Banco Central (NA)
Banco Central (NA)

La euforia se detuvo, aunque el precio del dólar indique lo contrario. El riesgo país es el indicador que hay que mirar con atención porque su nivel va a marcar cuán cerca o lejos se está de un probable default. El indicador de JP Morgan por debajo de 500 puntos permite conseguir dinero genuinamente en el mercado de capitales.

Además, el movimiento coincidió con una fuerte caída de las reservas de casi USD 1.000 millones, resabio de maniobras del Gobierno anterior cuando mandaba a las provincias a endeudarse a tasas elevadas para alimentar sus reservas. El otro elemento inesperado fue la suba del petróleo por los incidentes con dos buques de Irán que transportaban crudo a Rusia.

Esta situación hizo que subir del precio del Bono del Tesoro de Estados Unidos y que su rendimiento baje a 2,09 por ciento. El riesgo país argentino sintió el golpe y bajó redujo apenas 0,59% a 843 puntos básicos. Los incidentes con Irán preocuparon al mundo y disparó los precios del crudo. El Brent, que es el petróleo de referencia de la Argentina, aumentó nada menos que 4% y se situó sobre los 60 dólares un precio muy conveniente para la explotación de Vaca Muerta.

Pero el incidente, también hace renacer la aversión al riesgo y afecta a los precios de los bonos de países emergentes y perjudica a la Argentina.

Lo cierto es que en una jornada donde se notó la paralización de la dolarización de las carteras, el dólar mayorista bajó 33 centavos a $44,37 con fuertes negocios por USD 1.009,4 millones lo que demuestra que los exportadores no estuvieron solos en la oferta del billete norteamericano. El cierre fue cerca de los mínimos del día. En el mejor momento, tocó 44,77 pesos.

En bancos y casas de cambio, donde opera el público, el dólar cayó 26 centavos a 44,62 pesos.

La performance del peso argentino se luce cuando se ve que el dólar, según el índice DXY, subió 0,08% frente a las principales monedas del mundo, quedó a la par con el real y el peso chileno y perdió 0,20% frente al peso mejicano.

Las Letras de Liquidez (Leliq) continuaron con su tendencia a bajar la tasa. Esta vez, el Banco Central colocó $234.815 millones a 7 días a 67,31% anual. Esta tasa es 0,67 puntos inferior a la del día anterior y de a poco se está acercando al nivel histórico más bajo. El monto captado, permitió reducir el circulante en $ 9.200 millones. En otras palabras, la plaza seguirá seca.

A pesar de que podía haber expandido dinero y bajar mas la tasa, un dato preocupó al Banco Central. La inflación de mayo fue de 3,1%. Se esperaba que fuera 3% o menos. Pero el lado positivo es que mostró una tendencia descendente respecto a los meses anteriores que alienta el optimismo del Central sobre conseguir rápidos resultados en domar al costo de vida.

Las reserves recibieron un fuerte golpe. Bajaron USD 997 millones a 63.780 millones a pesar de que se ganó con la suba de 0,70% del oro. Pero, además de los USD 60 millones que se licitaron hubo que pagar un bono de la deuda de la provincia de Buenos Aires por USD 840 millones. Estos bonos van a seguir apareciendo y son consecuencia de que el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner necesitaba dólares porque sus reservas se agotaban y mandaron a la provincia a endeudarse al exterior. El Central le compraba los dólares a $8, mientras en el mercado marginal cotizaba a 14 pesos.

YPF fue el otro "buque madre" que se usó para captar dólares para alimentar las reservas que caían día a día porque se importaban alrededor de USD 50 millones de petróleo y gas licuado, debido al subsidio de las tarifas de gas, luz y combustibles.

Por eso la provincia de Buenos Aires e YPF quedaron sobre endeudadas y uno de los autores de este sobre endeudamiento fue el ex ministro de Economía, Axel Kicillof, hoy es candidato a gobernador bonaerense. A partir de ahora, se van a ver varios vencimientos de las provincias, especialmente las petroleras, que eran enviadas a buscar los dólares que al Gobierno no le prestaban.

 

La Bolsa, como se preveía, padeció la lógica toma de ganancias que sobreviene después de un par de ruedas de euforia. El S&P Merval, el índice de las acciones líderes, perdió 0,69% con un elevado monto de negocios por $2.117 millones que triplica lo que se venía negociando hace unas semanas.

Los ADR's argentinos -certificados de tenencias de acciones que cotizan en Wall Street- también tuvieron una mala rueda. Las bajas más importantes fueron las de Pampa Energía (-3,77%) y las de IRSA Propiedades Comerciales (-3,74%). Entre las pocas subas, lo destacado fue Mercado Libre (+1,92%).

El viernes será una jornada de más cautela. La suba del petróleo introdujo un elemento nuevo en la economía y una inflación que sigue elevada preocupa. Tal vez se vea una recuperación del precio del dólar. La duda es que pasará con los bonos de la deuda argentina. Es clave que siga la recuperación para reducir el riesgo país.

Seguí leyendo: