Fabiana Araujo andando en bicicleta por la Ruta 10, a metros de la entrada a José Ignacio.
Fabiana Araujo andando en bicicleta por la Ruta 10, a metros de la entrada a José Ignacio.

Una postal de esperanza. Quienes se cruzan a Fabiana Araujo (53) pedaleando por las calles de José Ignacio, Uruguay, no se imaginan que hace poco más de dos años la modelo y conductora pasó once días internada en la terapia intensiva del Hospital Alemán combatiendo el síndrome de Guillain-Barré: una extraña afección que le produjo parálisis de la cintura para abajo y parálisis de la mitad derecha de su cara.

Hoy, sonriente y sin una gota de maquillaje, la santafesina cuenta: "Me siento mucho mejor y estoy muy bien, pero no es como si nada hubiese pasado. No estoy al 100%. Me gustaría tener más autonomía y resistencia para poder caminar por un shopping o ir a pasear a la orilla del mar. No sé si mejoraré o si quedaré así, pero hoy, si no entreno, siento que me entumezco. Y por suerte Alex (su pareja desde hace cuatro años, el economista Alejandro Pérez Escoda, 58) me hace de personal trainer y es parte fundamental de mi rehabilitación".

La conductora de Donna Moda a bordo de una electricycle smart.
La conductora de Donna Moda a bordo de una electricycle smart.

"Nos vinimos dieciocho días a Punta del Este antes de que yo arranque la temporada número 23 de Donna Moda. Acá volvimos a una vieja rutina: nos gusta charlar mientras él corre y yo ando en bicicleta. Para Navidad, Alex me regaló una bici casi eléctrica –digo casi, porque conecta con la electricidad cuando uno empieza a pedalear–. Así recuperamos la costumbre: él corre como un gamo y yo pedaleo once kilómetros a su lado", narra la morocha que todos días de sol le da la vuelta a José Ignacio antes de pedalear hacia Laguna Garzón.

Fabiana Araujo junto a su pareja, el economista Alejandro Pérez Escoda, en Punta del Este.
Fabiana Araujo junto a su pareja, el economista Alejandro Pérez Escoda, en Punta del Este.

Por Kari Araujo.
Fotos: Carlos González

SEGUÍ LEYENDO: