El mayor fondo de inversión de Wall Street, BlackRock, acercó una nueva oferta en conjunto con otros acreedores
El mayor fondo de inversión de Wall Street, BlackRock, acercó una nueva oferta en conjunto con otros acreedores

Tras haber informado, ayer por la tarde, que habían acercado al Gobierno una nueva contrapropuesta para la reestructuración de la deuda, los grupos de bonistas Ad Hoc Argentina Bondholder Group, liderado por el fondo Blackrock, y Exchange Bondholder Group, que conduce Monarch, dieron a conocer hace minutos algunos de los detalles de esta nueva oferta.

Según un comunicado de prensa emitido por los dos comités, la propuesta “proporciona un alivio significativo del flujo de caja por adelantado en los próximos años (2020-2023), satisfaciendo las necesidades de la Argentina”. “Una combinación de cupones de efectivo particularmente bajos y extensiones de vencimiento ofrece un alivio de USD 23.800 millones en el período de 4 años. También hemos propuesto una reducción de cupón promedio en la curva de vencimiento de la Argentina del 32%, llevando su tasa de cupón promedio a 4,25%, un valor actualmente solo reservado para los soberanos con mayor grado de inversión en América Latina y en los mercados emergentes”, plantearon los grupos.

Además, plantearon que para aliviar las presiones de refinanciación en los próximos años, los nuevos bonos emitidos bajo la propuesta conjunta han extendido los vencimientos en comparación con el stock de deuda existente, con un vencimiento promedio de 13,3 años y sin pagos de amortización hasta 2025. “Implica un alivio sustancial del flujo de efectivo durante casi una década. En total, nuestra propuesta conjunta proporciona a la Argentina un alivio total del flujo de efectivo superior a USD 36.000 millones durante un período de nueve años y está diseñado para encajar tanto en el marco macroeconómico expresado por el Gobierno como en el marco de sostenibilidad de la deuda del FMI”, aseguraron en el comunicado.

Los grupos aseguraron que confían en que la nueva propuesta “proporcione la base para una solución de colaboración que sirva tanto al interés del pueblo argentino como a ayudar a restaurar la confianza de la comunidad financiera internacional”. Aseguran que la iniciativa no sólo proporcionará un amplio espacio fiscal para que la administración argentina implemente políticas responsables diseñadas para abordar los desafíos económicos y sociales inmediatos, incluso en respuesta a la crisis de COVID-19, al tiempo que preserva el valor para los tenedores de bonos internacionales. Aseguraron además que a pesar de la decisión del país de incumplir el pago del 22 de mayo, las negociaciones continuaron de buena fe y con el objetivo de encontrar una solución consensuada.

"Si bien hubo un acercamiento, todavía queda un largo camino por recorrer", dijo Guzmán

Tras conocerse ayer la información de esta nueva propuesta, el Ministerio de Economía difundió una nueva oferta presentada ante los bonistas que data del 26 de mayo, es decir que la propuesta de los dos grupos de acreedores es posterior. Esta iniciativa mejorada de Martín Guzmán incluye una suba del cupón de 0,5 puntos, una reducción del período de gracia de un año (en lugar de comenzar a pagar intereses en 2023, lo harían en 2022); y una mejora en la estructura de las amortizaciones (empiezan antes y son semestrales en lugar de anuales). Además, la quita de capital del bono 2030, que se canjea por globales 2021, 2022 y 2023, se reduce de 12% a 7%. Todo ello hace que, a una tasa de descuento del 10%, la oferta suba de 40 a 47 dólares por cada 100 nominales, aseguró el economista Federico Furiase, de la economista EcoGo.

El analista agregó que a eso se le puede sumar el bono que incorpora los intereses corridos, que en promedio tiene un VPN de 0,9 a 10% de tasa, y si se incluyera un GDP warrant (alguna versión de cupón PBI que mejore el rendimiento de los bonos), tendría un valor promedio de 5/6 a 12% de tasa.

Respecto de la propuesta mejorada presentada por los acreedores, Guzmán planteó anoche que si bien hubo un acercamiento, todavía queda un largo camino por recorrer.

"El grupo de acreedores llamado Ad Hoc se movió en la dirección correcta con respecto a su oferta previa, pero el movimiento fue corto, insuficiente para las necesidades del país. Esperamos seguir trabajando con los acreedores que componen ese grupo, que al día de hoy son quienes tienen una posición más alejada de las restricciones que enfrenta nuestro país. Hay otros acreedores con quienes hemos recorrido un camino que nos acerca más, pero aún es temprano para hablar de ello, cuando estamos aún bajo acuerdos de confidencialidad”, sostuvo el ministro en un comunicado de prensa.

Seguí leyendo: