Algunas ingenierías clave para el desarrollo nacional apenas reúnen un puñado de graduados: Metalúrgica (13), Petrolera (54), Hidráulica (23), Minera (23), Nuclear (7), Aeronáutica (58), de acuerdo a los últimos datos de la Secretaría de Políticas Universitarias, a los que accedió Infobae. Mientras que en carreras de sociales, abogacía y psicología egresan casi 34.000 alumnos por año. En total, en 2016 se recibieron 8.303 ingenieros; la mayoría en Agronómica, Informática e Industrial.

Un informe del Centro de Estudios de la Educación Argentina (CEA) perteneciente a la Universidad de Belgrano estipuló que la carrera de psicología acumula más de la mitad de los graduados (5.197) que las 32 ramas de ingeniería juntas.

"Se sigue percibiendo la necesidad de ingenieros en el mundo laboral. El desarrollo de un país, en gran parte, depende de ellos. Hay muchas oportunidades en las nuevas tecnologías, en la ingeniería química, en la aeronáutica, el petróleo", dijo a Infobae Alejandro Melamed, experto en recursos humanos. "Hay que abrir la cabeza para pensar que las ingenierías requieren otro tipo de habilidades, más blandas, que desarrollen profesionales integrales", continuó.

Las estadísticas son elocuentes. Los intentos oficiales por aumentar las tasas de egreso en las ingenierías no trajeron los resultados esperados. La apuesta era lograr un ingeniero cada 4 mil habitantes por año. Hoy tan solo hay 1 cada 6.300 habitantes cuando países de avanzada como China tienen 1 cada 2.000.

El dificultoso paso de secundaria a universidad

La principal dificultad radica en la articulación entre la secundaria y la universidad, así quedó plasmado en las pruebas Aprender 2016. Los alumnos del último año de secundario tienen serias dificultades para resolver problemas matemáticos sencillos. En las escuelas públicas, es todavía más alarmante: el 80% está en el nivel básico o por debajo del básico, mientras que en los privados la estadística negativa supera el 50 por ciento.

"Entre el primer y segundo año de la carrera se produce una fuerte caída. En parte lo adjudicamos a los problemas que traen de la secundaria", señaló a Infobae Horacio Salgado, decano de la Facultad de Ingeniería de la UBA.  Además consideró que se infunde un "temor exagerado". "Es cierto que hay una relación entre las ingenierías y matemática, pero no es verdad que son más difíciles que el resto. En Ciencias Económicas hay muchos más inscriptos y la matemática está en toda la carrera", señaló.

Las dificultades en matemática de la secundaria se ven en la universidad (iStock)
Las dificultades en matemática de la secundaria se ven en la universidad (iStock)

Para Salgado, en parte, faltan ingenieros porque "los orientadores terminan desorientando a los chicos que tienen dudas y descartan de raíz la posibilidad de estudiar ingeniería". A diferencia del panorama que se presentó a nivel nacional, en la UBA no hubo una caída en los graduados desde hace años, se mantiene estable entre los 650 y 800 egresados por año.

Para este año, esperan un récord de 7 mil inscriptos al CBC, aunque saben que una buena cantidad ni siquiera comienza la carrera. Después, quienes avanzan en sus estudios no supera el 30% y ahí surge otro problema: el de la retención. En total tienen un padrón de 10 mil alumnos; muchos que se convierten en estudiantes crónicos.

El CBC de Ingeniería, en los últimos años, ajustó su currícula, agregaron tutores, capacitaciones de estudio y preparación de exámenes. También concentran en una de sus tres sedes, la de Las Heras y Pueyrredón, a todos los estudiantes que residen en Capital y la idea es extenderlo al Gran Buenos Aires para lograr "fidelizar" a los chicos.

La UTN, por su parte, reúne el 50% de los estudiantes de ingeniería. En los últimos años, notaron una modificación en la tendencia: cada vez más provienen de colegios privados. Por eso, se acercan a las secundarias públicas y revisan en qué falla la currícula, en qué materias deben trabajar y capacitan a sus docentes para enseñar matemática y física.

En el caso del ITBA, el filtro está en el examen de ingreso y después la matrícula no se desgrana tanto. Antes de la evaluación, ofrecen un curso preparatorio de un cuatrimestre o, en algunos casos, de un año que requiere total disponibilidad y no se puede hacer en simultáneo con el secundario. Gracias a ese curso, sortean las falencias que los chicos arrastran del colegio. Permite que ingrese, en promedio, el 56% de los postulantes. Cuando los alumnos desestiman la instancia de preparación, la tasa de ingreso cae a un 15 por ciento.

En la búsqueda de fortalecer la articulación, dictan clínicas en la secundaria para aunar criterios. "El ingeniero tiene una cosmovisión que ansía transformar el mundo. A diferencia del científico que también trabaja con exactas, no se conforma con comprender la realidad. Es una persona seteada para llevar adelante una acción transformadora", consideró Nicolás Bacqué, director general de desarrollo institucional del ITBA. "Necesitamos ese tipo de profesionales. Mientras más haya, mejor nos va a ir", agregó.

LEA MÁS: