El juicio es por la expropiación de la aérea de bandera durante el kirchnerismo (Agustín Marcarian)
El juicio es por la expropiación de la aérea de bandera durante el kirchnerismo (Agustín Marcarian)

La firma de financiamiento de litigios británica estadounidense Burford Capital Limited, que el año pasado le había ganado a la Argentina un juicio en el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi) por la expropiación de Aerolíneas Argentinas, informó que vendió su inversión en Teinver –controlada por los ex dueños de Marsans, titulares en su momento de la área de bandera local– por USD 107 millones.

Burford no cobró el juicio ganado en 2017 (por USD 140 millones) y ahora decide no esperar más y liquidar su tenencia por completo. Los nombres de los compradores no fueron informados.

Teinver le había que transferido a Burford, a cambio de USD 12,8 millones, las facultades de litigar contra el país por la expropiación de Aerolíneas y Austral. Ahora, la firma genera un altísimo retorno de 736% (o USD 94,2 millones) y el Estado argentino tiene nuevo acreedor de un juicio ya perdido.

Chris Bogart, CEO de Burford
Chris Bogart, CEO de Burford

"La transacción de Teinver representa un paso más en el desarrollo de un mercado secundario para litigios y riesgos de arbitraje. Para nosotros es eficiente mover inversiones en el mercado secundario a medida que maduran y obtener liquidez para continuar haciendo nuevas inversiones", dijo Christopher Bogart, CEO de Burford, en un comunicado. "Lograr certeza y efectivo para esta inversión, a un precio atractivo, es un resultado altamente deseable para nosotros".

También litigante por YPF

Burford también les compró los derechos de litigar a los agentes liquidadores del juicio contra el país por la estatización de YPF. Pagaron USD 15 más gastos, y ya vendieron el 30% de su tenencia a otros inversores por USD 130 millones. Ganancias aseguradas que podrían ser mayores aún: el restante 70%, aún en manos de Burford, tendría un valor de al menos USD 700 millones (que podrían llegar a USD 2.000), según la propia compañía.

El caso se cursa en tribunales estadounidenses y podría llegar, eventualmente, a la Corte Suprema de ese país por las cifras involucradas.