Mauricio Macri recibió a Donald Trump en la cumbre del G20.
Mauricio Macri recibió a Donald Trump en la cumbre del G20.

Se encontraron muy temprano en Casa Rosada, aunque sin sus esposas.
Los presidentes Mauricio Macri y Donald Trump se saludaron como viejos
conocidos. El anfitrión argentino agradeció especialmente el apoyo que los
Estados Unidos brindaron para que nuestro país lograra asistencia financiera.

En sus palabras de bienvenida, Macri puntualizó "el enorme apoyo que
hemos recibido por parte de los EEUU, de tu gobierno, especialmente en este último año donde estamos atravesando momentos difíciles", y remarcó que con el apoyo del gobierno norteamericano y el acuerdo alcanzado con el Fondo Monetario Internacional "hemos empezado a construir de vuelta hacia un mejor futuro".

Un joven y entusiasta Trump.
Un joven y entusiasta Trump.

Por su parte, el norteamericano hizo hincapié en la vieja amistad que los une: "Quería decirles que hace años que soy amigo de Mauricio. Era un hombre joven y muy bien mozo. Nos conocíamos muy bien. En realidad, hice negocios con su familia, con su padre, excelente y muy buen amigo mío. Hubo un gran trabajo exitoso, uno de los grandes trabajos que hicimos en Manhattan, en la época en que yo era solamente un ciudadano civil, sin saber que su hijo, en un momento, se convertiría en presidente de Argentina. Y creo que tú tampoco sabias que yo me iba a convertir en presidente de los Estados Unidos".

Pero, a qué se refería exactamente Trump. En la década del 80, Franco Macri compró un terreno en el West Manhattan, en el que planeó construir una torre de 150 pisos. Para ello, pensó en asociarse a The Trump Organisation, la constructora del magnate devenido presidente. Y le encomendó a un joven Mauricio, que contaba con poco más de 20 años, que cerrara ese negocio.

Mauricio y Franco Macri.
Mauricio y Franco Macri.

Fueron años de idas y vueltas, con visitas de Macri a Nueva York y de Trump
a Buenos Aires y Punta del Este, donde fue huésped de Mauricio.

Finalmente, por problemas burocráticos, el negocio no prosperó. La torre
Lincoln West no se hizo y los Macri le vendieron a Trump su parte en 115
millones de dólares. Sin embargo, la corriente de afecto entre Donald y
Mauricio -hoy los presidentes Trump y Macri- no se detuvo por eso. Y en la
actualidad, como políticos, son grandes aliados.

Por Hugo Martin.
Fotos: Presidencia de la Nación.

SEGUÍ LEYENDO: