Qué medio de pago utilizan los argentinos y por qué es tan baja la incidencia del dinero digital

El 82% de los consumidores consultados en una encuesta asegura que utiliza el efectivo en lugar de las tarjetas de débito y crédito. La principales causas son la falta de educación financiera y la alta informalidad económica

Los pesos en efectivo siguen siendo, con amplia diferencia, el medio de pago más utilizado: el 82% de la población consultada dice utilizarlo siempre o casi siempre, contra un 21% de uso frecuente de las tarjetas de débito, 13% de las tarjetas de crédito y 7% de otros medios de pago electrónico.
Los pesos en efectivo siguen siendo, con amplia diferencia, el medio de pago más utilizado: el 82% de la población consultada dice utilizarlo siempre o casi siempre, contra un 21% de uso frecuente de las tarjetas de débito, 13% de las tarjetas de crédito y 7% de otros medios de pago electrónico.

Si bien la utilización de medios de pago digital avanza en todo el mundo a ritmo del desarrollo teconológico, en la Argentina esa evolución recién comienza y todavía resulta poco significativa. El 82% de los consumidores consultados en una encuesta asegura que prefiere utilizar el dinero efectivo por sobre otros medios de pago como las tarjetas de débito y crédito.

La información se desprende de un nuevo estudio de Fundación UADE y Voices!, realizado en el marco de las actividades del Centro de Investigaciones Sociales (CIS). El documento concluyó que los argentinos todavía no registran avances significativos en lo que respecta a la utilización del dinero digital, algo que sí viene sucediendo en otros territorios nacionales, sobre todo en los países nórdicos.

Los pesos en efectivo siguen siendo, con amplia diferencia, el medio de pago más utilizado: el 82% de la población consultada dice utilizarlo siempre o casi siempre, contra un 21% de uso frecuente de las tarjetas de débito, 13% de las tarjetas de crédito y 7% de otros medios de pago electrónico.

El informe se realizó tomando como base una encuesta probabilística realizada en todo el país a 1.000 personas de 16 años en adelante, utilizando entrevistas personales como instrumento de recolección de los datos.

En tanto, la mitad de la población consultada declara no operar con bancos (aunque las cifras del Banco Central demuestran que la cifra ronda el 80%), mientras que la bancarización se incrementa considerablemente a medida que se asciende en las escalas socioeconómica y educativa y entre los habitantes de la ciudad de Buenos Aires. La caja de ahorro es el producto o instrumento bancario más utilizado por los argentinos (92% de quienes operan con bancos poseen o utilizan la misma), seguido por las tarjetas de débito (54%), las tarjetas de crédito (39%), las cuentas corrientes (14%), los seguros (12%) y los créditos (8%).

“Lo que sorprende, si uno hace una comparación internacional, es que hay países en el mundo que tienen el plan de llegar a no utilizar más el efectivo en no mucho tiempo, mientras que nosotros estamos atrasados en ese sentido”, afirmó en diálogo con Infobae la coordinadora de investigaciones de UADE, Solange Finkelsztein.

“En los informes del Banco Central figura que el 80% de los argentinos tiene acceso a una cuenta bancaria. Cuando uno indaga sobre si operan o no con bancos, todavía un 51% de la población dice que no”, agregó al respecto.

En cuanto al rango etario, señaló que los que más utilizan los bancos son las personas de un nivel socioeconómico alto y mayores de 30 años. “Después hay diferencias por zonas. No es lo mismo la Ciudad de Buenos Aires, donde un 64% de la población declara que sí opera con bancos, contra lo que puede pasar en el Gran Buenos Aires, que la cifra es del 47%”, detalló.

En relación al uso de medios de pago digital como Mercado Pago, Finkelsztein indicó que solo el 4% está haciendo uso de dicha aplicación. “Esto es muy diferente de lo que se puede ver en el mundo. Hay países que han crecido mucho más que Argentina en este sentido. Ahí hay un mercado incipiente y los números reflejan eso”, consideró.

En ese marco, sostuvo que los datos reflejan la falta de educación financiera, la informalidad económica y la imposibilidad de planificar en un contexto de incertidumbre económica. “Para hacer uso de la tarjeta de crédito uno tiene que tener cierta previsibilidad de cuándo va a cobrar y si va a poder hacer frente a los gastos”, analizó.

A su turno, Constanza Cilley, directora ejecutiva de Voices!, aseguró que el estudio muestra la baja bancarización que tienen las transacciones diarias que son canalizadas mediante el efectivo. “El hecho de que los comercios y servicios muchas veces no acepten otra forma de pago genera un círculo vicioso que es necesario revertir en pos de una mayor transparencia de las finanzas”, afirmó.

Cabe destacar que muchos comercios incentivan las compras en efectivo ofreciendo descuentos, algo que se encuentra prohibido. Es que al cobrar en billetes, muchos negocios evitan emitir factura para no tener que pagar impuestos como el IVA o Ingresos Brutos, y tampoco Ganancias por esas ventas.

Seguí leyendo:

Con alta inflación y atraso salarial, crecieron las deudas de las familias para llegar a fin de mes

Los alquileres subieron 25% en 2019, la mitad que la inflación: cuánto aumentaron en cada barrio


MAS NOTICIAS
COTIZACIÓN PRINCIPALES MONEDAS