Mala nota en un ranking de The Economist: Argentina está en el puesto 45 entre 50 países según el ritmo de vuelta a la normalidad pre-pandemia

El semanario británico mide la actividad en comercios, cines, espacio público y otros sitios para comparar con la situación previa al COVID-19 en las economías más grandes del mundo

Adultos mayores reciben la vacuna contra la COVID-19 en una jornada de vacunación en la Provincia de Buenos Aires (EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo)
Adultos mayores reciben la vacuna contra la COVID-19 en una jornada de vacunación en la Provincia de Buenos Aires (EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo)

Un monitor elaborado por el semanario británico The Economist que mide el tiempo que pasan las personas en su casa, en comercios, espacios públicos, oficinas, cines y otros sitios para compararlo con la situación previa a la irrupción de la pandemia de COVID-19 ubica a la Argentina en el puesto 45° de un total de cincuenta países relevados. Sólo Chile está por debajo en la región, mientras que Perú, Brasil y otros países seriamente golpeados por el virus están más cerca de volver a la normalidad.

Argentina se ubicó con un puntaje de 52,9. En el primer puesto está Hong Kong, con 96,3 –una recuperación casi total– y en el fondo de la tabla está Malasia, con una calificación de 27,3 unidades.

El ranking, que está actualizado con datos al 30 de junio pasado, también remarca que en las dos semanas previas a esa fecha la Argentina fue uno de los países qué más avances en dirección a una normalización experimentó. Quedó décimo entre los cincuenta mercados analizados. En ese indicador de mayores mejorías y caídas, la puntuación de India es la que más aumentó, pero desde un nivel muy bajo. Sudáfrica es el país que más bajó después de anunciar nuevas restricciones para sofocar un aumento de las infecciones.

Las lista de The Economist
Las lista de The Economist

The Economist elaboró un “índice de normalidad” para comprobar cómo cambió, y sigue cambiando, el comportamiento a causa de la pandemia. El indicador se enfoca sobre las 50 economías más grandes del mundo y comprende ocho indicadores, divididos en tres ámbitos. El primero es el transporte y los viajes: el transporte público en las grandes ciudades, la congestión del tráfico en esas mismas ciudades y el número de vuelos internacionales y nacionales. El segundo es el ocio y el entretenimiento: el tiempo que se pasa fuera de casa, los ingresos en las boleterías de cine (una medida aproximada de la asistencia al cine) y la asistencia a eventos deportivos profesionales. El tercero es el comercio y el trabajo: la afluencia a las tiendas y la ocupación de las oficinas (medida por la afluencia al lugar de trabajo en las grandes ciudades).

Los datos previos a la pandemia están fijados en 100, por lo que el puntaje que se le asigna a cada país indica que recorrido le queda a cada país para volver a ese punto de partida que –admiten los autores– no es seguro que alguna vez se vuelva a alcanzar, dado que aún en un escenario post-pandemia las costumbres no tienen por qué volver al punto de partida. Por ejemplo, la asistencia a oficinas podría nunca terminar de normalizarse dado el boom del teletrabajo, la asistencia a cines no necesariamente regresará a la situación inicial y muchos otros sectores pueden sufrir fenómenos similares.

El promedio de cada categoría medida
El promedio de cada categoría medida

A nivel global, el índice de normalidad cayó en picada en marzo de 2020, ya que muchos países impusieron restricciones estrictas a sus ciudadanos. Cayó tan bajo como a 35 en abril de 2020, antes de mejorar gradualmente en los meses siguientes.

Hoy el mundo se sitúa en 66, lo que sugiere que las 50 economías más grande del mundo ya recorrieron aproximadamente la mitad del camino de vuelta a la vida anterior a la pandemia. Algunos indicadores, como la congestión del tráfico y el tiempo que se pasa al aire libre, se han recuperado más rápidamente que otros, especialmente la asistencia a los deportes y los vuelos. La media mundial, sin embargo, oculta una gran variación entre países.

El índice de normalidad cayó en picada en marzo de 2020, ya que muchos países impusieron restricciones estrictas a sus ciudadanos. Cayó tan bajo como a 35 en abril de 2020, antes de mejorar gradualmente en los meses siguientes.

La actividad volvió a la normalidad en ninguno de los países que sigue el índice. El indicador de China volvió brevemente a los niveles anteriores a la pandemia durante las celebraciones del año nuevo lunar en febrero -debido en parte a la recaudación récord de las boleterías de cine-, pero el país ocupa ahora una posición intermedia. Hong Kong y Nueva Zelanda -dos lugares que aplicaron medidas eficaces contra el coronavirus y que sufrieron relativamente pocas muertes- ocupan actualmente el primer puesto de nuestra tabla. Malasia, que está sufriendo una oleada de infecciones mortales causadas por la variante Delta, más contagiosa, ocupa el último lugar.

Con 52,9 puntos en el indicador, la Argentina se ubica bien por debajo de la media con sólo cinco países que tienen un camino aún más largo hacia la normalidad. De la región, el único que está por detrás de Argentina es Chile, con 51,1 puntos.

Perú, con 56,1, Brasil con 60,6 están más arriba en el ranking aunque bien por detrás de México, que quedó décimo con 80,2 puntos que indican que la normalidad pre pandemia está alcanzada en un 80% en el país.

SEGUIR LEYENDO:

Información provista porInvertir Online