Auge y debacle de Pan Am: la increíble historia de la que fue la aerolínea más grande del mundo

Fue pionera en la aviación comercial y la principal compañía aérea de EEUU hasta 1991. Las razones, incluyendo un atentado terrorista, que llevaron a su desaparición

Pasajeros embarcando en el aeropuerto de Nueva York en un "clipper" de Pan Am, destino a Londres, en el año 1958
Pasajeros embarcando en el aeropuerto de Nueva York en un "clipper" de Pan Am, destino a Londres, en el año 1958

Fundada en 1927 bajo el nombre de Pan American World Airways, comúnmente conocida como Pan Am. Fue en su momento la aerolínea más importante de los Estados Unidos, transportando cada año cerca de 11 millones de personas por todo el mundo.

Fue tan importante que incluso aparece en productos de la cultura popular como en el film “Atrápame si puedes” protagonizado por Leonardo Di Caprio y con la actuación de Tom Hanks, en el cual interpreta a un falso piloto de Pan Am que se dedica al engaño y la estafa.

La compañía ganó su reconocimiento no sólo por la cantidad de vuelos que efectuaba, sino también como pionera en muchas innovaciones que sentaron las bases de la aviación comercial y por haber “abierto” rutas internacionales que ninguna otra compañía cubría antes que ella. Fue así un ícono de la cultura del siglo XX y suerte de aerolínea de bandera extraoficial de los Estados Unidos.

Un logo de la compañía, en la década del cuarenta
Collection/Getty Images)
Un logo de la compañía, en la década del cuarenta Collection/Getty Images)

Nacimiento y primeros pasos

El primer vuelo comercial de pasajeros de Pan Am se llevó a cabo el 16 de enero de 1928, entre Key West, estado de Florida y La Habana, la capital cubana. Por aquellos años en los Estados Unidos regía la ley seca -prohibía la comercialización y consumo de alcohol- por lo que Cuba se volvió muy interesante para los estadounidenses. No solo podrían disfrutar de la hermosa isla, sino también emborracharse a gusto. De hecho, Pan Am se asoció con la marca de ron cubano Bacardí en una campaña publicitaria en la que alentaban los viajes a Cuba.

En sólo dos años la empresa expandió sus rutas hacia México, Colombia, Panamá, Brasil y la Argentina entre otros destinos latinoamericanos. Pero como en algunos de ellos no había una buena infraestructura aeronáutica, decidió volar con hidroaviones. A eso se debe la gran similitud del uniforme de los tripulantes con los de la Marina

Leonardo di Caprio, como Frank Abagnale, un falso piloto que durante dos años engañó a la compañía y hoy es consultor del FBI
Leonardo di Caprio, como Frank Abagnale, un falso piloto que durante dos años engañó a la compañía y hoy es consultor del FBI

Al poco tiempo se asoció con una compañía panameña llamada Grace, y así surgió Pan American Grace Airways, o Panagra, que volaba por el océano Pacífico mientras que Pan Am lo hacía por el Atlántico. En Brasil también hizo una alianza con una empresa local y así nació Panair Do Brasil.

Segunda Guerra Mundial

Pan Am participó activamente de la Segunda Guerra Mundial gracias a su experiencia en vuelos internacionales. La empresa contaba con más vuelos de esa clase que la propia fuerza armada de los Estados Unidos, por lo que tuvo un rol importante en el conflicto bélico, transportando incluso el uranio que se utilizaría en la fabricación de la primera bomba atómica.

Además ofreció pilotos, aviones, transportó suministros y hasta contribuyó en la construcción de aeropuertos.

Un anuncio publicitario de la empresa en su momento de gloria: primera en el Atlántico, primera en el Pacífico, primera en América Latina, primera en todo el mundo
Un anuncio publicitario de la empresa en su momento de gloria: primera en el Atlántico, primera en el Pacífico, primera en América Latina, primera en todo el mundo

Años de posguerra y auge

Una vez que finalizó el conflicto bélico volvió a la actividad aerocomercial poniendo a volar algunos de los modelos de avión más extraordinarios para su época como el Constellation y el Boeing 377 Stratocruiser, además de promover el diseño y fabricación del primer gran reactor, el Boeing 707.

Para el año 1958 Pan Am tenía vuelos de pasajeros hacia todos los continentes del planeta con excepción de la Antártida. Pero el gran hito de su historia llegaría 12 años después.

El gran éxito de Pan Am fue el de haber sido la aerolínea para la cual se construyó el Boeing 747 que modificaría para siempre la aviación de pasajeros gracias a su gran tamaño y capacidad de transportar más del doble de lo que lo hacía el Boeing 707. Ahora un avión comercial podía llevar un máximo de 550 pasajeros en su interior.

El equipo de boxeo de EEUU a su regreso de las Juegos Olímpicos en Helsinki, Finandia, en el año 1952. Vuelo internacional, vuelo Pan Am
El equipo de boxeo de EEUU a su regreso de las Juegos Olímpicos en Helsinki, Finandia, en el año 1952. Vuelo internacional, vuelo Pan Am

Fue a comienzos de ese año, más precisamente el 22 de enero, cuando se realizó el primer vuelo del B-747 entre Nueva York y Londres. Gracias al nuevo aparato Pan Am transportó 11 millones de pasajeros a alrededor de 86 países durante 1970.

Pan Am era sin dudas la aerolínea más reconocida en todo el mundo. Sus publicidades hacían énfasis en los grandes lujos a bordo de sus aviones, la comodidad y se acompañaban del slogan “la aerolínea con más experiencia en el mundo”

Para esos años Pan Am era sin dudas la aerolínea más reconocida en todo el mundo. Sus publicidades hacían énfasis en los grandes lujos a bordo de sus aviones, la comodidad y se acompañaban del slogan “la aerolínea con más experiencia en el mundo”.

Quedarse sin nafta

Para comprender cómo una compañía aérea super exitosa llegó a la bancarrota hay que remontarse a la crisis del petróleo de 1973. En aquel entonces la Organización de Países Árabes Exportadores de Petróleo (OPEP) impuso un embargo a los países que apoyaran a Israel en la guerra Yom Kippur, por supuesto que entre los afectados estaba Estados Unidos, y el precio del barril de crudo aumentó en un 300%.

Este golpe afectó a Pan Am más que a otras compañías aéreas ya que era la única estadounidense que realizaba vuelos de larga distancia, además sus Boeing 747 no eran rentables para vuelos domésticos y debido a la crisis que atravesaba el mundo, la demanda de vuelos transcontinentales disminuyó significativamente.

Un Boeing 747 de Pan Am, sobrevolando como un pájaro majestuoso sobre un paisaje impresionante
Un Boeing 747 de Pan Am, sobrevolando como un pájaro majestuoso sobre un paisaje impresionante

El panorama alrededor de Pan Am comenzaba a desmoronarse, la empresa estaba en una situación de sobrecapacidad y entre los años 1969 y 1976 se estima que perdió 364 millones de dólares. Fue en ese momento cuando intentó fusionarse con American Airlines o United para poder realizar vuelos domésticos, pero las compañías regionales se negaron e incluso fueron al Congreso a acusar que Pan American World Airways estaba llevando a cabo prácticas monopólicas.

Condena aérea

La imposibilidad de Pan Am para realizar vuelos de cabotaje explica en parte su caída. Por ejemplo la empresa cuando volaba desde Nueva York hacia el mundo, debía regresar a los Estados Unidos por San Francisco, o viceversa, ya que no podía volar sobre el territorio estadounidense.

Sin embargo en 1978, con la ley de desregulación de las líneas aéreas Pan Am sí podía fusionarse con otra compañía y operar en cielos estadounidenses. Fue entonces que compró National Airlines por 437 millones de dólares para hacer uso de las rutas nacionales e intentar sobrevivir a la crisis que padecía.

Una posta-obsequio de Pan Am, de su operación en Miami, cerca del año 1940
(Jim Heimann Collection/Getty Images)
Una posta-obsequio de Pan Am, de su operación en Miami, cerca del año 1940 (Jim Heimann Collection/Getty Images)

El problema fue que eran dos empresas contrapuestas. Pan Am era una aerolínea sofisticada que se había destacado por su servicios de lujo y de grandes aviones, National Airlines era todo lo contrario: una pequeña empresa local con aviones diferentes y una gestión muy distinta. Al año de fusionarse Pan Am perdió 18.9 millones de dólares a pesar de haber vendido en 400 millones su icónico edificio en Manhattan, el “PanAm Building”, hoy rebautizado como “MetLife Building”.

Pese a todo esto, seguía siendo una empresa icónica y en la cual mucha gente confiaba para sus viajes. O así fue hasta el 21 de diciembre de 1988 cuando el Vuelo 103 de Pan Am sufrió un atentado. En el vuelo que iba desde el Aeropuerto de Londres-Heathrow hacia Nueva York, una bomba que había sido colocada en el avión estalló cuando sobrevolaba el pueblo de Lockerbie en Escocia. Unas 270 personas fallecieron y las autoridades encontraron negligencia y culpabilidad de Pan Am.

Un avión de Pan Am en la terminal Heathrow, en Londres, en 1973. En esa década comenzaron los problemas, con el brutal aumento de los precios del petróleo. Pan Am tenía los vuelos más largos y la cuenta de combustibles más cara
Un avión de Pan Am en la terminal Heathrow, en Londres, en 1973. En esa década comenzaron los problemas, con el brutal aumento de los precios del petróleo. Pan Am tenía los vuelos más largos y la cuenta de combustibles más cara

Los protocolos de seguridad de la compañía fueron apuntados y así la credibilidad y la imagen de Pan Am decayó, esto sumado a que debió pagar 350 millones de dólares por el accidente. Fue la gota que rebalsó el vaso.

El 8 de enero de 1991 Pan Am se declaró en bancarrota y tras una feroz lucha por ver quién adquiría los restos de la empresa, Delta Airlines logró la mayoría al precio de 1.4 billones de dólares. Pan Am todavía tenía la esperanza de fusionarse con Delta y sobrevivir pero, al darse cuenta esta última que la vieja estrella de los cielos perdía 3 millones al día, detuvo el flujo de dinero. Así, el 4 de diciembre de ese año, una llamada de las oficinas centrales de Pan Am ponía punto final, “Shut it down” se escuchó del otro lado del teléfono y ese fue el fin de quizás la empresa aérea más importante de la historia.

SEGUIR LEYENDO: