El Gobierno y los acreedores se acercan en forma sigilosa a un acuerdo al que le faltan algunos capítulos para salir del default. (Reuters)
El Gobierno y los acreedores se acercan en forma sigilosa a un acuerdo al que le faltan algunos capítulos para salir del default. (Reuters)

Mientras que los ADR de compañías argentinas que se negocian en las bolsas de Nueva York cayeron 3% en promedio, en una rueda de escasas variantes en los indicadores de Wall Street, los títulos de deuda soberana en dólares exhibieron ganancias promedio del 4%, algo más acotadas a casi 3% para las emisiones con ley de Nueva York.

El Bono Argentina 2117 (AC17D) o “Bono del Siglo” emitido por la administración de Mauricio Macri en 2017, trepó 7 por ciento.

En el mismo sentido, el riesgo país de JP Morgan, que mide el diferencial de tasa de los bonos del Tesoro de EEUU con sus pares emergentes, restó unos 94 enteros para la Argentina, a 2.634 puntos básicos a las 17 horas.

De esta manera continúa acortándose la brecha de rendimientos entre las distintas jurisdicciones. Las paridades de los títulos con ley argentina marca un rango de 34 a 52 dólares, y los de ley extranjera quedan en un rango de 39 a 65 dólares.

En cuanto a las acciones, “el S&P Merval retrocedió un 3%, presionado especialmente por la mayoría de los ADR de bancos dentro de la toma de ganancias que vienen transitando los papeles tras el fuerte rebote que ensayaron en los últimos tiempos a raíz de apuestas tácticas”, explicó Gustavo Ber, economista del Estudio Ber.

El desplome focalizado en los ADR de bancos está vinculado a la decisión del MCSI de rebalancear su cartera y dejar afuera a las acciones de Galicia, y Banco Macro.

LENTO AVANCE POR LA DEUDA

El Gobierno argentino y los acreedores se acercan a un acuerdo luego de una nueva ronda de propuestas entre los principales tenedores de bonos y los funcionarios del Palacio de Hacienda, lo que refuerza las esperanzas de que se llegue a un eventual acuerdo para reestructurar unos USD 65.000 millones en deuda.

El Gobierno presentó el jueves una propuesta enmendada con vencimientos ligeramente adelantados y un período de gracia de dos años para el pago de cupones, luego de que fuera rechazada una nueva contraoferta de dos grupos de acreedores claves en la negociación.

El ministro de Economía Martín Guzmán expresó que la nueva propuesta de los tenedores de bonos había sido un paso en la “dirección correcta”, pero que aún no cumplía con lo que el Estado nacional necesitaba para salir de su crisis de deuda en medio de una prolongada recesión.

En medio de las negociaciones por la deuda soberana, Argentina ingresó al noveno default de su historia

La deuda pública de Argentina se volvió insostenible: la semana pasada, el Tesoro no realizó el pago de unos USD 503 millones en intereses y cayó en el noveno default de su historia.

Los analistas expresaron a Reuters que el último avance fue una señal prometedora, con la propuesta enmendada de Argentina aumentando su valor y acercándose a lo que los acreedores pueden aceptar.

“Todavía se necesita más trabajo, pero las dos partes se están acercando cada vez más”, apuntó Morgan Stanley en una publicación, donde calculó que el valor presente neto (VPN) de la nueva oferta sería de alrededor de 41,5 centavos por dólar, en comparación con los 33 centavos de la oferta original.

“Un VPN de 41,5 es una mejora decente y se acerca mucho más al área 45-50 donde creemos que se puede llegar a un acuerdo”, expresó el banco de inversión, y añadió que se podría alcanzar uno en el tercer trimestre del año con “mayor buena voluntad de ambos lados”.

El Gobierno extendió la fecha límite para las conversaciones en curso hasta el 2 de junio, aunque personas cercanas a las negociaciones dicen que es muy probable que el período sea ampliado una vez más.


SEGUÍ LEYENDO: