Científicos descubrieron un planeta demasiado grande que desafía las teorías sobre formación en el universo

Un equipo de investigadores halló un exoplaneta trece veces más masivo que la Tierra en un sistema que contradice la proporcionalidad conocida en nuestra galaxia

Guardar

Nuevo

La aparición de LHS 3154b impulsa a expertos como Suvrath Mahadevan a reconsiderar los paradigmas actuales del nacimiento de planetas y estrellas. (Penn/ Science)
La aparición de LHS 3154b impulsa a expertos como Suvrath Mahadevan a reconsiderar los paradigmas actuales del nacimiento de planetas y estrellas. (Penn/ Science)

Investigadores de la Universidad de Pensilvania descubrieron un planeta de dimensiones inesperadas, casi “imposible” de creer por su gran tamaño, que desafía las teorías actuales de formación planetaria. Denominado como LHS 3154b, es trece veces más masivo que la Tierra y orbita alrededor de una diminuta estrella ultrafría, cuya masa es nueve veces menor que la del Sol.

El hallazgo fue publicado en la revista Science, la que destacó este avistamiento por la proporción de masa entre el planeta y su estrella, LHS 3154b, que es cien veces mayor a la relación entre la Tierra y el Sol.

En un comunicado de prensa, Suvrath Mahadevan, profesor de astronomía y astrofísica de Penn y coautor del estudio, señaló que es necesario “reexaminar nuestro entendimiento de cómo se forman los planetas y las estrellas” a raíz de este descubrimiento.

Según los modelos actuales, no se esperaría suficiente masa sólida en el disco formador de planetas que rodea a la estrella de baja masa LHS 3154b para crear un planeta de tal envergadura.

LHS 3154b fue detectado utilizando el Habitable Zone Planet Finder (HPF), un espectrógrafo astronómico del Observatorio McDonald de la Universidad de Texas, operativo desde 2018 y diseñado para localizar exoplanetas en órbita alrededor de estrellas ultracool potencialmente anfitrionas de agua y, por ende, de vida.

Megan Delamer, estudiante de posgrado de astronomía en Penn y también coautora del trabajo, expresó su entusiasmo al declarar que “nuestras teorías actuales de formación planetaria tienen problemas para dar cuenta de lo que estamos viendo”.

“Un objeto (LHS 3154b) como el que descubrimos probablemente sea extremadamente raro, por lo que detectarlo ha sido realmente emocionante”, dijo Delamer sobre el hallazgo.

Este descubrimiento planteó nuevas preguntas sobre la formación de planetas y estrellas. Mahadevan subrayó la importancia de la detección, señalando que “este descubrimiento realmente resalta cuánto desconocemos sobre el universo” y reconoce lo inesperado de encontrar un planeta tan masivo orbitando una estrella de tan baja masa.

Las implicaciones de este hallazgo son extensas y sugieren que se deberá profundizar más en el estudio de los mundos y sistemas estelares, posiblemente ajustando las teorías existentes o desarrollando nuevas para explicar estos fenómenos astronómicos. Aunque aún es un objeto de estudio, el planeta LHS 3154 y su estrella representan un caso extraordinario que podría ser extremadamente raro en el universo observable.

La detección del inmenso cuerpo celeste girando alrededor de una estrella menor al sol plantea la necesidad de revisar y potencialmente reformular teorías astronómicas vigentes. (Penn State/REUTERS)
La detección del inmenso cuerpo celeste girando alrededor de una estrella menor al sol plantea la necesidad de revisar y potencialmente reformular teorías astronómicas vigentes. (Penn State/REUTERS)

¿Qué es una estrella ultrafría?

Una estrella ultrafría es un tipo de estrella que tiene una temperatura superficial muy baja en comparación con otras estrellas como nuestro Sol. Estas estrellas suelen pertenecer a la categoría de enanas marrones o enanas rojas. Las enanas marrones son objetos celestes con masas que están entre la masa más grande que puede tener un planeta y la masa más pequeña que puede tener una estrella que fomente la fusión nuclear. No son suficientemente masivas para sostener la fusión nuclear del hidrógeno en helio, proceso que caracteriza a las estrellas de la secuencia principal, incluido el Sol.

Las enanas rojas, por otro lado, son las estrellas más comunes en la Vía Láctea y sí realizan la fusión nuclear del hidrógeno en su núcleo, pero tienen temperaturas superficiales relativamente bajas y son mucho menos luminosas que estrellas como el Sol.

Las estrellas ultrafrías son importantes en la astronomía porque su estudio puede aportar información sobre la formación y características de los sistemas planetarios, incluyendo aquellos que podrían tener exoplanetas en zonas habitables debido a la suave radiación que emiten estas estrellas.

Guardar

Nuevo

Últimas Noticias