En el primer año, muchos estudiantes quedan en el camino
En el primer año, muchos estudiantes quedan en el camino

En Argentina, la tasa de graduación universitaria es baja. Solo el 30,3% de los estudiantes se recibe en tiempo y forma, en un plazo de seis años. Gran parte del fenómeno se debe a la barrera contra la que chocan en el primer año. Llegan sin el nivel deseable o con dudas respecto a la elección de la carrera. Como resultado, el 40% abandona la vida universitaria o, en su defecto, cambia de carrera después del primer año.

No se sabe con exactitud cuánto de ese 40% deserta o cambia de rumbo porque no hay estadísticas nominales que permitan seguir el trayecto del alumno. Sin embargo, creen que "un alto porcentaje opta por anotarse en otra carrera en el segundo año".

Mónica Marquina, coordinadora del programa de calidad universitaria, le dijo a Infobae: "Es muy común a esa edad que los estudiantes tengan dudas vocacionales, que se anoten en una carrera y se den cuenta de que no es lo que les gusta. Lo que intentamos es que ese joven no pierda la motivación inicial y no abandone definitivamente el sistema".

Desde el año pasado, el Ministerio de Educación busca mejorar los indicadores a partir del Sistema Nacional de Reconocimiento Académico (SNRA). Del programa participan 86 universidades entre públicas y privadas y, en las últimas horas, dio un paso adelante en la acreditación de equivalencias.

Esta semana, representantes de las distintas las familias de carreras que firmaron convenios en el SNRA dejaron sentado "un principio de acuerdo" para el reconocimiento de cuatro materias comunes a todas ellas. Son cuatro de las disciplinas "duras": matemática, física, química y biología.

Por lo menos matemática y física se repiten en cada una de las familias de carreras involucradas: Ingeniería; Informática; Arquitectura y Diseño; Veterinaria, Ing. Agronómica, en Recursos Naturales, Forestal y Zootecnista; Química, Biología, Farmacia y Bioquímica; Medicina; Odontología; Matemática; Física y Geología. En total, aseguran, hay un total de 400 mil estudiantes.

"Hasta ahora el trabajo se centró en reconocer materias, ciclos o prácticas hacia adentro de las propias familias de carreras. Esta nueva iniciativa da paso a una articulación entre familias diferentes. Da más oportunidades a los estudiantes, especialmente a los alumnos de los primeros años para que no se frustren, no tengan que volver a empezar de cero y dar la misma materia que ya dieron", explicó Marquina.

Según supo Infobae, los delegados están afinando la letra chica del acuerdo que después firmarán los rectores de las universidades. Sucede que los nombres de las materias varían entre las distintas familias de carreras, pero muchas veces los contenidos son los mismos.

Una vez que esté sellado el acuerdo, en principio, el estudiante deberá pedir en su universidad una certificación del trayecto, que después presentará para convalidar la equivalencia. Para el corto plazo, se proyecta que un sistema informático emita el certificado y no sea necesario hacer el trámite.

Seguí leyendo: