Alberto Nisman: ¿se suicidó o lo mataron?

A casi cuatro años de la muerte del fiscal que investigaba la causa Amia, el periodista Pablo Duggan presenta “¿Quién mató a Nisman?” (IndieLibros), un extenso trabajo con el que, dice, se puede resolver uno de los grandes hechos que conmovieron al país.

El fiscal Alberto Nisman
El fiscal Alberto Nisman

El 18 de enero de 2015, el fiscal Alberto Nisman, quien llevaba adelante una denuncia en contra de la, por entonces, presidenta Cristina Kirchner, era encontrado muerto en el baño de su departamento de las torres Le Parc en Puerto Madero. La muerte en Argentina, y sobre todo cuando se trata de figuras de alto perfil, es un terreno natural de sospechas y recelos. Lo llamativo hasta el escándalo es que, casi cuatro años después del hecho que conmovió al país, la Justicia aún no se haya expedido al respecto: ¿fue un suicidio o un asesinato?

Motivado por la búsqueda de la verdad, el periodista —y abogado— Pablo Duggan estudió el caso a través de la información que tenía la Justicia: analizó el expediente, estudió las pericias y los testimonios. Ese profundo trabajo derivó en un libro que busca cubrir todos los aspectos de la investigación sobre la muerte del fiscal. Con un título que recuerda al libro de Rodolfo Walsh sobre Rosendo García, ¿Quién mató a Nisman? apareció en forma independiente: la edición en papel fue financiada a través de Ideame; el libro digital sale por IndieLibros y se consigue en Bajalibros.com.

Todos los que tuvieron un contacto telefónico, personal o por WhatsApp con Nisman en las últimas semanas declararon en la causa. A partir de esos testigos, Duggan reconstruye casi minuto a minuto los últimos días de Nisman con una perfección total. "Lo único que no sabemos", dice ahora en diálogo con Grandes Libros, "es lo que pasó cuando estaba solo en el departamento".

Portada de ¿Quién mató a Nisman? (Crédito: Santiago Saferstein)
Portada de ¿Quién mató a Nisman? (Crédito: Santiago Saferstein)

Sin embargo, aclara, no hay dudas sobre qué pasó con Nisman: "Que la Justicia, por una cuestión política, no lo quiera admitir, es otra cosa. Los elementos principales del expediente están al alcance de cualquiera y esos datos demuestran con toda certeza qué fue lo que le pasó."

Pablo Duggan visitó el auditorio de Grandes Libros para hablar de ¿Quién mató a Nisman? La charla, que pudo seguirse por streaming, despertó muchísimas opiniones a favor y en contra de la hipótesis de Duggan.

Pablo Duggan, autor de ¿Quién mató a Nisman?
Pablo Duggan, autor de ¿Quién mató a Nisman?

¿Por qué Nisman es un símbolo?

—Porque Nisman no es Nisman. Ni siquiera es el protagonista de la causa. Tampoco Diego Lagomarsino. La causa Nisman tiene una sola protagonista, que es Cristina Fernández de Kirchner. Si cuatro días antes de morir el fiscal denunciaba a otra persona, el caso no hubiera durado ni un mes en la Justicia ni habría durado una semana en los medios.

¿Si la muerte se hubiera dado ahora, durante el gobierno de Macri, no habría sido generado tanto revuelo?

—Es que cuando presenta la denuncia pasa una cosa muy loca en el mundo político. Nisman era una persona odiada por el macrismo. Diría que la persona que más odiaba a Nisman era Mauricio Macri. En ese momento, Macri era candidato a presidente y había sido denunciado —en una denuncia rara impulsada por Nisman— por las famosas escuchas telefónicas, lo que generó que asumiera la presidencia procesado.

Nisman era un tipo repulsivo para Cambiemos, pero cuando presenta la denuncia contra Cristina se convierte en un ídolo

Un personaje incómodo para Macri y para Cristina, en todo caso tiene algo bueno.

—Pero no era incómodo para Cristina hasta que presentó la denuncia. Con el memorándum de entendimiento con Irán había tenido una posición bastante cambiante. Al principio había estado a favor y después, cuando ya el memorándum había caído en desgracia, estuvo en contra. Realmente era un tipo repulsivo para Cambiemos, pero cuando presenta la denuncia contra Cristina se convierte en un ídolo. En esos cuatro días, Laura Alonso y Patricia Bullrich se le abrazan, se enamoran de Nisman.

Pensaba justamente en Laura Alonso, que, cuando muere Nisman, se muestra muy dolida.

—Ella no tenía relación con Nisman, salvo cruzar un mensaje cada seis meses. Cuando Nisman presenta la denuncia contra Cristina, con mucho olfato político, se dan cuenta de que es el personaje para hacer la campaña. Estaba denunciando a la presidenta de la Nación en ejercicio de encubrir el atentado terrorista más grave de la historia de la República Argentina que causó 85 muertos. Se abrazan a Nisman y generan un hecho clave en el desenlace, que es la invitación al Congreso. ¿Cuántos fiscales van al Congreso de la Nación a hacer una denuncia? ¡Ninguno! ¿Por qué iba a ir él? ¡Porque era un hecho político! Pero, contrariamente a hacerle un favor, le complicaron la vida. En esos cuatro días, desde que presenta la denuncia hasta que aparece muerto, todo lo que pasa es un desastre para Nisman. Hasta el diario La Nación se hace cuatro o cinco preguntas que, dice, nunca va a poder responder Alberto Nisman. Por ejemplo, las obvias: si las escuchas en que basa la denuncia son del 2012, ¿qué hizo para investigar el encubrimiento de Cristina desde el 2012 hasta el 2015? ¿Por qué no dio cuenta de su investigación al doctor Canicoba Corral, que era el juez que había ordenado la intercepción del teléfono de Yussuf Khalil? Si, teóricamente, los que hacían el arreglo eran Esteche, D'Elía y Khalil, ¿por qué sólo Khalil tenía el teléfono interceptado? La denuncia de Nisman era un disparate. No tenía ni pruebas, ni consistencia, nada.

Jaime Stiuso
Jaime Stiuso

¿El kirchnerismo siempre tuvo una relación torpe con la Justicia?

—El personaje clave para el manejo de la Justicia federal durante el kirchnerismo era Jaime Stiuso. Como los jueces federales tienen que coordinar todo los operativos de inteligencia con la SIDE y Stiuso era el mandamás de la SIDE, los conocía a todos. Menos uno, que es el doctor Rafecas, todos tenían relación diaria con Stiuso. Y él, junto con Javier Fernández, blindaba al kirchnerismo con los jueces federales. Los jueces federales están siempre alineados con el poder; salvo cuando ese poder entra en crisis. Cuando asume Macri, por ejemplo, hay una operación nefasta para que la causa Nisman pase a la Justicia federal y caiga bajo el juez Julián Ercolini. Ercolini y el fiscal Taiano han tenido un desempeño vergonzoso. Nadie que lea la causa puede creer que la pericia de Gendarmería contiene elementos más veraces que la pericia madre de esta causa, que es la autopsia hecha por el cuerpo médico forense. Hacen 4.000 autopsias por año mientras que Gendarmería no hace ni una. El otro perito oficial es la Policía Federal, que hace un estudio de las manchas de sangre adentro del baño —a la que le doy mucha importancia— y la de Gendarmería sobre esas manchas es un compendio de tonterías, es incompleta, está mal hecha, dice falsedades. Pero Taiano y Ercolini dicen "Lo que importa es Gendarmería". ¿Por qué?

Así como el gobierno usa políticamente la causa Nisman, ¿por qué Cristina Kirchner no fuerza a que se resuelva el caso?

—Ella ni siquiera es parte. Ni siquiera está acusada. Es la protagonista, pero no existe en la causa judicial. No está mencionada.

No está imputada ni está mencionada, pero era la presidenta en el momento de la muerte. Pudo presionar para que avance.

—Hubiera sido presionar a la Justicia, que es otro poder. Ella no podía hacer nada. Hay que entender que Cristina se ve entreverada en un tema muy complejo. Efectivamente el fiscal la denunció, efectivamente el fiscal apareció muerto y efectivamente la acusaron a ella. ¿Cómo te salvás de una acusación así? Es muy difícil defenderte cuando, además, ni siquiera te acusan en un expediente, sino que todo es de la boca para afuera. Igual, a mi juicio, Cristina se equivocó porque, como tiene una personalidad en la que cree en conspiraciones, creyó que esta era una operación de servicios de inteligencia en su contra.

Dicen: “Lo mataron para que no presente las pruebas”. ¡¿Qué pruebas?! ¿Por qué no aparecieron esas pruebas? Porque no había.

Lo ha dicho.

—Lo dijo, claro. Pero se equivocó. Pensó: "Me acusan y a los cuatro días aparece muerto, me lo hicieron a propósito". Es el razonamiento más lógico. Pero Nisman no iba a decir algo diferente en el Congreso. No tenía ni una coma para agregar. Dicen: "Lo mataron para que no presente las pruebas". ¡¿Qué pruebas?! Él escribió la denuncia con sus colaboradores y todos ellos están vivos y declararon. ¿Por qué no aparecieron esas pruebas? Porque no había. Además, si en cuatro días armás el asesinato perfecto sos Gardel: es obvio que no lo armaron en cuatro días. Pongamos que esto fue un asesinato armado: ¿cuánto tiempo antes lo planificaron? ¿Por qué no lo mataron antes de que presente la denuncia? Más allá de que el asesinato es falso, ni siquiera responde al sentido común.

Sandra Arroyo Salgado junto a Iara Nisman (Nicolás Stulberg)
Sandra Arroyo Salgado junto a Iara Nisman (Nicolás Stulberg)

¿Cuál es el papel de la jueza Arroyo Salgado después de la muerte de Nisman?

