El futuro es incierto y ya hay preguntas recurrentes, que aún aguardan por una respuesta taxativa: ¿qué va a pasar cuando los robots se acoplen definitivamente a la dinámica laboral? ¿Cuántos empleos van a desaparecer con la inteligencia artificial? ¿Cuántos, al contrario, se van a crear? ¿Qué habilidades serán las necesarias? ¿Qué profesiones dejarán de ser útiles?

Andrés Hatum es experto y consultor en management. Obtuvo su doctorado en la Warwick Business School de Inglaterra y hoy da clases en la Universidad Torcuato Di Tella. En su último libro, Carreras extraordinarias para gente común, de Penguin Random House, se permite sumar una pregunta: ¿cómo alcanzar el éxito profesional sin ser brillante, sin ser un talento fuera de serie?

-¿Cuál diría que es el punto más importante para que una persona común tenga éxito en su vida profesional?

-Yo miraría el subtítulo también: "Cómo evitar hundirse en la carrera profesional". Muchas veces nos petardeamos nosotros mismos en contra de nuestra propia carrera. Y la carrera futura viene complicada, con revoluciones digitales, machine learning, inteligencia artificial. Si tenés 20 años de vida laboral por delante, hay incertidumbre. No sabés qué va a pasar. Hay que estar atento.

-En torno al futuro del trabajo hay dos corrientes que se contraponen. Están aquellos que piensan que la inteligencia artificial llega para aumentar la cantidad de empleo por las posibilidades que abre y están también los que piensan que va a generar una destrucción masiva del empleo. ¿En qué posición lo tiene?

-En el medio. Van a pasar las dos cosas. La inteligencia artificial destruye y construye. Hace 15 años nadie hablaba de lo que era un community manager. Hoy tenés un montón de nuevas profesiones y de carreras posibles que antes no existían. Sí va a destruir y ahí hay que ser cuidadoso desde el lugar profesional de uno ver qué competencias tengo que ir incorporando para no quedar fuera del mercado laboral. Los trabajos más rutinarios van a ser los primeros en sufrir. En cada revolución siempre se creó y se destruyó trabajo.

-Va a aumentar la calificación del empleo…

-Absolutamente. Cada vez más. Cada revolución hace que reveas cómo estás preparado frente al desafío laboral.

Andrés Hatum, experto en management y profesor universitario
Andrés Hatum, experto en management y profesor universitario

-¿En qué porcentaje cree que condiciona la elección de la carrera la posibilidad de éxito? Hoy pareciera que si no estudiás para ser programador o ingeniero, estás listo.

-Si estudiás para ser geólogo, geofísico, ingeniero, que sabés que tenés trabajo asegurado, tenés un camino más fácil. Ahora, ¿qué pasa con las carreras commodity? Les llamo así porque hay más profesionales que demanda laboral. En esas carreras necesitás generar un proceso de especialización hacia adelante para poder distinguirte, generar un valor diferencial y que alguien te vea.

-Hay una disyuntiva que también plantea en el libro. ¿Es conveniente la especialización en un área o un conocimiento más generalista en distintas temáticas que permitan su cruce?

-Las dos hacen falta. Todo depende de tu propio estilo. El líder de una unidad de negocio va a tender a ser más generalista. Así y todo, es bueno que se especialice y conozca en profundidad. Del otro lado, tenés un perfil técnico que requiere sí o sí la hiperespecialización. Tiene que ver con el tipo de conocimiento: si es más denso o más líquido.

-¿A qué se refiere con denso-líquido?

-Si sos un geólogo, tu conocimiento es denso porque es muy específico. Si sos demasiado líquido, probablemente termines haciendo cosas que todo el mundo puede hacer. El riesgo de ser reemplazado por una máquina es mucho mayor. Uno tiene que pensar permanentemente cómo muevo mis habilidades para ser seguir siendo competitivo a lo largo de la vida profesional.

-¿Qué valor tiene el título universitario hoy? Hasta hace no muchos años parecía un objetivo de máxima.

-Antes era el tope. Está la famosa obra de "M'hijo el dotor". Era la máxima aspiración. Hoy no es así. Pensá que va a haber una reconversión de hasta siete veces en la vida profesional. El título universitario es la base para ir generando nuevas competencias, para seguir aprendiendo.

“Si sos demasiado líquido, el riesgo de ser reemplazado por una máquina es mucho mayor”
“Si sos demasiado líquido, el riesgo de ser reemplazado por una máquina es mucho mayor”

-A medida que un empleado va creciendo en la estructura de la empresa, empiezan a cambiar las competencias que se vuelven necesarias. ¿Cómo se va dando esa transformación?

-En las carreras directivas las competencias técnicas dan paso a lo que tiene que ver con relaciones interpersonales y gestión. Las habilidades técnicas se adquieren con el estudio, pero lo otro se incorpora con inteligencia emocional y experiencia. Eso requiere tiempo, saber entender qué pasa en el mercado, que trabajes mucho.

-¿Es un proceso inconsciente propio de la dinámica laboral?

-Pasa eso, pero tiene que ser cada vez más consciente porque tu carrera se puede trabar si esa conversión no llega. Que deje de ser un aprendizaje inconsciente para ser más deliberado.

-En los últimos años, se habló mucho de alejarse del mundo corporativo y generar algo propio. ¿Emprender tiene buena imagen, pero en realidad no está tan bueno?

-Es un cascarón. Es pura imagen. Poner al emprendedor tan arriba hizo bastante mal. A la gente le preguntás qué objetivo tienen en la vida y te responden "ser emprendedor".

-No es tan fácil.

-Claro. Y vemos los casos que son súper exitosos, pero la realidad es que al 95% de los emprendedores le va pésimo. Entonces aprendamos de los fracasos para no repetirlos. Incluso el vocabulario cambió: cuando yo era chico, se abrían comercios; hoy abrís un drugstore. Antes eras comerciante; hoy sos entrepreneur. Te financiaba tu familia; hoy tenés business angels. Ahora todo es más cool, pero la realidad es que te podés fundir igual. Hay que valorar lo que te da la vida corporativa y cuando estés preparado lanzarte a ser emprendedor si es que tenés alguna idea. No todo el mundo es emprendedor.

Hatum presentó su nuevo libro: “Carreras extraordinarias para gente común”
Hatum presentó su nuevo libro: “Carreras extraordinarias para gente común”

-Incluso no todos los que tienen éxito en la vida corporativa pueden ser emprendedores.

-No, eso es un error enorme. Hay mucho emprendedor que en la vida corporativa colapsaría. Y lo mismo al revés.

-¿En temas de género se mejoró? ¿O sigue existiendo el famoso techo de cristal?

-Yo ya no sé si es techo de cristal o más bien una campana de acero. La mujer la tiene difícil. Si bien hay un movimiento más a favor, llega un momento de la vida profesional donde pierden lugar. Si ves los diez puestos más importantes de una compañía, hay solo dos mujeres. Una de ellas es de recursos humanos y la otra puede ser que venga del negocio.

-Hay carreras que se siguen asociando a la mujer.

-Sí, pasa mucho. Las compañías tienen que dejar de decir y empezar a hacer. Siempre escuchás: "Sí, nosotros a las mujeres les damos espacio…". Mentira. Lo que tenés que ver es cómo le das espacio verdadero, cómo respetás sus tiempos, darle más licencia al hombre cuando es padre para que haya otra persona en el hogar. Hoy todavía hay un gap salarial del 24%. Es enorme. Es cierto que hubo una mejora, pero no es suficiente. Es un montón la diferencia.

Fotos: Santiago Saferstein

Seguí leyendo: