En el post-cierre de los mercados, hubo fuertes bajas de las acciones argentinas que cotizan en Wall Street

La decisión de MSCI sobre la Argentina llegó luego del cierre de los mercados pero los ADR en Estados Unidos registraron la decepción de los inversores

Foto: REUTERS/Carlo Allegri
Foto: REUTERS/Carlo Allegri

La calificación de Morgan Stanley Capital Investment (MSCI) para la Argentina, “standalone”, que es las más baja que se le puede otorgar a los activos financieros de un país, se conoció después del cierre de los mercados. Pero tras la noticia, las cotizaciones en Nueva York de los certificados de tenencia de acciones argentinas (ADR’s), estaban con bajas importantes. Loma Negra se derrumbaba 9,04%. Entre los bancos el más perjudicado era Supervielle que, después de la buena rueda de ayer, caía 5,12%; Banco Galicia y BBVA, algo más de 3%. YPF cedía 3,26%; Central Puerto, 4,65% y Edenor, 3,17%.

El Banco Central, atento a estas señales, está preparando un gran despliegue para hoy. De hecho, ayer tuvo que trabajar a destajo para contener a los dólares financieros. Utilizó más de USD 45 millones nominales (USD 16 millones en efectivo) en bonos AL30C para calmar al contado con liquidación que abrió a $ 168. Luego de que la entidad que preside Miguel Pesce interviniera, cerró a $163,94, el mismo valor que el día anterior. Pero también intervino en moneda local con el AL30 por USD 72,8 millones nominales equivalentes a $4.263 millones, $700 millones por encima del día anterior. Con esto logró que el MEP cerrara en $162,03 con una suba de $ 1.04 porque tuvieron mucho canje de MEP a dólar cable.

“Están interviniendo a dos manos y lo están haciendo mal porque podrían conseguir el mismo resultado si fueran más cautos y no pagaran lo primero que le piden”, señaló un operador.

En el mercado de las mesas de dinero donde se opera con el GD30 libremente, el contado con liquidación aumentó 73 centavos a $ 168,50 y el MEP avanzó 70 centavos a $ 162,90.

El mercado libre, donde se opera el dólar “blue”, se pobló de compradores. No les gusta lo que está sucediendo en la Argentina. Y acá las razones no son de alto vuelo técnico porque acá las manos son más chicas. Pero no es difícil ver la inflación que se viene tras los aumentos de las últimas paritarias, el pago de aguinaldo y la devolución del impuesto a las Ganancias, a los que hay que sumarle la expansión monetaria que sobrevendrá tras los distintos bonos a jubilados y subsidios excepcionales a los sectores de menores ingresos. Y si de argumentos se trata allí está la caída de la soja y la menor liquidación de divisas que se espera en el futuro cercano. Ese dinero sale de deuda o emisión. Por eso el “blue” aumentó $ 4 a $ 170 y quedó firme para hoy.

En la plaza mayorista, el dólar subió apenas 2 centavos, con lo que se reafirma el anclaje, a $ 95.56. El monto de negocios fue de USD 369 millones, pero el Banco Central compró apenas USD 40 millones, pero las reservas, a pesar de esa compra, aumentaron USD 16 millones porque una parte se las llevaron los dólares financieros.

Los bonos de la deuda con ley extranjera tuvieron bajas de algo más de 1% que hicieron que el riesgo país aumentara 17 unidades (+1,1%) a 1.551 puntos básicos.

Lo que sigue impacientando al mercado es que hasta la provincia de Chaco refinanció su deuda con el exterior, mientras la provincia de Buenos Aires dilata su decisión después de 18 propuestas que le hicieron los acreedores. La tensión que genera Axel Kicillof está impacientando al mercado y poco ayuda a Guzmán para seguir adelante con su plan de negociar la deuda con el Club de París. El adelanto de USD 430 millones al Club de París para no entrar al default no tuvo el efecto esperado. Para el mercado tuvo sabor a nada. El movimiento no asegura una buena negociación con ese organismo ni con el FMI.

Los únicos bonos que anduvieron bien fueron los indexados que subieron hasta 0,40% como fue el caso del Boncer 21. Hubo cautela entre los inversores en acciones, esperando la calificación de MSCI. El monto de negocios de la Bolsa cayó 30% a $ 892 millones y el S&P Merval, el índice de las acciones líderes, subió 1,22% pero sin la sustentabilidad que da un buen volumen de negocios. Los más destacados fueron Ternium (+4,77%), la cementera Holcim (+4,72%) y Banco Supervielle (+3,62%).

Los ADR’s -certificados de tenencias de acciones que cotizan en las Bolsas de Nueva York- operaron $ 2.956 millones. Los certificados argentinos tuvieron una buena rueda donde sobresalieron Corporación América con (4,04%), Ternium (+3,95%) y Banco Supervielle (+3,08%). Lamentablemente, la dicha de ayer puede interrumpirse hoy por el desplome de las acciones argentinas en Nueva York que anticipan que la rueda de hoy puede dejar contusos.

Por eso, hoy se espera otra fuerte intervención del Banco Central en el mercado de dólares financieros acicateado por el efecto psicológico que genera la resurrección del “blue”. Este dólar libre, no tiene gran significancia en lo financiero por el escaso volumen que opera cada día. Pero es un termómetro del humor de la gente que vota cada día con el precio de la divisa. Cuanto más alto, más desconfianza en el futuro de la economía. En un año electoral, hace más daño que cualquier encuesta por desfavorable que sea.

SEGUIR LEYENDO:

Información provista porInvertir Online