El corte se originó en el llamado “corredor litoral” (Shutterstock)
El corte se originó en el llamado “corredor litoral” (Shutterstock)

Volvió la energía eléctrica, pero la tensión no afloja. Que un país entero –y varias ciudades vecinas también– se hayan quedado sin luz buena parte del domingo, en un hecho que por magnitud no tiene precedentes, provocó conmoción en el Gobierno y las empresas vinculadas, muchas de las cuales también tienen participación estatal.

Hoy está todo bajo investigación. Una pesquisa que el Gobierno, por medio del secretario de Energía, Gustavo Lopetegui, estima que durará unos 15 días. Luego de eso se sabrá qué dicen las "cajas negras" del sistema eléctrico local. Es la figura de los desastres aéreos que usaron los funcionarios para describir el análisis de miles de datos informáticos que quedaron registrados en servidores y grafican la actividad de torres, sensores y todos los equipos que componen la red nacional.

Transener, la principal empresa de transporte de energía del país, está en el ojo de la tormenta. Si bien desde ambas partes reconocen que "colaboran y trabajan en conjunto, con reuniones diarias", tanto en la conferencia de prensa del domingo como en una ronda con periodistas de ayer se notó la tensión entre los funcionarios y los ejecutivos de la compañía operada por Pampa Energía, el gigante del sector propiedad del empresario Marcelo Mindlin.

El 49% de las acciones de Transener cotizan en la bolsa local y el 51% restante se divide en partes iguales entre Pampa y Iaesa, la ex Enarsa, perteneciente al Estado. "Pero la operación del negocio es 100% de Pampa", aclaran las fuentes oficiales cada vez que pueden. "Lopetegui está muy enojado por lo que pasó, aunque no se sepan los detalles. Y también por cómo la empresa decidió comunicar la crisis, o no hacerlo", aseguran en el sector. Los ingenieros de Transener, poco acostumbrados a las cámaras y flashes, fueron "casi a la rastra" a los encuentros con los periodistas, según la misma fuente.

Marcelo Mindlin (Revista Forbes)
Marcelo Mindlin (Revista Forbes)

La danza de rumores comenzó el mismo domingo pasadas las 7 de la mañana, con el apagón. Lo cierto es que el Gobierno estaba en un esquema de uso intensivo de energía proveniente de centrales hidroeléctricas, que es más barata y permite ahorrar costos. ¿Eso, sumado a los errores técnicos y quizás a algunas demoras en obras, facilitaron el colapso? Es una de las hipótesis dentro de una de eventual cadena de errores.

No es Transener quien decide el despacho de energía, lo hace Cammesa. Transener puso el bypass para que el corredor litoral pudiera transportar más energía mientras se reparaba la torre, pero decide Cammesa y es la que tiene como misión minimizar los costos

Si bien resta esperar los resultados de la investigación –y descartar definitivamente las opciones de atentados o sabotajes, algo que por lo bajo todos los involucrados en el tema ya hacen–, el relevamiento será sobre el rol de Transener en los términos de su contrato de concesión. "Si llegara a comprobarse que hubo alguna falla grave en los tendidos, los sistemas automatizados de alertas o los softwares que controlan todo, puede haber desde multas muy altas hasta la revocación del contrato", asegura una fuente del sector. El Estado aún no estimó las pérdidas económicas del corte.

"El régimen de penalizaciones es muy fuerte", admitió ayer ante una pregunta de Infobae Carlos García Pereira, gerente general de Transener.

Qué se sabe sobre lo que pasó

Según detalló Infobae ayer, con palabras del propio García Pereira, hubo dos fallas en el "corredor Litoral". La primera en el tendido Colonia Elía-Estación Mercedes se resolvió bien, de manera automática con los sistemas de contingencia. Pero segundos después hubo otra en el tramo Colonia Elía-Campana que no fue exitosa y terminó contagiando a todo el sistema.

Juan Garade, secretario de Recursos Renovables y Mercado Eléctrico, y el director de Transener, Carlos García Pereira
Juan Garade, secretario de Recursos Renovables y Mercado Eléctrico, y el director de Transener, Carlos García Pereira

Una parte de esos tendidos está en reparación. Se trata de la llamada Torre 412, que no funciona porque se está por caer: está dentro del río Paraná, con su estructura muy deteriorada, justo arriba del puente Zárate-Brazo Largo. Como está fuera de operación fue "bypasseada" por otras dos torres. "El bypass se podría haber evitado, lo propusimos nosotros. Si no estaba la contingencia hubiera sido mucho menor y se hubiera resuelto de manera más simple", dijo el máximo ejecutivo de Transener. ¿A quién le hicieron esa propuesta no escuchada, al Estado? ¿Cuándo? La pregunta se la hizo llegar hoy Infobae a la empresa, que pidió un tiempo para responderla y luego optó por confirmar que no lo haría. 

"No es Transener quien decide el despacho de energía, lo hace Cammesa. Transener puso el bypass para que el corredor litoral pudiera transportar más energía mientras se reparaba la torre, pero decide Cammesa y es la que tiene como misión minimizar los costos", explican fuentes cercanas a la investigación.

Cammesa, la empresa del Estado que regula el mercado mayorista eléctrico, por el momento tiene casi nula participación pública luego del apagón. El subgerente general de Cammesa, Jorge Ruisoto, estuvo con Lopetegui frente a las cámaras el domingo, pero respondió una breve pregunta. El gerente general es Mario Cairella y el presidente es Juan Garade, el secretario de Recursos Renovables y Mercado Eléctrico, el segundo de Lopetegui. No son pocos en el sector los que señalan que si bien Transener es responsable por la transmisión en la zona en la que se produjo el origen del corte masivo, parte de los controles y procedimientos también están a cargo de Cammesa.

Seguí leyendo: