Laurita Fernández, en una producción jugadísima. Foto: Christian Beliera/GENTE
Laurita Fernández, en una producción jugadísima. Foto: Christian Beliera/GENTE

–¿Ser bailarina te ayuda a no tener prejuicios al mostrar tu cuerpo?

–Sí… Vestís top y calza. Te cambiás en cualquier lado. No soy exhibicionista, pero sí relajada. Hubo una etapa en la que fui crítica con mi cuerpo. Durante el primer año del Bailando se me cerró el estómago. Pesaba 47 kilos, cuatro menos que ahora. Trabajaba mucho para pagar mi departamento y no me daba cuenta. Hoy veo las fotos y estaba chupada. Pero mis papás se preocuparon y me llevaron a un nutricionista. Así empecé a subir de peso.

En Club de Mar, la bailarina se mostró muy sexy. Foto: Christian Beliera/GENTE
En Club de Mar, la bailarina se mostró muy sexy. Foto: Christian Beliera/GENTE

–¿Dirías que Nico es celoso?

–Me chocaría estar con alguien muy guardabosque, cuida o inseguro. Es lo normal. Conoce el medio y está atento. "Guarda con éste", me dice por ahí. Los dos entendemos que, además del respeto de cualquier pareja, debemos cuidarnos de no dar lugar a determinadas situaciones. Tal vez el sí era celoso en otra etapa. Pero no me puse a ahondar.

–¿Y vos lo sos?

–No… Yo siempre fui más relajada. Realmente, creo que es muy especial lo que me pasa con él, así como lo que a él le pasa conmigo. Re contra confío en Nico. No tengo dudas ni inseguridades. No me va a jugar por atrás. Es la persona más honesta y frontal que conocí en mi vida. Puede no tener filtro, pero tampoco rollos. Es simple. Eso me gusta de él. Yo venía con algunos problemas para saber si iba a poder volver a confiar… Con Nico no me pasa. Sé que me respeta. Me siento cuidada, en todos los sentidos.

Laurita Fernández, feliz en Mardel. Foto: Christian Beliera/GENTE
Laurita Fernández, feliz en Mardel. Foto: Christian Beliera/GENTE

–¿Dirías que vivís el sexo con libertad?

–En la intimidad soy libre. No tengo pudores ni mambos. Siempre lo viví con naturalidad. Pero para la conquista soy clásica. Me gusta que avance el hombre. Me da miedo tirarme a la pileta. En eso soy re minita. Pero cuando ya sé que está todo bien me gusta seducir. Lo hablo con Nico. No quiero que nos estanquemos y nos agarre la rutina, tanto para la intimidad como para el diálogo. Porque lo nuestro es a largo plazo.

En Mar del Plata, Laurita vive su consagración como artista. Foto: Christian Beliera/GENTE
En Mar del Plata, Laurita vive su consagración como artista. Foto: Christian Beliera/GENTE

–¿Cómo te parás frente a las críticas? Te han dicho desde "agrandada" hasta "trepadora"…

–Eso en el Bailando, no en otros lados. Sí es verdad que cuando empecé a salir con Nico decían que en realidad salía con Yankelevich (risas)¡A nadie se le ocurrió que Gustavo me podía elegir por lo artístico! ¿Por qué siempre la duda de que me acosté con alguien? Es más bien un problema del otro que mío. Y en relación a estar agrandada, fueron muy duros conmigo este año. Tuve que pagar el derecho de piso. Aprendí que no iba a conformar a todos. Que confíe en mí no significa que esté agrandada. Sigo siendo la misma. No se me vuelan los pájaros porque me vaya bien en el trabajo. Lo hago con pasión y entrega desde que era la bailarina número 70. Siempre supe que en el Bailando no iba a hacer amigos. Sí me llevo a Flor Peña, Mati Napp, Facu Mazzei y algunos más.

–¿El éxito genera envidia?

–Estoy en un momento maravilloso, pero no miro a mi alrededor. No es por esquivar la pregunta. Sólo que soy consciente de que es hoy. Tal vez mañana no. Voy a trabajar para que lo sea. Quiero que me sigan eligiendo, pero no doy por sentado el éxito. Si molesta que me vaya bien, el problema es del otro.

Laurita en Mardel, adonde volvió a trabajar después de cuatro años.
Laurita en Mardel, adonde volvió a trabajar después de cuatro años.

Producción: Mica Faiman.

Peinó: Yamila Ferrari. Agradecemos a Mónica Sirio Styling, Aloud, Florencia Rey, Elida Swimwear, Aloud, Backstage Oficial, Aien, Luna Garzón Accesorios y Manantiales Club de Mar.

SEGUÍ LEYENDO: