Emmanuel Álvarez Agis dijo que aumentar salarios y planes sociales “puede ser contraproducente” y se refirió al riesgo de la hiperinflación

El ex viceministro de Economía de Cristina Kirchner alertó que el Gobierno “puede descarrilar la economía” si avanza con incrementos de los ingresos en medio de la escalada inflacionaria. Propuso “subir retenciones, cerrar las exportaciones o poner cupos” para contener la suba de precios en alimentos

Emmanuel Álvarez Agis, ex viceministro de Economía (Maximiliano Luna)
Emmanuel Álvarez Agis, ex viceministro de Economía (Maximiliano Luna)

El ex viceministro de Economía durante el gobierno de Cristina Kirchner, Emmanuel Álvarez Agis, se metió de lleno en uno de los principales problemas del país y que divide las aguas en el Frente de Todos. La economía abordada desde la puja distributiva, la administración del gasto público y cómo contener a una sociedad cada vez más pobre en medio de la escalada de precios. El ex funcionario del Palacio de Hacienda en tiempos de Axel Kicillof, dijo que aumentar salarios y planes sociales “puede ser contraproducente” y alertó sobre la posibilidad de avanzar hacia un contexto de hiperinflación.

Álvarez Agis mencionó que “en ámbitos empresariales se escuchan quejas sobre el déficit fiscal” y se pide “bajar los impuestos”. “Es como tirarse un vaso de agua en la cabeza y quejarse de que está mojado, obviamente que en una economía trabajada reclamos tenemos todos”, manifestó señalando similitudes en “el contenido” con el reclamo que llevan a cabo piqueteros que exigen un programa social. En ese sentido, planteó que “cada uno como empresario, economista, trabajador o integrante de los movimientos sociales, tiene que autoexigirse un mínimo requisito de consistencia; no se puede a la mañana decir ‘suban los planes sociales’ y a la noche pedir ‘bajen el déficit fiscal’. Este gobierno, el próximo y los que vengan, van a tener que elegir en esta disyuntiva”, enfatizó.

“A la política se le plantea la urgencia de una tasa de inflación totalmente disparada, y disparada en un lugar muy sensible que son los alimentos. Si el problema de cualquier reactivación económica fuera subir el gasto público o el problema de cualquier caída del poder adquisitivo del salario fuera aumentar las paritarias, viviríamos en un mundo de absoluta felicidad y pleno empleo”, analizó.

En declaraciones a Radio con Vos, Álvarez Agis, quien se define como “alguien que cree que el Estado tiene que intervenir en la economía” y que no cree que “el resultado del libre juego de la oferta y la demanda nos soluciona los problemas a todos”, advirtió por la situación que atraviesa el país sumada al contexto internacional agravado por la invasión de Rusia a Ucrania, y expresó que “la solución intuitiva de aumentar los salarios, aumentar los planes sociales, las paritarias y el gasto puede terminar siendo contraproducente porque con esta velocidad de la inflación es como ir manejando a 180 kilómetros por hora”. “Si hacés una mala maniobra la economía puede descarrilar”, agregó preocupado.

Con proyecciones por encima del 60 y hasta el 70 por ciento, al ser consultado por la posibilidad de alcanzar un escenario hiperinflacionario, Álvarez Agis resumió que él contempla “10 puntos para chequear” si la economía puede ir a una espiral de precios de los cuales ve que “aparecieron dos o tres que hace seis meses no estaban”. “Cuidado, porque estamos ingresando en una zona que no necesariamente deriva en una espiralización -probablemente no derive en una hiperinflación- pero tampoco quiero que me pregunten en tres meses si una inflación de tres dígitos se puede denominar conceptualmente ‘inflación alta’... ya cuando nos estamos haciendo esa pregunta nos tapó el agua”, alertó.

“Es super necesario cambiar el eje y entender que poner como objetivos 1, 2 y 3 bajar la inflación, no es ortodoxo ni neoliberal, es la mejor política que podés hacer para bajar la pobreza”, señaló como prioridad.

"Tenes una Cristina que dice ‘hay que aumentar los ingresos’ y un Gobierno que dice ‘mirá, tengo que aumentar la electricidad, el gas, el tipo de cambio, por el acuerdo con el FMI’" (REUTERS)
"Tenes una Cristina que dice ‘hay que aumentar los ingresos’ y un Gobierno que dice ‘mirá, tengo que aumentar la electricidad, el gas, el tipo de cambio, por el acuerdo con el FMI’" (REUTERS)

Retomando el escenario internacional y cómo impacta el contexto bélico en la economía argentina, opinó que “tenemos que discutir una medida que garantice que los alimentos no se vayan a un lugar imposible”. En ese sentido piensa que “si es necesario hay que sacrificar algo de reservas”, y propuso “subir retenciones, cerrar las exportaciones o poner cupos”.

Al respecto, criticó que “al Banco Central se le escaparon 30 mil millones de dólares porque el desapalancamiento de las compañías argentinas llegó a los 20 mil millones de dólares” y porque recordó que en 2021 el PBI estaba en el mismo nivel que en 2019, “técnicamente -1%”. Entonces, si “las importaciones el año pasado fueron 16% más alto que en 2019, esos son 10 lucas. ¿Qué estamos haciendo, desustituyendo importaciones? ¿O hay gente que está consiguiendo dólares a 100 y los está vendiendo a 200 pesos. Soy el primero que quiere que Argentina proteja su industria, pero si yo te protejo y para comprarme un pantalón tengo que esperar al aguinaldo, no me cierra. Si te protejo y me das una tarjeta, y me puedo ir de vacaciones pero me cobrás más caro que Miami, no me cierra, y si te protejo te doy los dólares y para comprar un auto necesito 50 salarios y esperar seis meses a que me lo entregues, no me cierra”.

Pese a su cuestionamiento, dijo que “hacer perfecto estas cosas no va a bajar ni 10% la inflación”. “Hay que encarar este tema de frente porque el que está perdiendo es el pobre”, insistió.

No obstante, para avanzar con soluciones, consideró resolver la interna del Frente de Todos: “No puede ser que en el Gobierno hayan 10 tipos que dicen ‘vamos para el norte’ y 10 que te dicen ‘vamos para el sur’. Eso pasa con la puja de precios y salarios, tenes una Cristina que dice ‘hay que aumentar los ingresos’ y un Gobierno que dice ‘mirá, tengo que aumentar la electricidad, el gas, el tipo de cambio, por el acuerdo con el FMI’”. “Tenemos que tener un Gobierno fuerte, sólido y unido que vaya a un esquema de política antiinflacionaria que va a tener componentes ortodoxos pero que le tiene que agregar un componente heterodoxo que es la desindexación”, propuso.


SEGUIR LEYENDO: