Las cadenas de venta de hamburguesas y otros locales de comida rápida y afines emplean a 25.000 personas en todo el país
Las cadenas de venta de hamburguesas y otros locales de comida rápida y afines emplean a 25.000 personas en todo el país

En medio de la crisis económica y sanitaria que atraviesa el país como consecuencia de la pandemia de coronavirus que frenó prácticamente toda la actividad, las empresas que integran la Cámara Argentina de Establecimientos de Servicio Rápido de Expendio de Emparedados y Afines recortaron hasta un 50% los salarios de marzo bajo el argumento del respaldo que les otorga una cláusula del convenio colectivo de trabajo. Entre ellas están cadenas importares como McDonald’s, Burguer King y Wendys y Starbucks.

Se trata de empleados a tiempo parcial que cobran quincenalmente y que abarca a unos 25.000 trabajadores a nivel nacional. Desde la Federación de Trabajadores Pasteleros Servicios Rápidos, Confiteros, Heladeros, Pizzeros y Alfajoreros, pidieron la intervención del Ministerio de Trabajo para exigirles a las empresas el pago total de los salarios de marzo.

En ese contexto, Luis Hlebowicz, secretario general del gremio, le dijo a Infobae que los trabajadores de comercios de comida rápida de todo el país percibieron recortes de hasta el 50% según el caso. “Concretamente se les descontó el presentismo de marzo y las horas que no se trabajaron durante el mes por el aislamiento obligatorio que decretó el Gobierno”, destacó.

Sin embargo, las empresas que integran la Cámara Argentina de Establecimientos de Servicio Rápido aseguran que los pagos tuvieron descuentos del 20% al tiempo que argumentaron que se encuentran amparados por lo que establece el Convenio Colectivo de Trabajo en el artículo 6 inciso B para este tipo de “situación excepcional”.

McDonald's cerró todos sus locales, al igual que el resto de las compañías del rubro (REUTERS/Andrew Kelly)
McDonald's cerró todos sus locales, al igual que el resto de las compañías del rubro (REUTERS/Andrew Kelly)

Dicho artículo contempla que ante situaciones excepcionales como las que vivimos actualmente ante esta pandemia las jornadas de horas mínimas descriptas en el convenio colectivo de trabajo antes mencionado pasa de 60 hs a 48 hs mensuales”, alegaron.

Los empresarios de comercios de comida rápida señalaron que la industria se ha visto fuertemente golpeada por una situación sin precedentes como la que se vive actualmente en Argentina y en el mundo por la pandemia de coronavirus. Sin embargo, sostuvieron que las empresas que integran la Cámara pusieron “a su gente y su fuente laboral como prioridad en este momento difícil y han cumplido con el compromiso de pago a cada uno de sus empleados, a pesar de que en muchos casos no se encuentren prestando tareas por permanecer los locales cerrados”.

“Los salarios fueron abonados en tiempo y forma conforme a la legislación vigente”, destacaron.

Starbucks, otra de las empresas que integran la Cámara Argentina de Establecimientos de Servicio Rápido de Expendio de Emparedados y Afines
Starbucks, otra de las empresas que integran la Cámara Argentina de Establecimientos de Servicio Rápido de Expendio de Emparedados y Afines

Arcos Dorados, la empresa que controla la franquicias de McDonald’s en el país y la región, también asegura pagar conforme a la legislación vigente y que “espera pronto poder reestablecer las operaciones de sus locales, priorizando siempre la salud y el bienestar de los empleados y de los clientes. A su vez, la compañía confía en que esta situación pasará y que, paulatinamente, será parte de la reactivación del país”.

En una carta al ministro de Trabajo, Claudio Moroni, Pasteleros denunció “que las empresas del sector, de manera unilateral, inconsulta y en violación de las normas de emergencia dictadas por el gobierno han liquidado y abonado los haberes correspondientes al mes de marzo con drásticos e inexplicables recortes, sin respetar la integralidad y habitualidad de los citados ingresos, tal como señala el dispositivo legal citado”.

En ese sentido reclaman la inmediata intervención del Poder Ejecutivo para intimar a las empresas a abonar el salario habitual.

Seguí leyendo: