Foto de Archivo: el ministro de Economía Martín Guzmán participa junto al presidente del Banco Central Miguel Pesce, de una reunión del G20 en Riad, Arabia Saudita.
Foto de Archivo: el ministro de Economía Martín Guzmán participa junto al presidente del Banco Central Miguel Pesce, de una reunión del G20 en Riad, Arabia Saudita.

En medio de la pandemia de coronavirus que golpea al país desde el punto de vista sanitario pero también económico, el Gobierno aumentó notablemente la emisión desde que comenzó la cuarentena para asistir a distintos sectores de la economía.

En ese marco, la primera quincena de mayo arrancó con una aceleración del crecimiento de la cantidad de dinero en la economía al tiempo que la emisión en lo que va del año es un 165% mayor que el valor nominal girado en todo 2019, de acuerdo a un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf).

El stock de base monetaria al 12 de mayo de 2020 alcanzó los $2.391.000 millones, arrojando una variación del orden del 86% respecto al mismo día de mayo de 2019, indicó el estudio.

Desde el 20 de marzo, cuando empezó la cuarentena, la cantidad de dinero primario de la economía aumentó en $366.000 millones, equivalente a una suba del 18%.

El informe señala que en los últimos 53 días, el Banco Central giró adelantos transitorios al Tesoro Nacional por $80.000 millones y realizó transferencias de utilidades por $600.000 millones.

“La autoridad monetaria está financiando los gastos extra que está realizando el Gobierno y además está contrarrestando la fuerte caída de recaudación que trae el aislamiento obligatorio y la menor actividad económica”, analizaron desde Iaraf.

Para los especialistas del Iaraf, la teoría económica anticipa un incremento de precios si las condiciones de emisión se mantienen

Si bien hay otros instrumentos que intervienen en la cuenta “como las Leliq y los pases, esta emisión de pesos para el Tesoro se está viendo reflejada casi en relación dos a uno con el incremento de base monetaria ($680.000 de emisión y $360.000 de crecimiento de base monetaria)”. añadió el Iaraf

En otro orden, el informe indicó que el aumento del circulante físico de billetes en papel fue de $234.000 millones, es decir que el 65% del aumento de la base monetaria está explicado por aumento de circulación de billetes.

“Esto da indicios de que los pesos emitidos para el Tesoro todavía no están circulando en su totalidad, la mitad de la emisión para el fisco se mantiene como depósitos en cuenta corriente, caja de ahorros y plazo fijo”, destacaron desde el Instituto.

Asimismo, indicaron que la asistencia monetaria de la entidad que conduce Miguel Pesce al Tesoro alcanzó los $912.000 millones en 2020, es decir, un 165% del valor nominal girado el año pasado.

Según el Iaraf, como la inflación es muy alta y los pesos girados hoy valen menos que los pesos girados el año pasado, es menester hacer una comparación en términos del producto interno bruto.

“En términos del PBI, la emisión ejecutada en 2020 alcanza el 3% contra el 2,5% del año 2019. Es casi un hecho que 2020 será el año de mayor asistencia monetaria de las últimas tres décadas, superando al 3,2% del año 2014”, remarcaron.

Para los especialistas del Iaraf, la teoría económica anticipa un incremento de precios si las condiciones de emisión se mantienen. “Esto por lo pronto no se está dando, posiblemente por las múltiples restricciones impuestas en estos meses y porque la recesión y caída de consumo no permite el traslado directo a precios. Lo normal es que, al cabo de un período cercano a doce meses, el crecimiento de dinero se traslade a los precios”, detallaron.

Cabe destacar que el ministro de Economía, Martín Guzmán, afirmó en declaraciones radiales que la emisión monetaria “no está generando inflación” y anticipó que “pasada la pandemia obviamente se pondrá en marcha un plan para controlar los efectos de esa emisión acumulada”.

FOTO DE ARCHIVO: El ministro de Economía argentino Martín Guzmán habla durante una conferencia de prensa en Buenos Aires, Argentina 11 diciembre, 2019. REUTERS/Mariana Greif
FOTO DE ARCHIVO: El ministro de Economía argentino Martín Guzmán habla durante una conferencia de prensa en Buenos Aires, Argentina 11 diciembre, 2019. REUTERS/Mariana Greif

Aclaró que parte de lo emitido “irá a más demanda de aquello cuya oferta puede crecer, de cosas que la Argentina tiene mucha capacidad instalada ociosa: ahí hay espacio para que lo que aumente sea la producción, más que los precios”.

En ese sentido Guzmán justificó la decisión de emitir porque “lo primero es proteger a los sectores en estado de vulnerabilidad”.

La emisión hoy es necesaria pero el resultado final dependerá de muchos factores, en particular de si la autoridad monetaria decide mantener el dinero en circulación una vez terminen los efectos de la pandemia (Iaraf)

En tanto, para los especialistas de Iaraf, mientras duren los efectos de la pandemia es posible que el comportamiento actual del Banco Central se mantenga, y que se siga emitiendo para que el Gobierno Nacional compense la caída de la recaudación y el aumento de gasto necesario “para mitigar los efectos recesivos que se irán materializando al salir de la cuarentena”.

“La emisión hoy es necesaria pero el resultado final dependerá de muchos factores, en particular de si la autoridad monetaria decide mantener el dinero en circulación una vez terminen los efectos de la pandemia”, concluyó el informe.

Seguí leyendo: