Brett Hackett, embajador de Australia: “La Argentina tiene empresas innovadoras, de clase mundial”

El diplomático asegura que la pandemia frenó una agenda bilateral con crecimiento en las inversiones y el comercio. Asegura que su país puede ser la base para que los "unicornios" argentinos desembaquen en Asia Pacífico. Alertó sobre la necesidad de cerrar la negociación de la deuda para volver al crecimiento

El embajador de Australia en la Argentina, Brett Hackett
El embajador de Australia en la Argentina, Brett Hackett

Ocupa la embajada australiana en Buenos Aires desde fines de 2018 pero antes fue embajador en Brasil, por lo que conoce la región y sus particularidades. Brett Hackett detalló en una entrevista con Infobae, sector por sector, el estado de la relación económica bilateral, a la que calificó como “mucho más sofisticada de lo que la gente cree”. Dejó elogios los unicornios de la Argentina y lamentó que la aparición de la pandemia en el escenario mundial haya ralentizado una actividad creciente en materia de comercio exterior e inversiones.

- ¿Qué restricciones económicas se establecieron en su país por la pandemia?

-Un argentino vería muchas similitudes en las respuestas de nuestros gobiernos, ya que tanto la Argentina como Australia dieron prioridad a la salud pública. Es una pena que no se hayan podido dar pasos económicos más fuertes, en particular para proteger el empleo. Creo que en los dos países aún no se aprecia la cantidad de reveses económicos que trajo la pandemia. Pero las respuestas políticas que hemos tomado posicionarán a nuestros dos países para volver a crecer rápidamente.

Podemos usar el tiempo que nos da la pandemia para hacer una planificación estratégica. Y estoy seguro de que nuestras empresas están haciendo exactamente eso en este momento, para ver cómo podemos mejorar nuestro compromiso económico estratégico con Argentina

- En este escenario complejo, ¿cuál es la agenda bilateral, en términos económicos, para Argentina y Australia?

- Obviamente, podemos usar el tiempo que nos da la pandemia para hacer una planificación estratégica. Y estoy seguro de que nuestras empresas están haciendo exactamente eso en este momento, utilizando el tiempo disponible para ver cómo podemos mejorar nuestro compromiso económico estratégico con Argentina. La pandemia se produjo en un pésimo momento porque comenzábamos a ver un marco económico estratégico real entre Argentina y Australia. Nuestras empresas de tecnología agrícola estaban buscando oportunidades aquí, las de tecnología educativa estaban estableciendo sedes no solo para Argentina, incluso para penetrar en otros mercados latinoamericanos. También en minería, comercio y servicios, ya tenemos aquí una presencia importante. Los números de turismo estaban en auge en ambas direcciones. La pandemia desaceleró ese impulso. Pero el marco está ahí. Cuando la actividad económica vuelva a comenzar, tendremos una base muy sólida sobre la cual podamos llevar adelante la relación.

Nuestras empresas de tecnología agrícola estaban buscando oportunidades aquí, las de tecnología educativa estaban estableciendo sedes no solo para Argentina, incluso para penetrar en otros mercados latinoamericanos. También en minería, comercio y servicios, ya tenemos aquí una presencia importante
Nuestras empresas de tecnología agrícola estaban buscando oportunidades aquí, las de tecnología educativa estaban estableciendo sedes no solo para Argentina, incluso para penetrar en otros mercados latinoamericanos. También en minería, comercio y servicios, ya tenemos aquí una presencia importante

- Sin la pandemia, ¿la Argentina podría recibir inversiones australianas?

- Seguro que sí. En todas esas áreas que he mencionado, la base ya está. Pero además, cuando nuestras empresas se involucran más con la Argentina, entienden que es una economía moderna y sofisticada que ofrece enormes oportunidades, incluyendo en la economía del conocimiento. Aquí es donde, además del comercio de productos, existe una capacidad real para asociarnos por años, en áreas como investigación espacial o la medicina nuclear. Es la economía inteligente, la que se basa en ideas y conocimiento. Ya estamos viendo, por ejemplo, mucho interés en Australia en trabajar con su industria ganadera para mejorar la genética. Ese tipo de áreas, además de las que he enumerado, serán aspectos reales y muy significativos de la relación económica bilateral que se busca. También tenemos, por supuesto, una enorme capacidad para hacer crecer la inversión en ambas direcciones.

- Junto con su capacidad y conocimientos, la Argentina tiene condiciones macroeconómicas adversas. Se supone que los inversores miran ambas cosas. ¿Cómo ven el escenario macro?

- Como inversor potencial, permítame decir que es absolutamente esencial que el gobierno finalice las renegociaciones de deuda. Sabemos que está comprometido con los tenedores de bonos con buena fe. Una vez que finalicen esa negociación, la economía volverá a una trayectoria de crecimiento. Y luego, por supuesto, los inversores australianos desean ver el levantamiento de las medidas económicas de emergencia temporales que están vigentes. Eso será muy importante para los inversores potenciales que buscan una asociación con la Argentina.

Es una región enormemente rica. Y obviamente esperamos que, como bloque, en el futuro el Mercorsur adopte la liberalización del comercio para que podamos maximizar nuestra participación

- ¿Qué sectores podrían incrementar el comercio entre los dos países?

- Nuestro comercio bilateral es más sofisticado de lo que se cree. Por ejemplo, un australiano no se daría cuenta de que la Volkswagen Amarok que está manejando alrededor de su granja fue construida en Argentina. Y muchos argentinos no se darían cuenta de que el ferry que toman para ir a Montevideo fue construido en Australia. Obviamente, hay una gran sofisticación en nuestro comercio que las personas promedio posiblemente no se dan cuenta. Y no estamos hablando solo de productos básicos. En la salud, por ejemplo, una de nuestras compañías, Securus, provee vacunas contra la gripe para la Argentina. Y cuando hablo de inversión, no me refiero solo a la inversión en Argentina sino también de atraer inversiones argentinas a Australia, donde las empresas pueden aprovechar nuestra red de acuerdos de libre comercio con los mercados de Asia. Estoy hablando de los grandes productores agrícolas. O de los unicornios, ya que la Argentina tiene a varios de los más grandes del mundo. Compañías como Globant, Mercado Libre o Prisma, podrían usar a Australia como base en Asia Pacífico.

- ¿Esos unicornios pueden hacer buenos negocios en su país?

- Cuando me vaya de la Argentina, no sé qué voy a hacer sin Mercado Libre (risas). Son empresas innovadoras, de clase mundial, y cuando veo sus actividades aquí y en el mundo no puedo evitar sentirme impresionado y pienso que ese es el futuro real de nuestra asociación económica.

El saludo vía Twitter del embajador para el 9 de julio.
El saludo vía Twitter del embajador para el 9 de julio.

- ¿Cómo funcionan las exportaciones de servicios educativos en Australia?

- Antes de la pandemia, el sector educativo internacional representaba 40 mil millones de dólares australianos por año era una de nuestras mayores exportaciones. Ahora, la pandemia interrumpió la normalidad ese negocio. Por eso hemos buscamos formas de continuar promoviendo nuestra excelencia en este terreno. Por eso Austrade, nuestra Comisión de Comercio, se asoció con una compañía de servicios on line y algunas de nuestras mejores universidades están ofreciendo cursos gratuitos on line para estudiantes internacionales en una amplia gama de disciplinas. Esto puede brindar una gran oportunidad a los estudiantes argentinos. No es sorprendente que hayamos elegido este enfoque on line porque Australia es uno de los líderes mundiales, si no el líder mundial, en educación a distancia. Tenemos alrededor de 700 empresas que trabajan en el campo EdTech en este momento y todas están buscando prestar sus servicios por vía electrónica.

- ¿Cómo fue hasta ahora su relación con el gobierno de Alberto Fernández?

- He tenido la suerte de conocer a varios ministros y todos han sido extraordinariamente accesibles y muy felices de relacionarse con Australia. Por supuesto, el coronavirus a desplazó el foco hacia la crisis sanitaria. Una vez que la pandemia haya terminado, una vez que se hayan finalizado las negociación de la deuda creo que la relación entre Australia y Argentina va a ser muy buena.

- Usted fue embajador de su país en el Mercosur. ¿Cuál es tu visión sobre el bloque?

- Con expectativas de largo plazo, como socios de Australia, tenemos diálogo con el Mercosur. Estamos observando los desarrollos dentro del bloque con mucho cuidado para poder identificar la mejor manera de interactuar con el Mercosur y con sus miembros en el futuro. Es una región enormemente rica. Y obviamente esperamos que, como bloque, en el futuro el Mercorsur adopte la liberalización del comercio para que podamos maximizar nuestra participación.

- ¿Tienen buenas expectativas para su desarrollo del Mercosur dada la relación entre el gobierno argentino y su par brasileño?

- La Argentina y Brasil son países importantes y ricos. Siempre habrá formas prácticas para que puedan trabajar juntos. Las buenas relaciones económicas entre los dos países los ayudarán.

Seguí leyendo:

Empresarios piden ser escuchados por la ley de teletrabajo y buscan frenar su aprobación en el Senado

Carolina Castro, de la UIA: “La ayuda del Estado va a tener que seguir porque no vemos una reactivación inmediata”

MAS NOTICIAS
COTIZACIÓN PRINCIPALES MONEDAS