—Es la idiota útil del caso, porque gracias a ella se pudo armar toda la mentira. Ella sabía que Nisman era capaz de cualquier cosa porque le conocía los aspectos más oscuros. En un primer momento hasta su hija creía que se había suicidado, porque le manda un mensaje diciéndole "Papá, vas a estar mejor que acá, en paz". Y le dice "Yo no estaba enojada con vos", demostrando que tenía cargo de culpa. Lo primero que hace Sandra Arroyo Salgado cuando aterriza de Europa con sus dos hijas llorando al padre es firmar un escrito diciendo que a Nisman lo mataron. ¿Qué dato tenía? ¿Cómo sabía que a Nisman lo habían asesinado? ¡No lo sabía! Lo inventó por una razón simple y muy humana: la culpa. Gracias a una pericia tecnológica yo revelo en exclusiva la última conversación que tuvieron por WhatsApp

Donde él le dice "Estoy hecho mierda".

—Ese es el único dato certero sobre cómo estaba Nisman. Nadie lo ha querido publicar. Todos han dicho que cómo se iba suicidar si estaba genial, estaba en su mejor momento. Es mentira: estaba deprimidísimo, golpeado y "hecho mierda". En esa conversación, ella le dice de todo. Lo acusa de salir con prostitutas de 20 años, lo acusa de ser un mal padre, de ser egoísta, de ser una mala persona, lo amenaza con que no va a ver nunca más a sus hijas. Es durísima. Si a las 24 horas de maltratar a una persona, esa persona se suicida, ¿no te sentirías un poquito culpable? Eso le pasó a Arroyo Salgado. Y hay algo peor: que tu hija se sienta culpable. La pelea con Nisman era por Iara, a quien Nisman le arruina el viaje de los 15 años. La culpa le hace inventar el asesinato. Pero creo que no habrá podido creer la repercusión que tuvo, y cómo todos los medios y sectores políticos en contra de Cristina compraron su versión. Ahora ya no se puede bajar más, pero si dijera la verdad, nadie más podría sostener esta mentira. Sin embargo, no lo hace. Aunque hace un año que no se ocupa más de la causa Nisman. Nunca más habló.

Todos han dicho que cómo se iba suicidar si estaba genial, estaba en su mejor momento. Es mentira: estaba deprimidísimo, golpeado y “hecho mierda”

¿Cuánto tiempo va a durar el secreto sobre Nisman?

—Yo creo que ya es muy marginal. Solo un político aventurero como Waldo Wolff, que el año que viene se queda afuera de la Cámara y está desesperado por hacer puntos, podía presentar un libro diciendo que a Nisman lo asesinaron. En la Justicia se ríen del papelón del juez Ercolini y de la vergüenza que va a pasar el día que se sepa la verdad. Ni hablar de que hasta Clarín ya no habla del caso Nisman. La causa es un disparate, donde se inventaron cuestiones ridículas. Hubo un programa de televisión que se ocupó tres horas del diariero de Le Parc que cerró el puesto paralelamente a la muerte de Nisman. Lo había abierto cinco años antes de que Nisman se mudara a Puerto Madero: o sea que sabía que Nisman se iba a separar de Arroyo Salgado y que se iba a mudar de Highland a Le Parc. ¡A ese tipo hay que hacerlo presidente! ¡Y lo llamaron a declarar en el juicio! Pavadas como esa se inventaron muchísimas.

¿Nisman está vinculado a la recuperación de La Tablada?

—En el 89, durante el gobierno de Alfonsín, el MTP toma el Regimiento Mecanizado de La Tablada y en la recuperación cuatro personas desaparecen. Después aparecen dos, pero las otras nunca. La versión oficial decía que habían matado a un teniente y se habían fugado. Nisman y Larrambebere eran el juez y el secretario del juzgado que investigó la recuperación de La Tablada. Hace unos días comenzó el juicio oral porque la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ordenó hacer la investigación. El ambulanciero militar dice que la huida de los dos guerrilleros era una mentira: el auditor del ejército y Nisman habían armado una declaración falsa. Alberto Nisman y el doctor Larrambebere encubrieron un acto de terrorismo de Estado, la desaparición de dos personas que fueron capturadas vivas, torturadas y desaparecidas. Sumemos a esto que Nisman, durante ocho años, acosó sexualmente a una mujer. Y, por supuesto, que era un corrupto que tenía 600.000 dólares escondidos en una cuenta en Merrill Lynch, tenía dos terrenos millonarios en Punta del Este y dos departamentos millonarios en Palermo. Él sabía que, cuando cayera en desgracia por toda esta estupidez en la cual él se había metido por presentar la denuncia, terminaba preso.

No se puede no pensar que el libro subraya la grieta que, durante años, cultivamos en la sociedad argentina y que el resultado no escapa de una ideología: ¿sos kirchnerista?

—[Se ríe] Me hace gracia la pregunta. Yo critiqué mucho el gobierno de Cristina y hoy critico el de Macri. Si criticar el gobierno de Cristina me hice antikirchnerista y criticar al gobierno de Macri me hace ser kirchnerista, entonces estamos locos. Yo hago mi trabajo.

LEER MÁS:

TE PUEDE INTERESAR