Banco Central
Banco Central

El Banco Central parece haber encontrado el punto de equilibrio en una tasa de 50 por ciento. En la licitación de Letras de Liquidez pagó esa tasa, aunque dejó sin renovar $28.500 millones porque no acepta la tasa más alta que le piden los bancos que se ven presionados por sus clientes para mantener los depósitos a plazo fijo. El stock de estos títulos bajó a los niveles de principio de febrero, alrededor de $850 mil millones.

Por esta pulseada, en las últimas cuatro ruedas liberó al mercado $100 mil millones. El jueves se verá el impacto de estos fondos. Será otro test para saber que porcentaje de los que retiran fondos de los bancos van al dólar.

Por de pronto, con esta tasa rondando 50% y liberando pesos, el dólar mayorista tuvo otra caída leve de 6 centavos a 38,83 pesos. En una semana, la divisa bajó 75 centavos al tiempo que el Banco Central emprendía un rally que elevó la tasa promedio de Leliq de 46% a 49,98 por ciento. El dólar en bancos y casas de cambio, tuvo una caída de 12 centavos a 39,83 pesos.

El problema es que el fin de me, es un obstáculo para ver mejor el desempeño del mercado porque las urgencias distorsionan el comportamiento de los inversores. Hay que compensar las pérdidas de fin de mes en los mercados de futuro y hacer frente a distintos pagos. Son los días favorables para el peso y negativos para el dólar. También habrá que esperar al viernes para saber como fue la evolución de los plazos fijos. La semana pasada cayeron $10 mil millones.

En bancos y casas de cambio el dólar bajó 12 centavos a 39,83 pesos (Adrián Escandar)
En bancos y casas de cambio el dólar bajó 12 centavos a 39,83 pesos (Adrián Escandar)

En pocos días, también habrá que enfrentar el dato de la inflación de febrero que puede alcanzar a 4% y generar inquietudes porque cualquier tasa de interés va a parecer baja frente a semejante número.

A todo esto, las reservas cayeron tan solo USD 5 millones a $66.985 millones a pesar de que en el exterior se ganaron 32 millones por la suba del oro y del euro. El único pago que se hizo fue de 2 millones a Brasil para compensar operaciones de intercambio comercial.

El riesgo país, cedió 0,43% a 688 puntos básicos por la baja del Bono de Tesoro de Estados Unidos. Los bonos locales cayeron, pero al bajar el dólar se compensó esa baja.

El fin de me, es un obstáculo para ver mejor el desempeño del mercado porque las urgencias distorsionan el comportamiento de los inversores

La Bolsa siguió su derrotero negativo. Se podrá poner como excusa al mundo que no tuvo un buen día por el conflicto en el sudeste asiático, pero la realidad es que los balances no vienen bien. El negarles a las
empresas el ajuste por inflación hace daño en sus números.

El monto de negocios subió 20% a $556 millones. El S&P Merval, el índice de las acciones líderes, perdió 1,89% y cerró muy cerca de los mínimos de 2% del día. Los bancos y las compañías de electricidad fueron los que encabezaron las caídas. Supervielle perdió 4,28% y Galicia, 4,08%. Pampa Energía bajó 4,13% y Edenor, 3,85 por ciento.

Fuente: Rava
Fuente: Rava

En Wall Street a los ADR's argentinos, no les fue bien. Los certificados de tenencia de acciones que cotizan en dólares, no están pasando por un buen momento. La sorpresa fue el alza de 20,89% de MercadoLibre que con esta suba pasa a ser el ADR's que más subió en lo que va del año: 52,53% en dólares. La suba fue porque el balance de la la empresa en el cuarto trimestre exhibió ganancias de U$D 420 millones porque cambió su estructura para bajar los costos y por la renta de su negocio de pagos.

El riesgo país, cedió 0,43% a 688 puntos básicos por la baja del Bono de Tesoro de Estados Unidos

Lo demás fue para abajo. Banco Supervielle bajó 4,80% y Galicia 4,21 por ciento. Lo positivo es que la mayoría de los ADR's presentan ganancias en lo que va del año.

Para mañana se espera un movimiento intenso por el cierre de las operaciones de fines de mes y el tema central es ver si el dólar detuvo su caída porque está a punto de perforar la banda inferior de la línea de flotación. En este punto es importante, lo que decida el FMI respecto al próximo ingreso de USD 10.700 millones a la Argentina. Hasta ahora ese dinero sólo puede cancelar deuda en divisas; no puede ser utilizado para intervenir en el mercado.

Seguí leyendo: