Las acciones subieron y cedieron los bonos, antes de conocerse la decisión clave de MSCI, que dejó al mercado argentino en ‘Standalone’

El panel S&P Merval subió 1,3% y pero los bonos en dólares perdieron 1% en promedio. En el “post-market” de Wall Street las acciones argentinas restaban 2%

MSCI dejó al mercado argentino en un "limbo" entre emergente y frontera. (Reuters)
MSCI dejó al mercado argentino en un "limbo" entre emergente y frontera. (Reuters)

Los activos bursátiles de Argentina operaron de forma dispar este jueves, antes de conocerse la decisión del proveedor de índices MSCI, que una vez cerrado el mercado decidió dejar a la Argentina en un estadío intermedio entre sus índices de mercados ‘emergentes’ y de mercados de ‘frontera’, algo clave para el movimiento de fondos de inversión.

El índice S&P Merval de la Bolsa de Buenos Aires mejoró un 1,3%, a un cierre de 66.933 puntos, en una sesión sin fuerzas y con tomas de ganancias intrahorarias, luego de su recuperación del 1,5% en las dos sesiones previas.

Analistas ven una próxima resistencia en los 68.000 puntos, dependiendo de los flujos de liquidez, no obstante lejos del récord nominal intradiario de 69.688 unidades del 10 de junio.

“Según informó MSCI, Argentina pasa a ser catalogado como ‘Standalone’. Con esto, se estiman desinversiones forzadas por USD 610 millones y terminar aislados del mundo. Esta es una muy mala noticia para los Mercados. Literalmente, es la clase política lo que no nos permite crecer”, comentó Ramiro Marra, agente de Bull Market Brokers, a través de su cuenta de Twitter.

“Ni emergentes, ni de frontera, nos caímos del mapa”, opinó el analista financiero Christian Buteler. “Este cambio es más que obvio, en realidad no se entendió porque no fue el año pasado. Cuando ascendimos a emergentes hubo una clara advertencia sobre no poner controles de capitales para mantener ese categoría”, agregó.

La Bolsa porteña acumula en lo que va del año un incremento cercano al 30% en pesos, nivel un poco más alto que el de la inflación estimada por los analistas en el mismo período, por eso que los operadores coinciden en que el incremento de liquidez es consecuencia de las coberturas cambiarias en danza.

En la jornada empujó a favor una sensible ganancia en los principales indicadores de las bolsas de Nueva York, donde el Dow Jones de Industriales y el tecnológico Nasdaq subieron 1% y 0,7%, respectivamente. Entre las acciones y ADR argentinos destacó la suba de 3,7% para YPF y la leve caída de 0,4% para Grupo Galicia. Sin embargo, poco antes de las 18, en el “post-market”, las acciones argentinas perdían un 2%, ya conocida la definición de MSCI.

Para el riesgo país no se produce una baja consistente, porque los operadores creen que por el momento solo se “gana tiempo” con el Club de París

Los bonos en dólares retrocedieron un 1% en promedio, luego de que el ministro de Economía, Martín Guzmán, acordó con el Club de París hacer un pago parcial y evitar de esa manera entrar el próximo 1 de julio en cesación de pagos, aunque más allá de esto las dudas sobre el futuro económico y sanitario continúan generando incertidumbre entre los inversores. En este marco, el riesgo país medido por el banco JP Morgan subía 19 unidades, a 1.551 puntos básicos a las 17:50 horas.

Con un pago parcial de USD 430 millones, el Gobierno gana tiempo para cancelar un total próximo a los USD 2.400 millones con el Club de París, mientras que logra dar oxígeno en las negociaciones con el FMI para fijar un nuevo calendario de pago para unos 45.000 millones de dólares.

El Gobierno comunicó el principio de entendimiento alcanzado con el grupo de bancos centrales para buscar una reestructuración de deuda que ahora extiende su vencimiento a marzo de 2022.

“Es importante el anuncio, pero no deja de ser algo que ayuda a ganar tiempo en el diálogo de fondo con el FMI, lo que evidentemente prende la luz para un supuesto acuerdo en el 2022 y así pasarse las elecciones legislativas (de noviembre) sin sobresaltos políticos que compliquen al oficialismo”, afirmó a Reuters un analista de la banca privada extranjera.

Argentina se encuentra inmersa en una complicada situación económica, con alta inflación y una cruel segunda ola de COVID-19 que afecta la tenue recuperación de los indicadores. Previo al cierre del mercado, se informó que el PIB del primer trimestre avanzó un 2,5 por ciento.

SEGUIR LEYENDO:



Información provista porInvertir Online