Si estás cerca del ambiente de los videojuegos probablemente sepas quién es Dan Houser, el inglés que se convirtió, junto a su hermano Sam, en uno de los nombres más relevantes en la industria. Para aquel que no lo sepa, Houser será, hasta el 11 de marzo del 2020, el vicepresidente creativo de Rockstar Games, una de las desarrolladoras y publicadoras de juegos más exitosas del planeta gamer. Ahora bien, ¿por qué es tan importante Houser, además de por su alto cargo en la empresa? Sencillamente porque fue el máximo responsable de juegos como Grand Theft Auto V y Red Dead Redemption, así como escritor de hasta 19 juegos distintos. Vice City, San Andreas, GTA IV y V, Bully, Max Payne 3, Midnight Club: Los Ángeles, Red Dead Redemption y su secuela, son algunos de los títulos que cuentan con la firma del inglés. A continuación un breve perfil del hombre que cambió el destino de los juegos violentos.

Dan Houser dejará de formar parte de Rockstar Games a partir del 11 de marzo.
Dan Houser dejará de formar parte de Rockstar Games a partir del 11 de marzo.

Los protagonistas de los títulos que hicieron famoso a Houser suelen tener en común que se trata de personajes de clase trabajadora, algo bastante alejado a la crianza londinense de lujo que tuvo el responsable de GTA V. Su padre Walter Houser, un importante abogado, era copropietario de un elitista club de jazz en Londres donde actuaban artistas como Nina Simone y The Who. Dan fue a la exclusiva escuela St Paul, con un precio al mes de 6.500 libras y donde estudió, por ejemplo, el ex canciller del Reino Unido George Osborne. Su madre es Geraldine Moffat, una actriz de televisión, que se sabe que dio su voz y realizó sesiones de captura de movimiento para un personaje en GTA V para el que no quiso recibir los créditos, por lo que es una incógnita de quién se trata. Fanático del fútbol, de Bruce Lee y del cine, Dan se graduó en Geografía en Oxford, una de las universidades más prestigiosas del mundo.

En 1994, Sam le consiguió a Dan, su hermano menor, un puesto en BMG Interactive Entertainment, la rama de videojuegos de la reconocida empresa musical. Su trabajo era testeando CD-ROM’s como lo indicó en una entrevista en el 2012. “Yo quería ser escritor, entonces llegó un juego de preguntas donde había que redactar preguntas en broma y lo hice. Luego llegó un juego de fútbol y, como yo sabía de fútbol, también lo hice. De repente me encontré con que tenía un trabajo a tiempo completo en el mundo de los videojuegos, una cosa que nunca pensé que fuese a pasar”, resumió Dan Houser cómo ingresó en la industria gamer. Sería el comienzo de una exitosa y productiva carrera.

Pero fue 1995 el año que empezaría a marcar el rumbo definitivo en la vida de los Houser, ya que la desarrolladora escocesa DMA Design le presentó a Sam Race and Chase, un juego en el que el jugador manejaba una patrulla y debía perseguir y atrapar ladrones cumpliendo las normas de circulación y sin golpear a los ciudadanos. Pero todo cambió cuando llegó a manos de los Houser, que en el segundo prototipo propusieron pasar de ser policías a un ladrón de poca monta y se premiaba con puntos si se atropellaba a alguien. Ahí estaba la génesis del juego que saldría en 1997 y se convertiría en una joya de culto, Grand Theft Auto. En 1999 salió el GTA II, muy similar al original y con bajo nivel de ventas pero el primero en nacer de la nueva empresa de los Houser, Rockstar Games. Fue el GTA III, lanzado en el 2001, el que torció el rumbo de los Houser, ya que vendió más de 14 millones de copias. Se trató del primero de los juegos de mundo abierto en sentirse real.

GTA III, el juego lanzado en el 2001 vendió más de 14 millones de unidades.
GTA III, el juego lanzado en el 2001 vendió más de 14 millones de unidades.

Las polémicas, claro, nunca escasearon. Empezando por el nombre del juego, que es la denominación judicial que se le da en Estados Unidos al delito de robo de auto, que fue ampliamente repudiado y condenado por el Senado norteamericano, la mejor publicidad posible. La Federación de Policía de Inglaterra y Gales, por ejemplo, repudió el GTA original. Diferentes abogados llevaron a la franquicia, además, a los tribunales de distintos estados como Alabama, Tennesse, Ohio y Florida. Pero a Rockstar Games todas estas polémicas no les cambiaron su filosofía ni la forma de hacer su trabajo: "Si a la gente no les gustan son libres de no jugarlos”.

El trabajo que más disfruta Dan, sin embargo, es el de escribir. Sus guiones en los títulos y personajes tales como Tommy Vercetti, Carl Johnson (CJ), Niko Bellic y Trevor Phillips, entre tantos otros, son un ejemplo de que, como dice Houser, para escribir primero hay que leer, y mucho. Entre sus autores favoritos resalta algunos de los más clásicos: Charles Dickens, Henry James, John Keats, William Thackeray, Émile Zola y Ernest Hemingway. Distintas publicaciones, como Observer y la revista TIME, lo han comparado con Dickens, Melville y Balzac. Esta última revista también lo incluyó entre las 100 personas más influyentes del mundo. Algo que no resulta descabellado teniendo en cuenta el tremendo éxito de sus trabajos.

La incógnita que queda en el aire, y que probablemente pronto se sabrá la respuesta es: ¿podrá triunfar Dan Houser por fuera de Rockstar Games y lejos de la influencia de su hermano mayor Sam?

Sam y Dan Houser, los hermanos ingleses fundadores de Rockstar Games.
Sam y Dan Houser, los hermanos ingleses fundadores de Rockstar Games.