El ministro de Economía, Martín Guzmán, explicará la situación de la deuda y los avances con los acreedores
El ministro de Economía, Martín Guzmán, explicará la situación de la deuda y los avances con los acreedores

El ministro de Economía, Martín Guzmán, realizará esta tarde una presentación sobre los avances en materia de renegociación de la deuda con los acreedores privados y con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Dada la situación de cuarentena, la presentación se realizará a través de una videoconferencia a las 16.

En paralelo, Silvina Batakis, secretaria de Relación con las provincias del Ministerio del Interior, mantendrá desde las 13 un diálogo con los ministros de economía de las 24 jurisdicciones para analizar la situación luego de la declaración de la cuarentena por parte del presidente Alberto Fernández. En este sentido, el Gobierno sigue analizando medidas de alivio fiscal como reducción y postergación de impuestos. Además, evalúa cuál puede ser el impacto de la cuarentena sobre el nivel de actividad.

En cuanto a la presentación de Guzmán de la tarde, el título es “el desarrollo macroeconómico de la Argentina y los principios de sostenibilidad de la deuda”, según informó el Palacio de Hacienda.

El ministro expresó días atrás que el Gobierno necesita un “alivio sustancial” en la reestructuración de casi 70.000 millones de dólares en bonos públicos. Esto se traduciría en una quita importante para los acreedores.

“Si alguien piensa que vamos a patear la pelota de una manera que obligue a otra reestructuración más adelante, deberían pensarlo de nuevo, porque no vamos a hacer eso”, señaló Guzmán a la agencia de noticias Reuters.

Morrow Sodali, el agente de información seleccionado por el Gobierno, continúa en el proceso de búsqueda de información de los bonistas
Morrow Sodali, el agente de información seleccionado por el Gobierno, continúa en el proceso de búsqueda de información de los bonistas

Guzmán todavía no oficializó la oferta, ya que el proceso se extenderá más allá de fin de este mes, que era el plazo original establecido por el Ministerio de Economía. De hecho, se extendió hasta la semana próxima el plazo para que el agente de información, Morrow Sodali, concluya su trabajo de identificación de los bonistas.

En términos de secuencia, falta conocer la oferta y presentarla a los acreedores, también a través del formato de videoconferencias.

Debido al derrumbe de los activos financieros en todo el mundo -que afectaron más a la Argentina por su status de alta volatilidad externa- los fondos de inversión creen que llegar a un acuerdo será muy complejo, sobre todo si el ministro propone una quita importante.

En este sentido, un importante banco internacional consideró que Guzmán debería hacer una propuesta que contemple dos o tres años de gracia, con el pago de un cupón y sin tocar el capital.

Otros, como el economista Eduardo Levy Yeyati, sugirieron un reperfilamiento de la deuda, de modo tal de que un acuerdo sea más sencillo.

Los más pesimistas creen que en estas circunstancias ningún acuerdo es posible y que el país debe optar o por pagar los 3700 millones de dólares que vencen este año bajo ley extranjera o caer en default. Respecto de la deuda bajo ley argentina, la mayoría de los economistas entienden que debe ser reprogramada en forma compulsiva.

Luego de las reuniones en Buenos Aires y Washington, se mantiene el diálogo con el FMI a la distancia
Luego de las reuniones en Buenos Aires y Washington, se mantiene el diálogo con el FMI a la distancia

En paralelo, se supo que el ministro siguió con sus contactos con el Fondo Monetario Internacional (FMI) a la distancia, para avanzar en lo que podría ser una futura revisión de las cuentas públicas argentinas y la negociación de un futuro programa. Cualquier señal del FMI podría ser clave en esta instancia de la negociación con los bonistas, luego de que el organismo multilateral afirmara que la deuda argentina no es sustentable y de que los acreedores privados deben hacer una contribución importante, o sea, aceptar una quita sustancial.

El país todavía debe establecer los términos para el repago de la deuda al FMI de 44.000 millones de dólares contraídas en el gobierno de Mauricio Macri. Los vencimientos comienzan el año próximo y Guzmán ya anticipó que quiere una postergación. Habrá que ver si esto se traduce en un nuevo stand by para pagar en dos o tres años, o en un acuerdo de facilidades extendidas a 10 años, con mayores condicionalidades.

Seguí leyendo: