Inversiones anti-inflación: 4 alternativas para blindar a los ahorros frente a la pérdida de valor del peso

El ritmo de aumento de los precios se aceleró en diciembre y las expectativas para este año se mantienen altas. Hay distintas formas de invertir, y consumir, para que no licúe el poder adquisitivo del dinero

Plazos fijos indexados, bonos CER y fondos comunes de inversión permiten pelear contra la suba del nivel general de precios
Plazos fijos indexados, bonos CER y fondos comunes de inversión permiten pelear contra la suba del nivel general de precios

El año que ya está en marcha promete, al menos si se siguen las expectativas de los analistas, tener en la inflación uno de las peores preocupaciones para ahorristas y consumidores. Por eso, y dado que los controles de cambio también están lejos de desaparecer, el uso de instrumentos de ahorro que permitan cubrirse contra la aceleración del nivel general de precios y mantener el valor de los ahorros es clave. Claro que, según especialistas, esa estrategia defensiva es útil pero para una parte de los ahorros: debería ir acompañada con algo de activos dolarizados que cubran contra eventuales problemas cambiarios.

A la hora de recorrer el menú de alternativas para blindarse frente a la inflación, las opciones no son tantas, aunque haya distintos proveedores de cada una. La primera, y más sencilla para cualquiera que tenga una cuenta bancaria, es la del plazo fijo UVA que, precisamente, ajusta por la variación del Índice de Precios al Consumidor del Indec. En segundo lugar, los especialistas recomiendan la inversión en bonos ajustados por CER, -un índice que actualiza todos los meses el Banco Central con el IPC- y, sobre todo para personas que dan sus primeros pasos en el mercado de capitales, fondos comunes de inversión que inviertan en esos títulos ajustables por inflación.

El plazo fijo UVA se encuentra en cualquier banco. Con un mínimo de 90 días, a veces son difíciles de asimilar por parte de ahorristas acostumbrados al depósito a 30 días. Pero con la inflación acelerando y las tasas de interés estables, la conveniencia del ajuste CER es cada vez más interesante.

Estamos en un contexto donde la inflación y el dólar oficial se mueven en promedio al 4% mensual y las tasas de plazos fijos se mueven al 3 por ciento

“Hoy estamos en un contexto donde la inflación y el dólar oficial se mueven en promedio al 4% mensual y las tasas de plazos fijos se mueven al 3%. Con lo cual, no recomiendo estar en tasas de plazos fijos tradicionales porque estás ante dos riesgos. Uno es que va por detrás de la inflación y otro es que el Banco Central en algún momento decida finalmente subir las tasas”, dijo a Infobae Federico Furiase de EcoGo.

“Entre plazo fijo tradicional y plazo fijo UVA, elijo el segundo. El problema del plazo fijo UVA es la liquidez, porque no puede ser inferior a 90 días, con lo cual eso hay que tenerlo en cuenta”, agregó.

“El plazo fijo UVA cubre inflación, aunque con algún delay por como ajusta el índice. Lo mismo que el CER. Pero sirve. Lo que tenés en contra es que como es plazo fijo estas expuesto a otros riesgos (ejemplo, devaluación)”, dijo a Infobae Fernando Baer, economista de Quantum - Bconomics.

En segundo lugar aparecen los bonos CER. Su operación es sencilla, se pueden comprar desde cualquier home banking o sociedad de Bolsa, pero pueden aparecer como complicados para ahorristas que nunca colocaron su dinero en bonos o acciones.

La operación con bonos CER es sencilla, se pueden comprar desde cualquier home banking o sociedad de Bolsa, pero pueden aparecer como complicados para ahorristas que nunca colocaron su dinero en bonos o acciones (Reuters)
La operación con bonos CER es sencilla, se pueden comprar desde cualquier home banking o sociedad de Bolsa, pero pueden aparecer como complicados para ahorristas que nunca colocaron su dinero en bonos o acciones (Reuters)

“El bono CER te da la opción de desarmar rápido la posición, pero tenés riesgo de perdida de capital si el título pierde valor por mayor percepción de riesgo. Mismo problema con devaluación, aunque como dije podés deshacer la operación rápidamente”, explicó Baer.

Un plus de complejidad en el tema de los títulos de deuda es que en estos días son el foco de inversión de algunos de los jugadores más grandes del mercado local, como los bancos.

Al recurrir a un fondo común se diversifica la inversión en distintos bonos CER, no es un pleno a un sólo bono (Nery Persichini)

“Me gusta la curva media de Bonos con ajuste CER, los Boncer 2023 (TX23) y Boncer 2024 (TX24). Son bonos que tienen tasas reales positivas en un contexto donde la inflación le seguirá ganando a la tasa de interés”, comentó Furiase.

“Los bancos invirtieron fuerte en bonos CER para escaparse del Impuesto a los Ingresos Brutos que le empezó a cobrar la Ciudad de Buenos Aires a las Leliq del Banco Central. Por eso, bonos CER que vencen este año subieron tanto de precio que ahora rinden menos que la inflación. De hecho, alguno que vence en 2022 ya también pasó a rendimiento negativo”, dijo Nery Persichini de GMA Capital.

“Entonces yo no iría a esos bonos, sino más bien a los que vencen en 2023 y 2024. Tampoco a 2026 en adelante, porque ese ya es otro juego que depende mucho del riesgo país”, agregó el economista.

Por último, una alternativa útil para empezar en el mercado o -aún con conocimientos del mismo- es recurrir a fondos comunes de inversión que coloquen sus tenencias en títulos CER. “Con el fondo vos tenés la ventaja de que primero confías en la administración profesional de una cartera. Tenés diversificación, no es un pleno a un sólo título, sino varios bonos dentro de una cartera. Además poco dinero para invertir, porque la lámina mínima de un bono a veces puede ser alta”, dijo Persichini.

Bienes durables

Ya fuera del mercado financiero, otra estrategia que recomiendan los especialistas es cubrirse con bienes durables. Sirven distintos, por ejemplo adelantos de consumos que se sepa a ciencia cierta que se van a hacer. Pero, en especial, aquellos que sean importados o dependan de insumos dolarizados, porque suponen una cobertura de valor.

Para un inversor no sofisticado bienes no monetarios, durables básicamente, son una opción (Fernando Baer)

“Para un inversor no sofisticado te diría bienes no monetarios, durables básicamente. Desde alimentos no perecederos hasta electrodomésticos o vehiculos, por ejemplo”, dijo Baer.

“En alguna medida, el adelanto de consumo de bienes que tengan implícito el dólar oficial, es una forma de ir contra la pérdida de poder adquisitivo”, dijo Persichini.

Seguí leyendo:

Información provista porInvertir Online