Otra señal del Gobierno al empresariado: enviará a su plana mayor a la conferencia anual de la UIA

El Poder Ejecutivo espera un apoyo del sector privado para el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Con presencia de varios ministros, Alberto Fernández podría cerrar el jueves la cumbre industrial

Alberto Fernández, en el acto del Día de la Industria del 2020
Alberto Fernández, en el acto del Día de la Industria del 2020

El Gobierno nacional enviará a algunos de sus principales funcionarios a la Conferencia Industrial que organizada a partir de hoy por la Unión Industrial Argentina (UIA), en la que se espera un cierre protagonizado por el presidente Alberto Fernández y en un evento en el que también estarán ministros como el de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, el de Trabajo, Claudio Moroni, el canciller Santiago Cafiero y el presidente del Banco Central Miguel Pesce, entre otros.

Para un sector del empresariado en las últimas semanas el Poder Ejecutivo dio marcha, tras la derrota electoral el 14 de noviembre en los comicios legislativos, un proceso de acercamiento a las cúpulas del “círculo rojo”, del que espera para las próximas semanas algún tipo de apoyo para contar con un consenso amplio -que también incluya a la oposición y a los gremios- sobre la negociación en marcha con el Fondo Monetario Internacional, que podría ingresar en estos días en zona crítica.

El propio presidente de la UIA y anfitrión este miércoles y jueves en el evento que tendrá lugar en Costanera Norte, Daniel Funes de Rioja, había asegurado hace algunos días en diálogo con Infobae que detectaba “un actitud” distinta desde el oficialismo hacia los ejecutivos del sector privado en las últimas semanas.

Para un sector del empresariado en las últimas semanas el Poder Ejecutivo dio marcha, tras la derrota electoral el 14 de noviembre en los comicios legislativos, un proceso de acercamiento a las cúpulas del “círculo rojo”

Para llevar adelante su despliegue de buenas intenciones ante el empresariados, Alberto Fernández cuenta con varias cartas. Una de las principales es el secretario de Asuntos Estratégicos Gustavo Beliz, una suerte de “libero” en la relación con los hombres y mujeres de negocios, que levantó el perfil en las últimas semanas y que se dejó ver en distintos eventos públicos donde mantuvo conversaciones y encuentros cara a cara con representantes del sector privado.

La semana pasada, por ejemplo, acompañó al jefe de Gabinete, Juan Manzur, a un encuentro con el Consejo Interamericano de Comercio y Producción (Cicyp), que nuclea al G6 de las cámaras empresarias sectoriales más representativas de la Argentina y un puñado de influyentes ejecutivos de distintos sectores. El lunes pasó un par de horas por el encuentro de fin de año de Cippec, la organización de políticas públicas, y fue uno de los funcionarios de gobierno más abordados por empresarios, entre las bandejas de empanadas, bruschettas de queso de cabra y vino en la tarde noche de la Rural.

Pocos días después de las elecciones, Beliz reactivó un foro como el Consejo Económico y Social, que fundó Alberto Fernández con empresarios, gremialistas y académicos para eludir la discusión urgente de temas coyunturales y apuntar a políticas de mediano o largo plazo, y del que, por el momento, solo hubo acuerdo transversal para una serie de proyectos de ley sectoriales que fueron en rigor elaborados en distintos ministerios del área económica.

Wado de Pedro, Daniel Funes de Rioja, Juan Manzur y Gustavo Beliz, en la última reunión de Cicyp
Wado de Pedro, Daniel Funes de Rioja, Juan Manzur y Gustavo Beliz, en la última reunión de Cicyp

Otro alfil en la relación con el sector privado es el ministro del Interior Eduardo “Wado” de Pedro. La semana pasada encabezó, a salones de distancia en el mismo hotel en que Beliz y Manzur almorzaban en Cicyp, una reunión con empresarios españoles. Alberto Fernández lo había sentado ya en la mesa con CEOs que había organizado pocos días antes de las elecciones, en la que les adelantó a los hombres de negocios que luego de los comicios sobrevendría una aceleración de las negociaciones con el FMI.

Este miércoles y jueves el Gobierno enviará a funcionarios de primera línea a la cumbre fabril de fin de año. El primer día pasarán por Costanera Norte el jefe de Gabinete Juan Manzur en la apertura del evento, el canciller Santiago Cafiero en un panel que compartirá con el vice de la UIA Miguel Acevedo y que llevará como nombre “Política externa para el desarrollo exportador”, el embajador en Brasil Daniel Scioli, el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, junto al directivo de Techint Luis Betnaza, que moderará el apartado: “El desafío exportador y la balanza cambiaria: financiamiento para la producción”.

El jueves, en el día de cierre, estarán presentes el presidente de YPF, Pablo González, el ministro de Desarrollo Productivo Matías Kulfas, que formará parte de un panel de nombre “Política industrial para exportar valor argentino”, el ministro de Trabajo Claudio Moroni, que junto al dirigente de la CGT Héctor Daer intercambiarán pareceres en la última actividad de la conferencia industrial sobre “El camino a la empleabilidad”.

El cierre, se prevé, será con la presencia de Alberto Fernández, junto a Funes de Rioja. El Gobierno había “vaciado” el último gran evento de la Unión Industrial a principios de septiembre, cuando envió solamente al secretario de Industria, Ariel Schale, y la entonces secretaria de Comercio Interior, Paula Español, al festejo por el Día de la Industria, en momentos en que había una tensión elevada entre la entidad fabril y el Poder Ejecutivo.

Este miércoles y jueves el Gobierno enviará a funcionarios de primera línea a la cumbre fabril de fin de año. Pasarán Matías Kulfas, Juan Manzur, Santiago Cafiero, Miguel Pesce y Claudio Moroni

Poco tiempo antes había tenido lugar un recambio de autoridades en la UIA que llevó a funcionarios del Gobierno nacional a asegurar, por lo bajo, que se trataba de una conducción “política” de la entidad empresaria, a la que identificaban como opositora a la política económica de la Casa Rosada. En ese acto en José C. Paz, incluso, hubo una suerte de “esgrima” discursiva entre Funes de Rioja y Schale sobre qué postura deberían tomar los industriales ante las políticas económicas hacia ese sector que implementó el Frente de Todos.

“A mí me llegaron a decir que era un rupturista, un rompedor, y nunca lo fui”, se defendió en estos días en conversaciones privadas el industrial alimenticio y jefe de Copal. Esta semana podría haber, en ese sentido, algún gesto recomponedor. El Poder Ejecutivo, además, buscará esta semana un apoyo empresarial para la negociación técnica con el Fondo Monetario que, si sucede como desea el equipo económico, terminaría en los próximos días y se enviaría para su discusión en el Congreso.

La tenaza para conseguir ese consenso general se completará con la presencia, este miércoles por tarde del ministro de Economía, Martín Guzmán, ante la plana mayor de la CGT, ante quienes también buscará un respaldo para llevar adelante el nuevo programa económico con el organismo.

SEGUIR LEYENDO:

Información provista porInvertir Online