Alberto Fernández dialogó con Kristalina Georgieva, quien le confirmó que el viernes estará aprobado el nuevo programa con el FMI

Durante la videoconferencia también estuvo Martín Guzmán, que se encuentra en Francia negociando con el Club de París. El Presidente enfatizó a la directora gerente del FMI que el acuerdo fue respaldado por amplias mayorías en Diputados y el Senado, pese a la resistencia política de Cristina y Máximo Kirchner

Alberto Fernández y la titular del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, en una comunicación virtual anterior (EFE/Esteban Collozo)
Alberto Fernández y la titular del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, en una comunicación virtual anterior (EFE/Esteban Collozo)

Alberto Fernández mantuvo una videoconferencia con Kristalina Georgieva para analizar la situación económica global causada por la guerra ilegal de Rusia contra Ucrania y enfatizar el respaldo político que obtuvo el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) durante su debate en el Congreso.

“Una muy constructiva conversación con el Presidente Alberto Fernández. Consideramos el fuerte compromiso de la Argentina para hacer que su programa económico sea un éxito”, posteó Georgieva en su cuenta oficial de Twitter, al concluir el encuentro virtual.

Junto al Presidente y la directora gerente del Fondo se alineó Martín Guzmán, que protagoniza un viaje relámpago a Francia para negociar la deuda pendiente con el Club de París. Georgieva adelantó a Alberto Fernández y a su ministro de Economía que el board del FMI aprobará -este viernes- el acuerdo para refinanciar los 45.000 millones de dólares que contrajo Mauricio Macri en 2018.

“Los objetivos del programa, son los objetivos del Gobierno”, remarcó Alberto Fernández frente a Georgieva para descartar cualquier posibilidad de cambio ante la presión de Cristina Fernández de Kirchner, Máximo Kirchner, La Cámpora y el Instituto Patria.

La directora gerente siempre planteó a Guzmán que la Casa Rosada “debía adueñarse” del programa que sería acordado con el FMI -a diferencia de lo que sucedió con la administración de Macri-, y en este sentido el jefe de Estado ratificó que su decisión de cumplir con las temas previstas en el acuerdo que se aprobará el viernes en Washington.

La promesa de Alberto Fernández está en jaque por la guerra de Rusia contra Ucrania. La suba formidable de los combustibles y de los alimentos conspiran contra las metas acordadas después de una larguísima negociación entre la Argentina y el staff del FMI.

El presidente y Georgieva compartieron la misma preocupación sobre el impacto económico y social de la guerra en Europa, pero coincidieron en describir que el acuerdo tiene un sendero fiscal posible que excluye un programa de ajuste y que ataca la inflación como fenómeno multicausal.

Alberto Fernández y Kristalina Georgieva durante la videoconferencia realizada para analizar la negociación con el FMI y la situación económica global
Alberto Fernández y Kristalina Georgieva durante la videoconferencia realizada para analizar la negociación con el FMI y la situación económica global

La videoconferencia se extendió por media hora. Alberto Fernández estaba en su despacho de Balcarce 50, Georgieva en sus oficinas de Washington y Guzmán en la residencia del embajador argentino en Francia. El ministro de Economía aprovechó la oportunidad para comentar su última negociación con el Club de París, y la directora gerente para ratificar que el board aprobará -con silenciosas resistencias- el acuerdo entre Argentina y el FMI.

La confirmación explicitada por Georgieva abre un camino favorable a las negociaciones que emprende Guzmán en la capital de Francia. Sin acuerdo del directorio del Fondo, es imposible cerrar una refinanciación de la deuda que Argentina mantiene con el Club de París.

Hace un año, el titular del Palacio de Hacienda logró “un puente de tiempo” para evitar un default con el Club de París. Ahora, ese plazo se vence y Argentina debería pagar cerca de 4.000 millones de dólares antes que concluya marzo.

Es poco probable que Alberto Fernández autorice ese pago. Guzmán se mueve por Francia con la orden presidencial de refinanciar la deuda con vencimiento inmediato, y Georgieva ya sabe -aunque no lo dice en público- que Argentina busca una postergación de los pagos con el Club de París.

Tras el voto favorable del directorio, el FMI desembolsará 9.800 millones de dólares en Derechos Especiales de Giro (DEG,s). Ese montó servirá para cancelar la deuda de marzo -2.800 millones de dólares- y el resto engrosará las reservas del Banco Central.

Georgieva confirmó que eso sucederá durante el viernes 25 de marzo. De todas maneras, por instrucción directa de la administración de Joseph Biden, Argentina tiene plazo hasta el próximo 31 de marzo para cancelar la deuda prevista en el crédito Stand-By que tomó Macri durante su gestión.

Alberto Fernández cortó la videollamada con su objetivo cumplido. Ratificó ante Georgieva que las internas del Palacio no va a afectar el acuerdo con el FMI. Y exhibió cierto optimismo respecto a la negociación con el Club de París.