Una de las entidades del campo se retiró de la Mesa de las Carnes y se tensa la relación con el Gobierno

Los dirigentes de Confederaciones Rurales Argentinas comunicaron la decisión a la Mesa en las últimas horas. Ya se habían retirado del Consejo Agroindustrial. El rechazo a las medidas oficiales de intervención en los mercados

Jorge Chemes, presidente de CRA.
Jorge Chemes, presidente de CRA.

Según confirmaron diferentes fuentes a este medio en las últimas horas, se oficializó por parte de la dirigencia de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) la decisión de retirarse de la Mesa de las Carnes, un espacio donde diversos actores de la cadena junto a equipos técnicos del Gobierno definen las políticas públicas para el sector ganadero. La entidad ya había renunciado a su participación en el Consejo Agroindustrial Argentino (CAA), junto a Federación Agraria Argentina y la Sociedad Rural Argentina.

Jorge Chemes, presidente de la entidad ruralista, explicó la situación hermanando la disposición de dejar ambos espacios, ya que consideró que sería una contradicción si se quedan dentro de la Mesa de las Carnes, instrumento técnico del Consejo Agroindustrial. “Creemos que si nos vamos de la entidad, lo lógico es que tampoco participemos en las comisiones que corresponden al mismo”, describió Chemes en declaraciones radilaes. Por su parte, Martín Rapetti, el ahora ex representante de CRA en la Mesa, mantiene la línea de su presidente y agregó: “Respetuosos de nuestro consejo interno, nos retiramos y dejamos abierta la posibilidad de volver si es que la Mesa de las Carnes abandona el Consejo Agroindustrial o se da otra variable”.

La ruptura de las entidades gremiales con el Consejo Agroindustrial sigue mostrando un alto tenor de tensión en la relación de la Mesa de Enlace con los espacios intersectoriales dispuestos, en particular la Mesa de las Carnes, y también con el Gobierno, en medio de la implementación de medidas de intervención en la exportación de carne vacuna, maíz y trigo.

Por otro lado, la conducción de Federación Agraria Argentina mantiene su silla en la mesa ganadera, pero sus bases insisten en que también deben dejar de participar en dicho ámbito. Tal es el caso de la filial Bragado, de vital importancia dentro de la entidad, quien a través de su presidente Walter Malfatto, expresó su deseo de retirarse del espacio ganadero: “Creo que debemos mantener la unión de la Mesa de Enlace, y si una entidad se retira, se tendrían que ir las demás. Las filiales vamos a elevar el pedido formal”, señaló.

En 2019, la Mesa de las Carnes en la Rural de Palermo. (Archivo)
En 2019, la Mesa de las Carnes en la Rural de Palermo. (Archivo)

A raíz de estos portazos sectoriales y acusaciones puntuales hacia el Gobierno Nacional, se da una controversia a partir de la conducción de la mesa ganadera, que sigue siendo coordinada por un ex presidente de CRA, Dardo Chiesa, quien pasó de la entidad gremial a dirigir los destinos de la mesa citada. Otro de los que quedó en una situación incómoda es Matías Lestani, ex asesor económico de la entidad ruralista y futuro Secretario de Agricultura, quien formará parte de esta mesa, pero sentado en otra silla.

Los motivos

El quiebre de relaciones entre la Mesa de Enlace y el Consejo Agroindustrial tuvo su origen definitivo en la idea del Gobierno de instalar un fideicomiso de trigo y maíz, donde el Gobierno propone mediante los aportes del sector de los exportadores de cereales, que seguramente serán descontados del precio al productor, compensar a molinos y avícolas por la suba de los precios internacionales del trigo y el maíz. ¿Para qué? Para que los altos precios de esos granos no impacten luego en la provisión al mercado interno de ciertos alimentos básicos.

Los dirigentes marcan este punto como de inflexión para la salida del Consejo Agroindustrial. Nicolás Pino, máxima autoridad de la Sociedad Rural Argentina, manifestó que ese rumor que dejó circular el Gobierno “fue el empujón que necesitavamos. Hasta ahí llegó nuestra entidad” dijo días atrás. Además, Jorge Chemes mantuvo la línea de su par admitiendo que hace más de un año se venía planteando la posibilidad de retirarse del CAA. “Esta decisión fue precipitada por la idea de conformar este fidecomiso, ya que se trata de una nueva transferencia de recursos del sector productivo a la industria. Se trata de una retención encubierta ya que los fondos serán tomados del precio del productor”.

Hay que recordar que en varias oportunidades los integrantes del Consejo Agroindustrial Argentina manifestaron su rechazo a la creación del fideicomiso y a las medidas de intervención en los mercados, y también aseguraron que no están relacionados con las mismas. “No se ha participado en las mesas de trabajo sobre las regulaciones de exportación para la carne bovina ni tampoco en las propuestas del gobierno de constituir fideicomisos para productos derivados del trigo y del maíz. Nos hemos expresado en múltiples ocasiones, de manera clara y concreta en contra de cualquier tipo de restricción a las exportaciones, ya que consideramos que son el factor principal de generación de divisas y creación de empleo que ayudará a nuestro país a salir de la crisis y mejorar los índices de calidad de vida de nuestros compatriotas”, dijeron días atrás en un comunicado.

Una de las tantas reuniones del ex presidente Mauricio Macri con los integrantes de la Mesa de las Carnes.
Una de las tantas reuniones del ex presidente Mauricio Macri con los integrantes de la Mesa de las Carnes.

La Mesa de las Carnes, espacio de encuentro no institucionalizado, fue creado hace seis años como un gesto de resistencia a la intervención del kirchnerismo en el mercado ganadero. En la Exposición Rural de Palermo de 2015 más de treinta entidades de la cadena de ganados y carnes fundaban esta Mesa. En aquel momento, su primer reclamo fue terminar con la intervención del Gobierno de Cristina Kirchner, que en esos momentos se manifestaba en los ROE Rojos, o permisos de exportación, y con las famosas retenciones que tenían una alícuota del 15%.

Por dichas medidas de intervención, la Argentina perdió mercados de exportación, 10 millones de cabezas del stock vacuno y hubo cierre de frigoríficos y pérdida de fuentes de trabajo. Con la llegada de Cambiemos al Gobierno, el panorama empezó a cambiar, y fue imposible no asociar esa Mesa con el oficialismo. Fueron varios los encuentros que se realizaron entre las partes. Todo lo contrario sucede con la actual gestión presidencial, donde hasta el momento Alberto Fernández no ha convocado a la Mesa.

Los integrantes de la cadena abrevaron de esa asociación con el Gobierno de Mauricio Macri porque lograron instalar en esos cuatro años una agenda que no solo incluyó la eliminación de retenciones y de los permisos de exportación, sino que incorporó temas como la competencia desleal en la cadena, con la instauración de nuevos controles impositivos, junto con la recuperación del verdadero rol de la ex ONCCA en lo que respecto al control comercial. Hoy la Mesa de las Carnes está en medio de una situación complicada, que deberá fortalecer a través de la unión de todos los eslabones, para hacer frente a medidas oficiales que no generan confianza y previsibilidad, y no resuelve los problemas del sector y los consumidores.

SEGUIR LEYENDO: