La fachada de la Casa de la Moneda (Google Street View)
La fachada de la Casa de la Moneda (Google Street View)

En medio de la polémica por supuesto nuevo billete de $5.000, se confirmó el primer caso de coronavirus en la Casa de la Moneda, el organismo que imprime los billetes argentinos y que desde hace 10 días está conducido por el mendocino Rodolfo Gabrielli, ex gobernador de esa provincia. Mientras tanto, la impresión de billetes continúa normalmente.

El empleado tiene unos 40 años, vive en el Barrio 31 y trabaja en el sector Tintas, en el último piso que la empresa del Estado tiene en su edificio de Retiro. Según pudo saber Infobae, tanto de fuentes del organismo como de empleados, el viernes se sintió mal y se fue a la casa.

“Tenemos todos los protocolos activados. Las dos entradas de la planta de Retiro tiene control de fiebre y se extremaron las medidas con el protocolo del Ministerio de Saludo para las empresas: avisos por todos lados, jabón, alcohol en gel, barbijo obligatorio y otras medidas. El protocolo funciona. Mandamos a testar a todos sus compañeros y están en sus casas esperando los resultados”, declararon cerca de Gabrielli, quien tiene su oficina allí y hoy estuvo presente en el edificio.

Muchos de los compañeros que ahora están aislados estuvieron trabajando a full el fin de semana, tanto en las pruebas del billete de 5000 pesos, como en otras impresiones. Y ahí podrían haber estado en contacto con otros compañeros, sin dudas (empleado)

Los empleados, sin embargo se muestran más molestos por las medidas. “Los testeados están bien, ninguno presenta fiebre, pero están muy asustados y con bronca porque sienten que la empresa los mandó a sus casas por las dudas y no por un protocolo que lo exige. Recién en 72 horas les dan los resultados, ya están en sus casas haciendo cuarentena”, detalló un empleado. Los trabajadores que aguardan los resultados serían entre 10 y 15.

Tintas es un sector bastante aislado del resto, pero los empleados conviven en áreas comunes. Si bien la persona que dio positivo trabajó hasta el viernes, sus compañeros trabajaron el fin de semana y podrían haberse cruzado con otros empleados en el comedor, por ejemplo. “Muchos de los compañeros que ahora están aislados estuvieron trabajando a full el fin de semana, tanto en las pruebas del billete de 5000 pesos, como en otras impresiones. Y ahí podrían haber estado en contacto con otros compañeros, sin dudas”, detallaron desde el edificio de Retiro.

El protocolo funciona. Mandamos a testar a todos sus compañeros y están en sus casas esperando los resultados (Casa de la Moneda)

Según el relato de uno de sus compañeros, la persona enferma se sintió mal el viernes y ya en su casa, con 37,6 grados de fiebre, fue al Sanatorio Anchorena. Primero habría tratado, sin éxito, hacerse el test en el barrio, uno de los más afectados en los últimos días por el Covid-19. Hoy tuvo el resultado y avisó a la Casa de la Moneda.

Los propios empleados detallan que el taller de Tintas se vació y está cerrado a la espera de la llegada de un equipo de limpieza y desinfección, que podría haber llegado esta tarde, o que lo hará mañana por la mañana. Justo esta mañana, minutos antes de la confirmación del primer contagio en el organismo, se presentó un asesor en seguridad e higiene de la nueva administración. “Debutó y le explotó este tema”, resumió otro trabajador del lugar.

Polémica

En la Casa de la Moneda los temas por estas horas son dos: el contagio y si le cambian el color o no a los prototipos del billete de 5.000 que si bien está a prueba aún, los empleados están seguros que tendría en el frente a Ramón Carrillo, el sanitarista que acompañó a Juan Domingo Perón como Secretario de Salud durante sus primeros dos períodos de gobierno, y Cecilia Grierson, la primera médica argentina y luchadora por los derechos de las mujeres, y en el anverso al Instituto Malbrán.

Buscarían hacerlo más azul para que no se parezca tanto a uno de los billetes del Austral, la moneda que reemplazó al peso en parte de los ’80.

Ramón Carrillo junto a Perón y Evita
Ramón Carrillo junto a Perón y Evita

Según detalló ayer Infobae, las autoridades del Centro Simón Wiesenthal, que se dedica a la memoria del Holocausto y la lucha contra el antisemitismo, no están nada conformes con la posibilidad de tener a Carrillo en un nuevo billete argentino. “Si bien son dos médicos prominentes, Ramón Carrillo también fue un admirador de Hitler: se sacó fotos con él”, aseguró Ariel Gelblung, director del Centro para América Latina.

Seguí leyendo: