Foto de archivo. El ministro de Hacienda de Argentina, Hernán Lacunza, durante una conferencia de prensa en Casa Rosada en Buenos Aires, Argentina. Ago 20, 2019. REUTERS/Agustin Marcarian
Foto de archivo. El ministro de Hacienda de Argentina, Hernán Lacunza, durante una conferencia de prensa en Casa Rosada en Buenos Aires, Argentina. Ago 20, 2019. REUTERS/Agustin Marcarian

El último ministro de Hacienda de Mauricio Macri, Hernán Lacunza, y titular de la cartera económica durante casi toda la gestión de María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires, salió a responderle al actual gobernador Axel Kicillof, luego de que este último responsabilizara a sus antecesores por la situación financiera que desembocó en la propuesta de postergar el pago de un bono bonaerense que vence este mes. A través de su cuenta personal de Twitter, el ex funcionario aseguró que están los recursos para hacer frente a los vencimientos de enero.

Mientras que Kicillof se enfrenta a la posibilidad de incumplir un pago de un bono por USD 250 millones este mismo mes, Lacunza fue el encargado de decidir el incumplimiento de los pagos de Letras del Tesoro Nacional de corto plazo en agosto pasado. El “reperfilamiento” de deuda de la Nación no solo en dólares sino también en moneda local.

El crédito siempre se otorga al futuro, nunca al pasado. Argentina y la Provincia lo recuperaron a fin de 2015, y terminaron de perderlo después de las PASO. Volver al mercado voluntario para renovar vencimientos depende de la credibilidad que generen las políticas futuras”, dijo Lacunza.

En una serie de tuits, discutió los números que un día antes había publicado por la misma red social el gobernador bonaerense. El crecimiento de la deuda provincial en los cuatro años de gobierno de Cambiemos pasó de USD 9.400 millones a USD 11.160 millones, coincidió Lacunza con Kicillof. Pero aun así, argumentó, es algo inferior a la que recibió Vidal en 2015 porque además de los USD 9.400 millones registrados existían otros USD 1.800 millones “escondidos” en las estadísticas públicas.

Además, dijo que aun sin computarse esa deuda oculta el aumento de USD 1.800 millones resultantes en la deuda registrada comparando con USD 6.000 millones en obras hechas por la Gobernación entre 2015 y 2019. Serían USD 100 de nueva deuda por habitante contra USD 350 de obras por habitante, graficó.

También atacó uno de los argumentos del gobernador kirchnerista con respecto a que se acortó el plazo de financiamiento de 5 años y 5 meses promedio de vida de la deuda al cierre de 2015 a solo 3,5 años de plazo promedio al cierre de 2019.

Como en los últimos dos años no se colocaron bonos nuevos, el plazo residual va bajando, pero obviamente hay que medirlo al momento de la emisión”, tuiteó Lacunza. Sobre este punto, sin embargo, el ex ministro dejó sin responder las quejas de Kicillof por la concentración de vencimientos: el gobernador había lamentado tener que enfrentar pagos por USD 8.800 millones en su período de gobierno frente a los USD 5.400 millones que heredó Vidal durante el suyo.

En cambio, Lacunza sí se refirió al peso de la deuda en dólares sobre el total del financiamiento de la Provincia, una de las críticas de Kicillof. “La deuda renovada/emitida entre 2016 y 2019 fue mitad en dólares y mitad en pesos. El aumento del peso de la deuda en moneda extranjera (del 60% al 80% aproximadamente) no obedece a una dolarización de pasivos, sino a la devaluación real del peso frente al dólar”, escribió el ex ministro.

Por último, el ex titular de la cartera bonaerense de Hacienda criticó la decisión de Kicillof de poner en duda el pago por USD 250 millones que vence el 26 de enero mientras se busca una renegociación. “Con los $33.000 millones de caja que dejó el gobierno anterior, la autorización de deuda por $67.000 millones y $8.000 millones de Letras más los recursos que proveen la Ley Impositiva Provincial y de emergencia nacional, podrían cubrirse los vencimientos de enero para encarar una negociación integral”, concluyó.

Seguí leyendo: