El fuerte impacto de las trabas a la exportación de carne: el país dejó de percibir más de USD 800 millones en 2021

Son datos aportados por los especialistas del Rosgan. Además, hubo una pérdida de ingresos de 408 millones de dólares entre mayo y noviembre

Fueron importantes las pérdidas que generó al país, la decisión oficial de intervenir en las exportaciones de carne vacuna (EFE/Cézaro De Luca/Archivo)
Fueron importantes las pérdidas que generó al país, la decisión oficial de intervenir en las exportaciones de carne vacuna (EFE/Cézaro De Luca/Archivo)

En materia de exportaciones de carne vacuna, el 2021 fue un año en el que, para muchos, Argentina volvió al pasado a partir de las medidas de intervención que se implementaron con el objetivo de generar una baja en el precio al consumidor. De acuerdo al último relevamiento de precios minoristas elaborado por el Instituto de Promoción de Carne Vacuna Argentina (IPCVA), de diciembre, el valor promedio de los distintos cortes de carne vacuna consumidos en el mercado interno aumentó más de un 60% en el último año. Son unos 10 puntos por sobre el incremento general de precios con el que, se estima, cerrará el año pasado.

No solamente no se alcanzó el objetivo, sino que se generó un daño importante en los diferentes eslabones de la cadena de ganados y carnes. En tiempos del kirchnerismo, una medida similar provocó una enorme caída del stock vacuno y la pérdida de fuentes laborales por el cierre de plantas frigoríficas. Desde mayo de 2021 y hasta finales de dicho año, el gobierno de Alberto Fernández implementó decretos y resoluciones que anunciaban cierres de exportaciones, aperturas parciales, cupos, cortes prohibidos, precios cuidados, derivando en una enorme pérdida no solamente para el sector sino también para el país en su conjunto.

En tiempos del kirchnerismo, una medida similar provocó una enorme caída del stock vacuno y la pérdida de fuentes laborales por el cierre de plantas frigoríficas

Un informe realizado por los especialistas del Mercado Rosario Ganadero (Rosgan), en base a datos del Indec, reflejó que en los primeros once meses del 2021 las exportaciones de carne vacuna alcanzaron las 428.500 toneladas peso producto, y a lo que hay que sumar unas 94.130 toneladas de huesos bovinos, que en su conjunto permitieron el ingreso de más de 2.500 millones de dólares, una baja de un 8% en volumen y sin modificaciones en los ingresos totales comparados con los de igual período, reflejando el buen escenario de precios internacionales. El valor promedio lo comercializado en el período analizado, incluyendo los huesos, asciende a USD 4.827 por tonelada, casi un 10% superior a los valores registrados en igual período del año pasado, variación que estaría más que compensando la caída registrada en volumen.

Ahora, si el análisis del Rosgan se limitara solamente a lo sucedido con las exportaciones de carne vacuna, la merma del volumen exportado en los primeros once meses del año asciende al 18% anual. Más aún, si a los efectos de analizar el impacto de las medidas implementadas, la comparación la realizamos considerando los volúmenes embarcados a partir del mes de mayo, la caída asciende al 27,5% interanual en lugar del 8% que muestran las estadísticas totales.

Detalle de las exportaciones de carne vacuna durante 2021. (Rosgan)
Detalle de las exportaciones de carne vacuna durante 2021. (Rosgan)

Por otro lado, el estudio privado analizó lo que Argentina dejó de generar como consecuencia de las restricciones a las exportaciones de carne implementadas por el Gobierno. En ese sentido, se detalló que en el período de vigencia de las medidas, entre mayo y noviembre, nuestro país exportó unas 325 mil toneladas totales, incluyendo huesos, lo que equivale a unas 78.000 toneladas al momento de realizarse la comparación interanual. Y si se toma el precio promedio registrado durante dichos meses, que fue de USD 5.232 por tonelada, se registró una pérdida de ingresos para el país de unos 408 millones de dólares en tan solo siete meses.

Otro impacto

El momento en que la coalición gobernante eligió para impulsar las medidas de intervención, fue cuando el mundo empezó a demandar más carne por la recuperación de los niveles de consumo tras el fuerte primer impacto de la pandemia de coronavirus y con una oferta ciertamente limitada para responder a este crecimiento.

Es decir, la Argentina desaprovechó una enorme oportunidad al aplicar restricciones a las exportaciones, y de hecho hasta el momento previo a las mismas había una tendencia de crecimiento de los embarques, donde entre enero y abril de 2021 el volumen exportado aumentó un 19% interanual, y las proyecciones señalaban un posible escenario de alcanzar un volumen de comercialización al mundo de 1.000.000 de toneladas en 2021.

Si el análisis del Rosgan se limita sólo a lo sucedido con las exportaciones de carne vacuna, la merma del volumen exportado en los primeros once meses del año asciende al 18% anual

Con todos los antecedentes anteriormente mencionados, y con un valor promedio de USD 5232 la tonelada, el informe privado sostiene que el volumen que potencialmente la Argentina dejó de capturar en dicho período, que fueron unas 155 mil toneladas, el ingreso de divisas que ha perdido el sector y el país en su conjunto asciende a más de 800 millones de dólares.

“Una vez más, viejas recetas que parten de hipótesis complemente erróneas como la de suponer que limitar al mercado exportador redundaría en algún tipo de beneficio para el mercado doméstico, terminan derrumbándose por el peso de los datos. Hoy sabemos que, además de la pérdida generada en materia de exportaciones, lo que se adoptó bajo el argumento de controlar la suba de precios de la carne que llega a ´la mesa de los argentinos´tampoco fue conseguido”, señalaron desde Rosgan.

SEGUIR LEYENDO: