Brian Buley, listo para el debut de la serie argentina ‘El Marginal’ (Foto Fabián Uset/GENTE)
Brian Buley, listo para el debut de la serie argentina ‘El Marginal’ (Foto Fabián Uset/GENTE)

Brian Fabián Claudio Graña (23), más conocido como Brian Buley, está feliz. En su metro diez centímetros no cabe tanta alegría. Hace apenas una semana terminó la filmación de El marginal 2, la tira producida por Sebastián Ortega y Pablo Culell que en 2017 se quedó con el Martín Fierro de Oro, y que el próximo martes 17 regresa por la TV Pública en su segunda temporada.

Con parte de su cachet se dio un gusto postergado por años: comprar una bici todoterreno rodado 20. Brian toma impulso sobre uno de los pedales y se trepa con increíble agilidad. "Antes, cuando me caía de mi vieja bici, la gente se reía. '¡Mirá al enano, no se puede ni subir!'. Ahora que soy una persona famosa, la cosa cambió. Se me acercan, me ayudan, todos son amables. Es triste contarlo, pero es la verdad. Si sos famoso, no importa si sos enano, gordo, o feo; la gente siempre te encuentra el lado más lindo".

Brian Buley junto a Sebastián Ortega con el Martín Fierro por El Marginal.
Brian Buley junto a Sebastián Ortega con el Martín Fierro por El Marginal.

A Brian El marginal le cambió la vida. No en lo económico, porque no tuvo mucha continuidad artística: una participación en un unitario en la TV Pública sobre chicos que sufren síndrome de Down, un par de presencias en boliches, y no mucho más. Cuando la plata se le terminó, montó un puesto para vender banderas argentinas cerca de la estación de Berazategui, y en paralelo volvió a una vieja changa: cargar cajas en un supermercado mayorista de su barrio.

"Hacía una buena diferencia con las propinas. Cargaba un cajón de cerveza, de soda, lo que sea, para ganar el mango. Hasta que fui a una revisión médica y la doctora me dijo que no lo haga más. Tengo una desviación muy grande en la columna, que se agravó por levantar tanto peso. Por eso, ahora le pido a Dios que El marginal 2 la vuelva a romper y que definitivamente encuentre mi lugar en la actuación", confiesa a corazón abierto en un café frente a la estación de Ranelagh, a dos kilómetros de la casa que comparte con César, el boletero de la estación Plátanos que lo adoptó.

Brian Buley (Foto Fabián Uset/GENTE)
Brian Buley (Foto Fabián Uset/GENTE)

Allí también vive Tamara, su hermana del corazón, quien lo ayuda a memorizar los guiones y que lo incentivó a aceptar la invitación para formar parte de la Selección de Fútbol de Talla Baja. A partir del 25 de octubre se jugará la Copa América en nuestro país. Brian padece acondroplasia, una displasia ósea ocasionada por un desorden genético y la principal causa de enanismo. Es la misma enfermedad que sufrió Lionel Messi de chico, pero él nunca recibió el tratamiento necesario. Hoy, Brian es goleador en Independiente… ¡aunque es fanático de Racing!

–¿A quién te parecés jugando?

–A Lautaro Martínez. Soy un delantero habilidoso y con mucho gol, una de las figuras de mi equipo.

Brian Buley en El Marginal (Foto Fabián Uset/GENTE)
Brian Buley en El Marginal (Foto Fabián Uset/GENTE)

–¿Estuviste con Messi antes del Mundial?

–Sí, nos vimos en la cancha de Huracán cuando la Selección hizo su último entrenamiento con público. Nos sacamos una foto y cruzamos un par de palabras.

–¿Qué te dijo?

–¡Que me conocía! Casi me muero. Me dijo que en Europa todos miraban El marginal.

–¿Le contaste que ahora se viene la precuela, la segunda temporada?

–¡Olvidate…! Hasta le conté un poco qué pasa con mi historia, como para que se vaya enganchando. Igual, me hubiese gustado verlo más tiempo, hacer un video… pero bueno… ¡ya estoy pidiendo demasiado!

–¿Imaginaste alguna vez que ibas a estar con alguien tan importante?

–La verdad, nunca. No hace mucho trabajaba como trapito y me apuñalaron para robarme un celular… Todo cambió en mi vida con El marginal. Sebastián Ortega tuvo mucho que ver.

Brian Burley en El Marginal (Foto Fabián Uset/GENTE)
Brian Burley en El Marginal (Foto Fabián Uset/GENTE)

–¿Creés que después de esta segunda temporada vas a encaminar tu vida como actor?

–Eso espero. Igual, voy a empezar a estudiar actuación en Berazategui, mi barrio. Va a ser medio raro que el pibe que viene de dos temporadas de una tira exitosa arranque a cursar Teatro. Pero quiero tener herramientas para poder encarar otros personajes.

–Recién me contabas que la fama hizo que la gente no te discrimine más. ¿También te acercó mujeres?

Alguna que otra se me arrima, pero yo no quiero saber nada… No me gusta que me usen, o que se acerquen únicamente porque estoy en televisión.

–¿Sos de enamorarte?

–Sí claro, como todos. Cada vez que terminé una relación la pasé muy mal.

–¿Te escriben muchas chicas en Instagram?

–Sí, y me dicen que me quieren conocer. Hasta ahora no me animé con ninguna. ¡Mirá si me secuestran…! No sabés qué te puede pasar.

–¿Ya tuviste tu debut sexual?

–A los 14. ¡Y funciono perfecto! (carcajadas). Tanto que hace poco la doctora me dijo que me cuide cuando tengo relaciones, porque soy muy fértil y mi pareja puede quedar embarazada.

–¿Hablaste con la doctora sobre si en caso de tener hijos ellos también pueden padecer acondroplasia?

–Me dijo que hay un 50 por ciento de posibilidades de que sean chiquitos como yo. Pero no es algo que me preocupe demasiado. Lo importante es que sean sanitos… ¡y facheros como el padre!

–¿Te gustaría ser papá?

–Sí, pero ahora no es el momento. ¡Tengo apenas 23 años! Primero quisiera comprar mi casa, mi auto, tener un trabajo estable. Recién ahí pensaría en enamorarme, casarme y tener hijos.

Por Sergio Oviedo