Marcelo Argüelles, dueño de Sidus: “Cerramos la compra local de Pierre Fabre por Zoom y firmé el contrato apretando una tecla”

La tradicional empresa farmacéutica argentina se quedó por la operación del grupo francés, que decidió irse del país. Duplicará su facturación. AEA, la CGT y Alberto Fernández

scatalano@infobae.com
Marcelo Argüelles, dueño y presidente de Sidus (Maximiliano Luna)
Marcelo Argüelles, dueño y presidente de Sidus (Maximiliano Luna)

Una gran oportunidad en medio de momento muy complicado. Ese podría hacer el resumen del último negocio que cerró Sidus. La empresa farmacéutica local se quedó con la operación de su socio estratégico local, el laboratorio francés Pierre Fabre, que con su salida se convirtió en otra de las compañías importantes que abandonaron el país en los últimos meses, en medio de un contexto económico que se complicó aún más por la crisis sanitaria. La lista con los nombres del éxodo empresarial es extensa e incluye también a Latam, Nike, Norwegian y otras.

Este conglomerado familiar que nació en 1938 y que pertenece a la familia Argüelles absorbió dos compañías de la francesa a cambio de hacerse cargo de sus 160 empleados. Así, duplicará su facturación, que llegará este año a $6.000 millones. Sidus se quedó con las cuatro marcas de dermoestética que Pierre Fabre tenía en el país, Avene, Ducray, Klorane y Aderma), con productos oncológicos y de oral care y con la planta de Rovafarm, una empresa suiza de extractos biológicos animales que los franceses habían comprado en 1996.

Entre los hitos de Sidus está haber clonado la primera vaca argentina, Pampa, en 2002, y trabajar desde hace 20 en una papa transgénica resistente al Potato Virus Y (PVY), que suele hacer estragos en los cultivos del tubérculo, y cuya semilla podría quedar autorizada para venderse este año. En 2010, Sidus se dividió: Argüelles y su hermana se quedaron con el negocio farmacéutico y otra parte de la familia, los García Belmonte, con la cadena de farmacias Vantage y la biotecnológica Biosidus.

Marcelo Argüelles es el presidente del Grupo Sidus y un referente de la industria farmacéutica local. Miembro de la Asociación Empresaria Argentina, que reúne a los accionistas de los principales grupos económicos del país, asegura en una charla con Infobae que las prioridades para la economía deben ser bajar la inflación y generar empleo.

La planta de la empresa en Pilar
La planta de la empresa en Pilar

— ¿Cómo fue negociar con Peirre Fabre en medio de la pandemia?

— Fue increíble. Siempre tuvimos una relación magnífica con Pierre Fabre y la venta era algo que veníamos trabajando desde octubre del año pasado. Para ambas empresas fue de una importancia fundamental que se absorbieran a todo el personal. En marzo fuimos a Francia –con cuarentena incluida– y se comenzó con el acuerdo después cerramos por Zoom y firmamos por Docusign. Fue el primer contrato que firmé frente de una computadora, apretando una tecla.

— ¿Por qué se fue el laboratorio francés del país?

— Por todos los vaivenes económicos que todos conocemos, pero también como parte de una estrategia de llevar más sus negocios a la producción en Francia. También levantaron otras licencias en el Sudeste asiático. A las compañías multinacionales les cuesta mucho operar en un marco de inflación, probablemente también de incertidumbre, pero hoy hay incertidumbre en todo el mundo. La inflación es probablemente lo que más los desacomoda, porque tienen que consolidar balances a nivel internacional y no tienen la actualización por inflación que a veces se requiere. Esa problemática administrativa y económica tiene mucho peso en las decisiones de las grandes compañías del exterior.

A las compañías multinacionales les cuesta mucho operar en un marco de inflación, probablemente también de incertidumbre, pero hoy hay incertidumbre en todo el mundo

— ¿Qué les aportará esta nueva incorporación?

— Primero, un volumen de facturación muy importante, vamos a duplicar la que teníamos.

— ¿De cuánto seré este año?

— Unos 6.000 millones de pesos. Pero además el negocio nos da la posibilidad de entrar en un tramo de la salud que es la dermocosmética, en el cual nosotros no somos expertos. También en la producción con Rovafarm, una empresa productora de sulfato de condroitín y otras moléculas que exporta unos USD 10 millones anuales. El sulfato de condroitín se utiliza para problemas osteoarticulares y es usado mucho tanto en la Argentina como en el mundo. Se extrae de la tráquea bovina y en algunos casos también de los pollos. Tenemos una estructura de frigoríficos muy importante y estamos libres del mal de la vaca loca. Hay un potencial muy importante también en ese segmento.

Argüelles con parte del personal de Pierre Fabre, quienes se incorporaron este año al grupo
Argüelles con parte del personal de Pierre Fabre, quienes se incorporaron este año al grupo

— ¿Cuánto pagaron por Pierre Fabre?

— El eje central del negocio fue la absorción del personal. Los importes que se manejaron para la operación fueron ínfimos.

— ¿Cómo está el negocio de la compañía en medio de la pandemia?

— Estamos en uno de los sectores menos castigados por la pandemia, que pudo mantener la actividad industrial. La caída de la industria farmacéutica es del orden del 7 al 10% en unidades dependiendo de los productos, pero en el marco de los problemas que está teniendo la economía somos realmente privilegiados. El contexto es complejo, muy complejo, por la incertidumbre. Sobre todo, por desavenencias de quienes se ubican en los extremos cuando la gran mayoría queremos ir por un camino del medio. Es muy difícil tener una definición sobre las circunstancias que vivimos porque la pandemia nubla todo. Desde el punto de vista del negocio, es una situación que requiere de los mayores esfuerzos para no cometer errores ni extremos que nos puedan llevar a un mal camino.

— Con la última visita del FMI se volvió a hablar de las reformas estructurales que necesita el país. ¿Son necesarias?

— Yo creo que son necesarias. Nadie puede decir que nuestra estructura impositiva y que el marco macroeconómico son los adecuados, pero hay otras cosas más importantes. La primera, bajar la inflación, el punto que distorsiona a la mayoría de las decisiones. Y tenemos que generar trabajo, porque es la mejor forma de hacer crecer el país, de tratar de canalizar un gasto improductivo que hace el Estado tratando de preservar determinadas condiciones sociales que, evidentemente, hoy son necesarias. Hay que generar empleo y desarmar la informalidad. Combatir la inflación en un marco de crecimiento y generar trabajo son dos condiciones básicas para empezar. Las reformas son necesarias, sobre todo estructura impositiva, por lo exigente, se vuelve ineficiente.

La caída de la industria farmacéutica es del orden del 7 al 10% en unidades dependiendo de los productos, pero en el marco de los problemas que está teniendo la economía somos realmente privilegiados

— ¿Y a nivel laboral?

— Del mismo modo que se escuchan las voces del sector productivo hay que escuchar las voces del sector trabajador, que está haciendo un aporte muy importante en este momento. Insisto, hay que generar trabajo formal. El dólar es un ejemplo de eso: no podemos seguir rigiéndonos por un pseudo dólar. Nosotros no operamos con dólar paralelo sino con el oficial, y todos los sectores industriales operan de esa forma. Pero en el inconsciente individual está el otro dólar. Hay que buscar una dinámica que facilite la incorporación de gente al sector laboral y creo que habría que hacerlo con mecanismos diferenciados para poder lograr la mayor adhesión.

Sidus nació en 1938, de la mano de Antonio Argüelles, padre de Marcelo. Esta es la primera planta de la compañía, en Bernal
Sidus nació en 1938, de la mano de Antonio Argüelles, padre de Marcelo. Esta es la primera planta de la compañía, en Bernal

— Desde AEA están hablando con la CGT de estos temas.

— Sí, realmente hay un diálogo muy productivo. Es muy importante escuchar la voz de los representantes del trabajo que normalmente dicen cosas muy concretas y sensatas. Lo que pasa es que en un país en el que se vuelve a la recesión y que se achica no hay posibilidad de crecimiento para nadie. El marco de este diálogo ha sido muy útil, es uno de los caminos para lograr mejores soluciones.

— ¿Es tan habitual esta negociación entre dos entidades de peso como la CGT y AEA sin participación del Gobierno?

— No es adecuado decir que es una negociación. Se buscan puntos comunes –y hay muchos más de los que se cree– que permitan generar más trabajo y mejores condiciones. Se está en un buen camino: en lugar de vernos como adversarios nos vemos cómo colaboradores en la gestión productiva de un país que sin dudas nos necesita unidos. Se está trabajando en un documento para plantear puntos comunes.

— El Presidente fue un crítico con AEA en una entrevista reciente.

— Si es por estas reuniones, nadie se tiene que enojar. Todo lo contrario, me parece que es una demostración de civilidad muy importante.

El dueño de Sidus un su casa de en la zona norte del conurbano bonaerense (Maximiliano Luna)
El dueño de Sidus un su casa de en la zona norte del conurbano bonaerense (Maximiliano Luna)

— ¿Cómo definiría la relación del establishment con un Presidente que los convoca y los crítica casi al mismo nivel?

— El Gobierno se maneja dentro de una coalición. El Presidente y las autoridades económicas tienen en claro que este contexto requiere de decisión y de una macroeconomía adecuada. Los fuegos artificiales que pueda haber cotidianamente no nos tienen que desviar del camino, la situación verdaderamente es muy compleja. No es momento para ningún tipo de extremo.

— ¿De dónde vienen los “fuegos artificiales” que menciona?

— Hay fuegos artificiales de todos lados, no sólo de la política que conduce. Se encuentran a veces posiciones extremas frente a cosas donde no tendría que haber disputas.

Los fuegos artificiales que pueda haber cotidianamente no nos tienen que desviar del camino, la situación verdaderamente es muy compleja. No es momento para ningún tipo de extremo

— ¿Por ejemplo?

— Prefiero no meterme en estas cosas. Los fuegos artificiales se ven por todos lados. Ahora estoy enfrascado en tratar de levantar un trasatlántico e incorporando a 160 nuevos empleados al negocio. No tengo tiempo ni para escuchar ni para mirar fuegos artificiales.

Argüelles saluda a Jaime Campos, presidente de AEA, en una reunión de la asociación empresarial (Nicolás Aboaf)
Argüelles saluda a Jaime Campos, presidente de AEA, en una reunión de la asociación empresarial (Nicolás Aboaf)

— Hace pocos días tuvieron un Zoom desde AEA con el presidente del Banco Central, Miguel Pesce. ¿Qué cree que pasa con el dólar y por qué luego de acordar con los bonistas externos no aflojó la tensión cambiaria?

— La verdad, no lo sé. Es medio inexplicable... estuvo bien el arreglo. Quiénes tenían los bonos locales confiaron más en la Argentina que los propios argentinos. Se dio la negociación y a partir de ahí se suponía que podíamos empezar lentamente a remontar una cuesta, pero no sé porque no pasó. El diálogo que tuvimos con Pesce fue muy bueno, muy productivo, incluso nos planteó que si aparecen problemas puntuales, él estaba dispuesto a ayudar a solucionarlos. Igual, es como que nos encontramos en una mesa sin tener muy en claro por qué sigue subiendo el dólar en una etapa que iba a ser de mayor certidumbre y realmente no lo es.

— ¿Finalmente, este año venderán la papa transgénica?

— La papa es un proyecto muy importante que comenzó en el año 99, llevamos más de 20 años con el proceso. Tuvo vaivenes de todo tipo, pero es el primer evento biotecnológico vegetal argentino hecho por una empresa argentina. Ahora, la variedad de la semilla está en un proceso de aprobación final. Si esto se concreta en los próximos días, como esperamos, es muy probable que para mediados del año que viene ya el producto pueda empezar a ser comercializado. Será para consumo local, pero vamos a buscar acuerdos de desarrollo en otros países. Todos los años, la producción sufre el impacto de este virus que vamos a evitar. Los productores se verán muy beneficiados.

Seguí leyendo:

Un bloqueo del sindicato de Camioneros en los accesos a San Luis afecta el abastecimiento de mercaderías en la provincia

Fin del congelamiento de tarifas: la electricidad y el gas aumentarán a partir de enero próximo

Jornada financiera: el dólar libre no detuvo su escalada y amplió la brecha con el oficial al 130%

MAS NOTICIAS
COTIZACIÓN PRINCIPALES MONEDAS