Además de estar enamorados, comparten los mismos gustos: amor por el cuerpo y el deporte, comida vegetariana y limonadas en la playa.
Además de estar enamorados, comparten los mismos gustos: amor por el cuerpo y el deporte, comida vegetariana y limonadas en la playa.

Fue en la disco porteña Tequila donde, en septiembre de 2017, se dio el flechazo. Los amigos en común que presenciaron la escena dicen que fue Diego quien la encaró y le dijo: "Quiero salir con vos". Desde esa noche no se separaron más. Paz Cornú (41) –madre de Milán (4) y de Italo (3), ambos hijos de su matrimonio anterior– y Diego Orden (32) viven una especie de "eterna luna de miel".

Se conocieron hace casi un año y medio en Tequila. Desde ese momento jamás se separaron
Se conocieron hace casi un año y medio en Tequila. Desde ese momento jamás se separaron

En poco más de un año, la empresaria de la moda y el contador realizaron varios viajes juntos: ya se dieron el gusto de conocer Miami, Nueva York y Europa. Y por segundo año consecutivo pasaron sus vacaciones en el Este. "Estuvimos 16 días y recibimos el año en la playa. Nunca imaginé que podía encontrar un amor así", dice Paz, perdidamente enamorada.

Hoy, mientras ensayan convivencia en el Este, trabajan juntos en el emprendimiento de ropa de ella.
Hoy, mientras ensayan convivencia en el Este, trabajan juntos en el emprendimiento de ropa de ella.

Es que para Cornú la separación con el papá de sus hijos no fue en buenos términos. Durante un tiempo largo, según cuenta, "¡no quería ver ni un zapato de hombre en mi casa!". Pero después de conocer a Diego todo cambió. La diferencia de casi diez años que se llevan ni se les nota: ambos aman el deporte, practican juntos dixfit (que es como el crossfit, pero más leve) y comparten gran parte del día.

Recibieron el 2019 en el Este y estuvieron 16 días de vacaciones. Eso sirvió para cargar pilas con miras a todo lo que viene.
Recibieron el 2019 en el Este y estuvieron 16 días de vacaciones. Eso sirvió para cargar pilas con miras a todo lo que viene.

"Casi estamos conviviendo. La mayoría de los días de la semana él se queda en casa o yo en la suya. Tan bien venimos que hasta decidimos trabajar juntos. Como es contador, me está ayudando en algunas cosas de mi marca de ropa", asegura la morocha, que mantiene un físico privilegiado.

Como es contador, me está ayudando en algunas cosas de mi marca de ropa”, asegura la morocha, que mantiene un físico privilegiado.
Como es contador, me está ayudando en algunas cosas de mi marca de ropa”, asegura la morocha, que mantiene un físico privilegiado.

¿Qué la enamoró tanto como para volver a convivir con un hombre? "Lo más lindo es que se lleva súper bien con mis hijos. Eso es algo que me llena de felicidad. Si no pasaba, no podíamos avanzar en una relación seria. Después, Diego es un caballero. Cuando lo conocí me abrió la puerta del auto y me llevó a un lugar de comida vegetariana. Me encanta, porque es educado y amable. También es muy masculino y eso me fascina. Me sorprendieron todos esos valores, que para muchos quedaron en el olvido".

Por Sergio Oviedo
Fotos: Alejandro Carra

SEGUÍ LEYENDO: