Después de momentos de máxima tensión, se levantó esta noche la toma de la Facultad de Psicología de la UBA. La decisión fue aprobada por unanimidad de todas las agrupaciones políticas. Las clases se retomarán el lunes. Antes se realizará un inventario para determinar si falta algo o se provocó algún daño durante la toma y se harán tareas de limpieza.

Durante varias horas se vivió una situación extraña. Dentro de la sede de Independencia, una asamblea encabezada por el Centro de Estudiantes -agrupaciones kirchneristas y de izquierda- y el Partido Obrero definía si continuaba o no la toma. En la calle, en otra asamblea paralela, cientos de estudiantes se manifiestaban en contra de que la facultad continuara con las puertas cerradas.

La facultad de Psicología de la UBA estaba tomada desde el lunes 3 de septiembre. Por entonces, el reclamo era en solidaridad a los docentes universitarios, que se encontraban en plena negociación salarial. Con el conflicto ya cerrado, la facultad continuó hasta hoy con sus puertas cerradas.

La asamblea resultó clave para los 14.000 estudiantes que tiene la facultad. Es que todos ellos corrían serio riesgo de perder el cuatrimestre si continuaba la toma. Para sostener la regularidad de las materias, deben asistir al 75% de las clases de todos los espacios: teórico, práctico y seminario si la materia lo tuviera.

El decano Jorge Biglieri señaló a Infobae: "La toma que no tiene ninguna justificación en términos de reivindicaciones. Son cuestiones, como el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y la ley del aborto, que exceden por mucho a la facultad. Si hoy no se levanta la toma, la situación se complica mucho. Entramos en una zona de riesgo porque encima casi todas las materias tienen dos instancias de evaluación. Los profesores no podrían tomar los parciales".

Clase pública por la toma de la Facultad de Psicología
Clase pública por la toma de la Facultad de Psicología

En caso de que se hubiera decidido mantener la toma, Biglieri había avisado que recurrirían a mecanismos institucionales para resolver el conflicto, en conjunto con el Consejo Superior de la UBA, que ya repudió públicamente la medida de fuerza. En ningún caso, aclaró, se apelará a la violencia.

Lo curioso es que no es el centro de estudiantes, conducido por agrupaciones kirchneristas y de izquierda, quienes tomaron la facultad. Fueron militantes del Partido Obrero quienes, en una asamblea improvisada, definieron la medida de fuerza.

En la última asamblea del martes pasado, cientos de estudiantes se sumaron pero no pudieron torcer la votación. La moción del centro de estudiantes -que era una toma con clases, pero sin ingreso de las autoridades- perdió por 7 votos. En cambio, la apertura total de la facultad perdió por más de 100 votos. La moción que se impuso fue continuar con la toma sin clases.

"En la asamblea vota cualquier persona. Nadie acredita que seas estudiante de Psicología. Lo que se especula es que son compañeros del Partido Obrero que pertenecen a otras facultades. Con la toma no solamente vamos a perder el cuatrimestre. Tengo compañeros no docentes que no pueden ir a cobrar el cheque. Hay docentes que tienen que ir a renovar sus cargos y tampoco lo pueden hacer. Yo no pude presentar mi nota para comenzar la tesis. Muchos que tenían que dar su último final y perdieron la posibilidad de recibirse", contó Alejandro Pioli, alumno de Psicología, a Infobae.

En un principio, la idea era hacer la toma, pero con clases públicas. Sucede que, por un lado, las clases en la calle no tienen validez, no acreditan asistencia. Por ende, si tuvieran clases públicas todo el cuatrimestre, de igual modo, lo perderían. Por otro lado, la ART no cubre los accidentes que pudieran ocurrir fuera de la facultad.

"No tenemos manera de acreditarlas como válidas. Las clases son siempre públicas porque una persona de afuera puede asistir como oyente, pero las clases en la calle son otra cosa. Son un mecanismo de protesta y una forma de llamar la atención. Nadie puede creer que eso puede ser una clase, por el riesgo que se corre y por las condiciones ambientales. Cada estudiante de la facultad tiene un seguro y está la ART para los docentes. Las autoridades tenemos una responsabilidad con la seguridad de los docentes y estudiantes, y el resguardo de los bienes materiales", dijo Biglieri.