estudiantes desarrollaban en la referida Unión de Estudiantes Secundarios.

En sus inicios, la Quinta de Olivos se usaba como colonia de vacaciones para niños y como casa de verano para los presidentes. A partir de 1955 se transformó en la residencia permanente de los mandatarios.
En sus inicios, la Quinta de Olivos se usaba como colonia de vacaciones para niños y como casa de verano para los presidentes. A partir de 1955 se transformó en la residencia permanente de los mandatarios.

La diferencia de edad entre ellos era de 34 años, ya que el entonces presidente de la Nación tenía 58 y ella 14. El escándalo generado por el desparejo vínculo, hizo que una vez derrocado Perón, los padres de Nelly, José María Rivas y Mariana Sebastiana Viva, fueran acusados de haber sido cómplices del delito de estupro por haber permitido que prosperara esa relación entre el General y la niña, y condenados a prisión por ello. Mientras tanto la joven fue recluida en un Correccional de Menores.

En se momento conducía los destinos del país el general Pedro Eugenio Aramburu, segundo presidente de facto en el gobierno de la Revolución Libertadora que el 16 de septiembre de 1955 derrocó a Juan Domingo Perón. Pues Aramburu fue el primer presidente argentino en utilizar la Quinta como residencia permanente, aunque no el primer presidente "constitucional" en hacerlo.

Habitación dentro del pabellón de huéspedes, en octubre de 1942. Esta construcción aún existe y se reserva para los invitados de los presidentes y de las primeras damas.
Habitación dentro del pabellón de huéspedes, en octubre de 1942. Esta construcción aún existe y se reserva para los invitados de los presidentes y de las primeras damas.

Fue en cambio Arturo Frondizi (quien gobernó entre el 25 de mayo de 1958 y el 29 de marzo de 1962, día en el que fue derrocado por el quinto golpe de Estado que hubo en la Argentina), el primer presidente constitucional que residió en la Quinta de Olivos en forma permanente.

Durante la gestión del presidente desarrollista la emblemática residencia fue escenario de uno de los hechos más trascendentes de su gobierno: el encuentro secreto que el entonces presidente desarrollista tuvo con Ernesto "Che" Guevara, el 18 de agosto de 1961, que significó el principio del fin de su mandato, por el impacto que el hecho provocó en las Fuerzas Armadas.

Cambio de guardia en la Plaza de Armas de la Quinta de Olivos. Como en la Casa Rosada, los granaderos son los encargados históricos de custodiar la residencia presidencial.
Cambio de guardia en la Plaza de Armas de la Quinta de Olivos. Como en la Casa Rosada, los granaderos son los encargados históricos de custodiar la residencia presidencial.

Trece años más tarde, tal como había ocurrido con Miguel Ignacio de Azcuénaga y con Carlos Villate Olaguer, en pleno desarrollo de su tercera presidencia, Juan Domingo Perón fallecía en el interior de la emblemática Quinta, el 1 de julio de 1974.

Hubo luego otros hechos históricos que también ocurrieron en la Quinta Presidencial. Por ejemplo durante el final de la presidencia de Raúl Ricardo Alfonsín (10 de diciembre de 1983-30 de junio de 1989) se produjo un histórico encuentro entre el entonces presidente radical saliente y el ya electo presidente peronista Carlos Saúl Menem, a quienes las crónicas mostraron caminando por los jardines de la Residencia de Olivos, discutiendo aspectos y detalles de la compleja transición que se produjo tras la renuncia del Alfonsín.

La cocina principal de la Quinta de Olivos con sus cocineros en 1967. Estaba ubicada en la planta baja: se pueden observar grandes ollas a presión industriales, donde se cocinaba para el Presidente y las personas que trabajan en la Quinta.
La cocina principal de la Quinta de Olivos con sus cocineros en 1967. Estaba ubicada en la planta baja: se pueden observar grandes ollas a presión industriales, donde se cocinaba para el Presidente y las personas que trabajan en la Quinta.

Luego sobrevendrían el divorcio entre Carlos Menem y Zulema Yoma, con la salida de la Primera Dama de Olivos; la histórica foto del presidente  al lado de la Ferrari Testarrosa roja que le había sido obsequiada por su amigo Massimo del Lago, y -años después- la grabación del mensaje en el que Fernando De la Rúa declaraba el estado de sitio en diciembre de 2001. Todos acontecimientos de singular importancia que también tuvieron por escenario al inmueble donado por Villate Olaguer en 1918.

Menem y Alfonsín en la Quinta presidnecial de Olvios
Menem y Alfonsín en la Quinta presidnecial de Olvios

En los últimos años, concretamente en 2013, la casa que está dentro del predio fue declarada "lugar histórico nacional" por la entonces presidente Cristina Elisabet Fernández, mediante el decreto 1.842, cuyo artículo 1 dispone lo siguiente:

"Declárese lugar histórico nacional la casa principal de la Quinta presidencial de Olivos, delimitada por las calles Villate, avenida Maipú, calle Malaver y vías del Ferrocarril Gral. Bartolomé Mitre, en la localidad de Olivos, partido de Vicente López, provincia de Buenos Aires".

Cuando se declara de "interés histórico nacional" a un lugar, monumento, poblado, área urbana, bien, sepulcro, paisaje o itinerario, sean éstos de propiedad del Estado Nacional, de las provincias, de la ciudad de Buenos Aires, o de los municipios, quedan sometidos a la custodia y conservación del Estado nacional.

La Quinta Presidencial se declaró de interés histórico nacional
La Quinta Presidencial se declaró de interés histórico nacional

Respecto de los bienes sobre los cuales recae la declaración de interés histórico nacional, no pueden ser vendidos, embargados ni hipotecados, así como tampoco puede modificarse su status jurídico, sino con la previa intervención de la Comisión Nacional de Monumentos, Lugares y Bienes históricos. Del mismo modo, los inmuebles afectados no pueden ser gravados impositivamente.

Indudablemente la mítica Quinta Presidencial situada en Olivos, ya es uno de esos sitios históricos que pertenece al patrimonio histórico-emocional de los argentinos.

SEGUÍ LEYENDO: