Domingo Cavallo asegura que la Argentina puede evitar la devaluación

El ex ministro de Economía advirtió acerca de los efectos de una brusca depreciación y cuestionó la falta de un plan económico; en particular, dijo que el ministro Martín Guzmán se equivocó sobre lo que pasaría después del canje

Definiciones del ex ministro de Economía Domingo Cavallo
Definiciones del ex ministro de Economía Domingo Cavallo

A medida que el peso se desploma frente al dólar en el mercado negro, aumenta la especulación en los círculos financieros argentinos de que el Gobierno devaluará el tipo de cambio oficial a principios del próximo año.

Pero un destacado economista, el ex ministro de Economía Domingo Cavallo, dice que aún es posible evitar una devaluación puntual.

Mientras que el comercio de futuros del dólar y la creciente brecha entre la tasa oficial y el mercado negro indican expectativas de un peso más débil, Cavallo, que supervisó el régimen del 1 a 1 del país con el dólar en la década de 1990, dice que muchas transacciones pueden ser impulsadas a través de una tasa paralela conocida como el blue chip swap para aliviar la demanda y la presión en el mercado.

A pesar de los estrictos controles de capital y la baja tasa de cambio de la moneda, el tipo de cambio oficial se ha debilitado en un 24% este año. Las restricciones para acceder a los dólares a través de los canales oficiales empujan tanto a los inversores como a los ahorradores minoristas a los mercados no oficiales, donde el valor del peso se ha hundido este año en una demanda insaciable de dólares para protegerse de la inflación y la posible devaluación.

“Para enfrentar esta situación, no es necesaria una gran devaluación”, dijo el ex político de 74 años en una entrevista en video desde Washington. “Sólo empeoraría la situación”, agregó.

Una unificación de los tipos de cambio tampoco funcionaría, dijo, y en su lugar plantearía la posibilidad de inestabilidad política en medio de las tensiones impulsadas por la pandemia del coronavirus.

En cambio, el Gobierno debería reservar el mercado oficial para la actividad comercial esencial e impulsar otras transacciones a través de un mercado de libre flotación similar al que hoy en día es el blue-chip swap.

“De esta manera, habría más confianza y se reduciría la brecha de intercambio”, dijo. “El Gobierno se ha centrado en restringir el blue-chip, cuando debería hacer lo contrario.”

El gobierno ha llamado a los agentes de bolsa para que presionen en las operaciones del mercado y frecuentemente ajusta las reglas sobre el tiempo que deben mantenerse ciertos activos antes de ser vendidos.

El mercado del CCL consiste en la compra y venta de bonos o acciones que se cotizan tanto en pesos como en dólares. La transacción genera un tipo de cambio implícito que actualmente se sitúa en 158,8 pesos frente a 78,3 del oficial.

El presidente Alberto Fernández dijo que no va a devaluar
El presidente Alberto Fernández dijo que no va a devaluar

El presidente Alberto Fernández ha dicho públicamente que su gobierno no devaluará el peso, y ha calificado el uso del blue chip swap como especulativo. Aun así, analistas e inversores señalan la brecha entre las tasas oficiales y las paralelas, la más alta desde 1989, para señalar una devaluación inminente.

Por supuesto, la trayectoria profesional de Cavallo muestra que nunca ha visto la devaluación como una solución a los problemas del país. Cavallo, que actualmente trabaja como consultor en Global Source Partners, saltó a la fama a principios de los 90 como ministro de economía del presidente Carlos Menem. Para hacer frente a la hiperinflación, implementó un régimen monetario conocido como “convertibilidad” por el cual un peso valía un dólar estadounidense.

La política de Cavallo se ganó los elogios de Washington y condujo a una baja inflación y a un fuerte crecimiento económico a mediados de la década de 1990. Aunque dejó su puesto en 1996, la convertibilidad le duró más tiempo y finalmente se volvió insostenible a finales de la década.

En el punto álgido de la crisis de Argentina en 2001, Cavallo regresó como ministro de economía en un intento por restaurar la confianza y la credibilidad, pero ya era demasiado tarde. En diciembre de 2001, renunció y Argentina dejó de pagar 95.000 millones de dólares de deuda y el peso se devaluó de la noche a la mañana.

Domingo Cavallo fue el ministro estrella de Carlos Menem
Domingo Cavallo fue el ministro estrella de Carlos Menem

Se produjeron violentas protestas en Buenos Aires que incluyeron, entre otras cosas, la congelación de las cuentas bancarias, lo que puso fin a la peor crisis económica de la nación hasta la fecha.

El Gobierno también debe trabajar más en el aspecto fiscal, especialmente si espera llegar a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, dijo.

El aumento de la emisión de dinero debido a la falta de opciones de financiación durante la pandemia del coronavirus está amplificando los problemas económicos existentes, como una recesión de tres años y una de las tasas de inflación más rápidas del mundo, al tiempo que revive los recuerdos de crisis pasadas.

“Lo mejor sería que el gobierno ajustara las tarifas de los servicios públicos que no están actualizadas, porque de esta manera se reducirían los subsidios a los productores de esos servicios y eso permitiría un ajuste fiscal que es esencial para salir de esta situación”, dijo Cavallo.

Lo mejor sería que el Gobierno ajustara las tarifas de los servicios públicos que no están actualizadas, sostuvo Cavallo

A continuación, otros comentarios de la entrevista:

Fernández nunca fue un líder

No está claro si las decisiones son tomadas por Alberto Fernández o por su vicepresidenta Cristina Fernández”, dice Cavallo. “Hay pruebas claras de que ella le ha impuesto decisiones que no son las que él habría tomado. Dudo que Fernández tome sus propias decisiones. Nunca fue el líder de nada. Siempre siguió como un operador”, no como un tomador de decisiones.

Problemas de la coalición

Hay grandes divergencias en los diferentes grupos de la coalición en el poder. Hay quienes consideran que el régimen de Maduro es una dictadura que viola los derechos humanos, y otros que no lo creen así. Son posiciones muy diferentes y esto crea una gran confusión. Los ciudadanos argentinos no tienen claro el rumbo que el gobierno de Fernández quiere dar al país.”

Guzmán no tiene ningún plan

El ministro de Economía de Argentina, Martín Guzmán, pensó que una vez resuelta la reestructuración de la deuda, las expectativas se invertirían, pero nada de eso ocurrió. Aún no ha definido un enfoque racional de cómo va a salir de esta situación. Hasta ahora, no ha dado ideas claras sobre ninguno de los aspectos de la economía. No tiene un plan para el día después de la reestructuración”.

Frágil situación social

Una devaluación generaría muchos problemas sociales. Hay mucha gente que quiere que el gobierno les dé subsidios y beneficios. Y hay un gran número de trabajadores desempleados. La situación social puede volverse muy tensa.”

Argentina bimonetaria

Argentina tiene una economía bimonetaria debido a su historia inflacionaria. Tienes que saber cómo manejarla. Hay muchas economías bimonetarias que funcionan bien, como Perú y Uruguay”.

La relación con el FMI

“El FMI siempre pidió un ajuste fiscal. El FMI debería hacer demandas pero ser realista sobre la situación en Argentina. El FMI debería advertir al gobierno que los precios de los servicios públicos están atrasados en lugar de decir que deben devaluar o unificar inmediatamente el sistema de intercambio. Unificar el mercado desataría otra vorágine inflacionaria”.

El papel de la oposición

La oposición debe ayudar a Fernández a salir adelante y no apostar que fracasará o se irá”.

Seguí leyendo:

Cinco motivos que explican el derrumbe del dólar libre de esta semana

Aumento de tarifas: las provincias también preparan subas que rondarán entre 25% y 50% en 2021

COTIZACIÓN PRINCIPALES MONEDAS