La moda de alquilar en barrios cerrados por el verano se extiende por miedo al rebrote de la pandemia y el encierro

Aquellos que definieron vacacionar en quintas en el área del Gran Buenos Aires están negociando estirar los contratos al resto del año

La preferencia por los espacios con verdes se extiende más allá de la temporada de verano
La preferencia por los espacios con verdes se extiende más allá de la temporada de verano

La primera quincena de 2021 terminó y en algunas zonas turísticas comienza el recambio. Pero también en algunos barrios cerrados y quintas del conurbano bonaerense que este verano se convirtieron en centro de atención por las complicaciones provenientes de la pandemia, empieza a verse un nuevo mercado.

Mientras la ocupación de alquileres temporarios en la costa atlántica se sitúa en torno del 30% de las propiedades disponibles, y los precios se mantienen desde el inicio de la temporada debido a la poca demanda y las decisiones de último momento, ante la incertidumbre por la evolución de la situación sanitaria; en los country y las quintas escasea las opciones y los inquilinos empiezan a intentar extender sus estadías.

“Los precios de las casas para la segunda quincena siguen firme, porque persiste un alto nivel de demanda, aunque algunas que no se alquilaron están reacomodando a la baja sus valores en dólares. A partir de esto es que entendemos que el mercado está en un proceso de reacomodamiento respecto a los valores existentes de diciembre que creíamos que eran excesivos”, contó a Infobae Mariano García Malbran, director de la Cámara Argentina de Empresas de Servicios Inmobiliarios (Camesi).

"La gente está evaluando una extensión aun mayor del tema cuarentena y pandemia por lo que se están tratando de asegurar espacios en lugares amplios y con alguna zona al aire libre", dijo a Infobae Mariano García Malbtan (Facebook: Yoo Nordelta)
"La gente está evaluando una extensión aun mayor del tema cuarentena y pandemia por lo que se están tratando de asegurar espacios en lugares amplios y con alguna zona al aire libre", dijo a Infobae Mariano García Malbtan (Facebook: Yoo Nordelta)

Pero eso desde la oferta, lo que está observando desde las inmobiliarias es que los inquilinos planean seguir con los contratos de alquiler frente a la posibilidad de que llegue un nuevo rebrote del covid-19 y haya una nueva medida de aislamiento a imagen y semejanza de lo que sucede en algunos países de Europa.

“Los Inquilinos que en las quintas y en los country y que tienen acordado alquileres para enero y febrero están empezando a solicitar la extensión de los contratos de alquiler hasta abril, inclusive. Esto lo que nos hace pensar que la gente está evaluando una extensión aun mayor del tema cuarentena y pandemia por lo que se están tratando de asegurar espacios en lugares amplios y con alguna zona al aire libre”, agregó el especialista.

“Los que alquilaron 15 días son los que reemplazan vacaciones. Los que alquilaron mes o mes y medio hay una tendencia de tratar de renovar o empujar la posibilidad de 6 meses como máximo. Esto es en parte por un rebrote, el nuevo paradigma de trabajo que hace que de cinco días cuatro trabajes en tu caso”, Diego Lo Nigro, co founder de TGR Gestión Inmobiliaria.

Los que alquilaron mes o mes y medio hay una tendencia de tratar de renovar o empujar la posibilidad de 6 meses como máximo (Mariano García Malbran)

“Ademas de los alquileres, los que hoy estamos viendo es que hay un veranito en la comercialización de propiedades terminadas. Hay mucha gente comprando lotes o casas recien terminadas. Los inquilinos nos piden información porque hoy comprar un lote puede valer entre 20.000 y 30.000 dólares y el costo de la construcción en dólares está muy barato. Estiran el alquiler o alquilan su departamento y buscan mudarse a un lugar más amable en un contexto como este”, agregó.

Ariel Champani, presidente RE/MAX Premiun dijo que lo que lo que se está observando en el mercado es que “el que alquiló hasta marzo busca renovar hasta marzo de 2022 y asegurarse todo el año”.

El que alquiló hasta marzo busca renovar hasta marzo de 2022 y asegurarse todo el año (Ariel Champani)

Chamapni destacó que hay un reacomodamiento de los precios de los alquileres “de los que pedían demasiado” y que se incrementaron los pedidos para la compra de viviendas en barrios cerrados. “Tuvimos casos de propiedades que habían costado venderlas que en este período post cuarentena se vendieron. Acá no hubo un aumento de los precios como en los alquileres y la demanda se mostró con más fuerza”, agregó.

El otro punto que también está incentivando la extensión de los plazos es la discusión sobre la vuelta a clases y el incremento del teletrabajo. Además de las posibilidades que puede haber al residir en un espacio abierto frente a un incremento del aislamiento social, lo que incentiva a intentar quedarse mpas tiempo en los barrios cerrados y las quintas es, por un lado, que la “oficina” tenga vista a un espacio más ameno mientras persiste el home office y, por el otro, que los niños, en el caso de que sigan teniendo clases virtuales, puedan tener un espacio al aire libre en donde puedan disfrutar si es que se vuelve a una etapa de ASPO en algún momento del otoño/invierno del 2021.

El otro punto que también está incentivando la extensión de los plazos de permanencia en barrios privados es la discusión sobre la vuelta a clases y el incremento del teletrabajo
El otro punto que también está incentivando la extensión de los plazos de permanencia en barrios privados es la discusión sobre la vuelta a clases y el incremento del teletrabajo

El problema que se presenta para los inquilinos en la discusión de la extensión del plazo orginal es que la fuerte demanda de la temporada de casas en country, sumado a la escasez de propiedades, porque muchos dueños decidieron no vacacionar en otro lugar, disparó los precios y en dólares. Una casa con piscina en un barrio cerrado de la zona norte del conurbano cotizaba para enero unos USD 7.000 y a razón de USD 3.500 la quincena.

“Cuando se extienden los contratos bajan los valores, pero el problema que se presenta es que varias de las propiedades que hoy están alquiladas son las viviendas permanentes de sus dueños el resto del año. Eso lo que hace es que se achique aún más la oferta y diluye un poco tanto el reacomodamiento de precios como la rebaja que se puede negociar al extender el contrato de alquiler en el tiempo”, explicaron desde una inmobiliaria que tiene propiedades en la zona oeste del conurbano bonaerense.

Seguí leyendo:

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS
Información provista porInvertir Online