José Luis Valls, chairman de Nissan para Latinoamérica.
José Luis Valls, chairman de Nissan para Latinoamérica.

Luego de un 2017 con muestras de estancamiento, la industria automotriz tuvo un arranque de año que evidencia un cambio de tendencia. En febrero, las terminales produjeron 60% más de unidades que en el mismo mes de 2017. Y las ventas al exterior treparon cerca de un 50%. Pese al envión de la industria, desde Nissan advirtieron que "hoy por hoy Argentina no es competitiva".

José Luis Valls, chairman de Nissan para América Latina, reconoció esta desventaja pero aseguró que se está trabajando en toda la cadena de valor par revertir eso. "Si queremos crecer tenemos que ser competitivos desde el punto de vista de los costos y sostenibles respecto al tipo de cambio", enfatizó.

"Tenemos una situación de insumos importados, por eso estamos trabajando fuerte y apostando a la integración local, que en un principio será de 35% para llegar a niveles del 40% para el segundo año de producción", explicó el ejecutivo en una charla a solas con un grupo de periodistas en San Pablo, luego de anunciar que antes de fin de año llegará al mercado latinoamericano el Nissan LEAF, el auto eléctrico más vendido en el mundo.

Sin embargo, Valls es más que optimista. Dijo que la compañía viene creciendo al 80% hace dos años y que en 2018 crecerá entre 75% y 80% en la Argentina. Es que la automotriz nipona comenzará la producción de su pick-up NP 300 Frontier a partir del segundo semestre del año.

De nacionalidad argentina, llegó a Nissan en 2011. Su experiencia le permite decir que ve señales muy positivas en la región, principalmente en Argentina y en su socio Brasil. "Japón nos sigue apoyando. Había un escepticismo muy grande al principio y ahora ya empiezan a ver resultados muy sólidos en Latinoamérica y muy fuertes en la Argentina. Hay mucho entusiasmo sobre lo que está pasando en el país", enfatizó.

"Las proyecciones para este año están muy cerca de la meta oficial del 1.000.000 de 0 Km. La Argentina va a estar produciendo pronto niveles cercanos a las 400 mil pick-up por año", afirmó el ejecutivo, quien destacó además que se empezando a tener flujo de productos de Brasil que antes no había, tras la reactivación económica.

El objetivo de la marca nipona es posicionar la Frontier, la pick-up que producirá en su planta de Santa Isabel, Córdoba, a partir de agosto este año tras una inversión de USD 600 millones. Además, allí fabricará dos modelos más para sus socios Renault y Mercedes Benz.

Respecto a Brasil, Valls aseguró que para 2018 "las ventas estarán rondando los 2.4 millones de unidades. El mercado en Latinoamérica ha crecido un 12%, y nosotros hemos duplicado eso llegando a casi 25%. Mucho de eso tiene que ver con el modelo Kicks, que fue un gran suceso desde que lo lanzamos en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro", explicó.

Nissan LEAF llega a la Argentina

El viernes pasado, Valls confirmó el arribo del Nissan LEAF a 8 países de América Latina para antes de marzo de 2019. Sin embargo, el ejecutivo explicó que la demora dependerá de los tiempos de homologación del vehículo y de la disponibilidad de volumen mínimo para comenzar las operaciones, ya que, según indicó, "hay lista de espera de seis meses para adquirirlo".

Nuevo Nissan LEAF
Nuevo Nissan LEAF

El nuevo Nissan LEAF tiene una autonomía ampliada de 378 kilómetros aproximadamente. Una carga doméstica completa puede demorar unas 6 horas mientras que en las estaciones de carga rápida (con 400 volts) se puede completar el 80% de la batería en media hora.

En este sentido, Valls explicó que se está dialogando con todos los actores del sector para contar con la infraestructura necesaria para "que su uso no afecte la vida cotidiana de la gente".

"La curva de adopción de un auto eléctrico es lenta al principio, pero la tecnología avanza. Si en Argentina se soluciona el problema de la infraestructura, creo que la curva de adopción va a ser muy rápida", agregó.

Respecto a precios, Valls no dio precisiones. "El precio es limitante porque es una tecnología cara. En la Argentina, el beneficio está en el descuento en el arancel de importaciones", señaló. El último modelo que salió al mercado norteamericano a principios de año cuesta cerca de 30.000 dólares.

Seguí leyendo