El dólar en 2022: el Gobierno planea un esquema de “devaluación en cuotas” para salir del atraso

El equipo económico buscará evitar a toda costa un salto discreto del tipo de cambio. Los economistas creen que la suba el año próximo oscilará entre 40% y 60%

FOTO DE ARCHIVO: Una ilustración fotográfica muestra billetes de 100 dólares estadounidenses, Tokio, 2 de agosto de 2011. REUTERS/Yuriko Nakao
FOTO DE ARCHIVO: Una ilustración fotográfica muestra billetes de 100 dólares estadounidenses, Tokio, 2 de agosto de 2011. REUTERS/Yuriko Nakao

Si en algo coinciden bancos de inversión de Wall Street, economistas locales e inversores en general es que el Gobierno no podrá mantener el ritmo de aumento en dosis homeopáticas del dólar oficial luego de las elecciones. Desde las usinas oficiales busca descartar un salto devaluatorio discreto, porque considera que no tendría ningún resultado práctico: sería una mejora competitiva de corto plazo, pero que rápidamente se perdería por un salto inflacionario. El objetivo sería avanzar en un plan de “devaluación en cuotas”, es decir un ajuste cambiario que arrancaría en el verano. El tipo de cambio oficial cerró ayer a $ 97,80.

Los economistas que integran el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del Banco central esperan un tipo de cambio de $ 153,5 para fin del año próximo. Una suba del dólar de ese alcance implicaría un ajuste de aproximadamente un 43% en 2022, es decir prácticamente en línea con la inflación esperada para el año que viene. En caso de verificarse este escenario, el titular del Banco Central, Miguel Pesce, retomaría la política que venía llevando adelante hasta principios de este año, es decir ajustar el dólar en línea con el aumento de la inflación para no perder competitividad. El pronóstico para este año es que la inflación arañe el 50%, mientras que el dólar oficial seguiría muy de atrás con un aumento de sólo 29%.

El equipo económico descarta la posibilidad de una devaluación brusca cómo sucedió en enero de 2014, porque sólo generaría un mayor salto inflacionario. El objetivo, que el FMI ve con buenos ojos, es apuntar a un esquema de “devaluación en cuotas”, que arrancaría en el verano

Sin embargo, a partir de una orden del ministro de Economía, Martín Guzmán, se desacopló la suba del tipo de cambio oficial a la evolución de la inflación: 1% de la primera contra 3% en promedio de la segunda. Atrasar el dólar no es gratuito. Si bien es útil como ancla antiinflacionaria, genera otros problemas. El más visible es el aumento de la brecha cambiaria, que volvió a niveles del 75%.

Otro de los problemas de planchar el tipo de cambio es que alienta las expectativas de devaluación futura. Es decir que los inversores se van adelantando a lo que luce inevitable, que es un sinceramiento del tipo de cambio oficial y actúan en consecuencia. Ésta es posiblemente la principal causa por la cual el Tesoro no logró renovar la totalidad de vencimiento de títulos de corto plazo en pesos a lo largo de agosto.

La promesa del equipo económico de evitar una devaluación brusca es en principio creíble para el mercado. El estricto cepo cambiario permitiría seguir administrando el tipo de cambio, pero sin flexibilizar las actuales restricciones para el acceso a los dólares oficiales.

Por lo tanto, el escenario que imaginan tanto en Economía como en el Banco Central es que se vaya a una suerte de “devaluación en cuotas”, un esquema que sincere gradualmente el dólar oficial y permita ir cerrando la brecha. La suba del tipo de cambio sería como mínimo similar a la inflación. Pero algunas consultoras como Econviews van más allá y plantean que el ajuste del tipo de cambio oficial sería del 60%: de esta forma también se recuperaría el terreno perdido contra la inflación del 2021.

El aumento del tipo de cambio es sin lugar a dudas uno de los temas más sensibles para el año próximo. El peligro principal es que al encarecer el ingreso de insumos importados se produzca un fuerte salto de la inflación. Lo positivo es que se trataría de la medida más razonable para achicar la brecha cambiaria y evitar que se siga disparando el tipo de cambio libre.

La escasez de reservas es un gran condicionante para el manejo del tipo de cambio. El Banco Central terminó con saldo neutro en agosto y las reservas líquidas bajarán a menos de USD 5.000 millones para fin de año. Por lo tanto, el margen para mantener el tipo de cambio usando las reservas es mínimo.

Con este escenario, además, el FMI obligaría al Gobierno a sincerar los distintos tipos de cambios, achicar las brechas y reducir en forma gradual las fuertes restricciones al movimiento de capitales.

SEGUIR LEYENDO

Últimas Noticias

Cuando una vivienda sale a escena: cuánto sale un dúplex reciclado y lujoso respaldado en la técnica del “Home Staging”

Totaliza 256 m2 en Palermo Chico, se refaccionaron los ambientes y también se ofrece en alquiler. Su decoración puede ser vital para captar compradores

La juventud y el campo: ve al agro como principal actividad económica del país, pero le preocupa el medio ambiente, la “alimentación consciente” y el trato a los animales

La Universidad Austral realizó un trabajo de investigación con jóvenes de entre 18 y 29 años, quienes consideraron al agro como “la mayor fuente de ingresos de divisas”, pero lo asociación también a otras cuestiones a las que prestan más atención que los mayores

Todo lo que hay que saber sobre el medio aguinaldo de diciembre: cómo es para jubilados, pensionados y beneficiarios de la Anses

Se trata del segundo pago del sueldo anual complementario (SAC) a los trabajadores de empresas privadas y del sector público que los empleadores deben abonar antes del sábado 18 de este mes

El Gobierno creó un programa para fiscalizar el trigo transgénico HB4

Se busca controlar así la variedad tolerante a la sequía, desarrollada por la empresa Bioceres. Las principales componentes de la medida. Cuál es el alcance de la reciente aprobación de Brasil, el principal comprador del cereal, a la nueva variedad

Mientras negocia con el FMI, Guzmán recibió a Kulfas y Feletti para discutir sobre inflación y el esquema de precios para 2022

El ministro busca armonizar la negociación con el organismo y avala los acuerdos de precios como un mecanismo contra la “inflación inercial”. De este modo, también se busca despejar la idea de que la salida de Débora Giorgi, que no alcanzó a asumir, sea el principio de una escalada de conflictos internos
MAS NOTICIAS
Información provista porInvertir Online